Novedades 'Málaga Hoy' estrena canal en WhatsApp, síguenos

Los nuevos tiempos

César De Requesens

crequesens@gmail.com

La rebelión necesaria

Si eres progresista te toca contentar al que patalea y cambiarle las leyes que no le gustan al niñato de turno

Sánchez está marcando el camino a las autonomías españolas para conseguir del Estado todo lo que se les antoje. Nada de pedir buenamente traspasos de competencias. Quita, quita. Eso es cosa ya del pasado. Si quieres algo para tu autonomía (murciana, asturiana o castellana) pues móntate un simulacro de independencia o referéndum a tu bola y sin garantía alguna; impón tu dialecto elevado a idioma (el bable, el panocho, el andalú o el canario) y esconde como puedas el idioma oficial común del Estado; destina fondos concedidos para otros menesteres (carreteras, alumbrado) a lo que a tí te plazca; asume que si así obras serás perseguido un tiempecillo y prepárate un exilio dorado en un país con extradición complicada; y luego negocia desde tu refugio tu regreso triunfal una vez que se te conceda todo lo que pedías por “el bien de España”.

Lo de acatar lo que decida el gobierno central es ya cosa del pasado. A poco que le toques las narices desde tu taifa regional (te declares una república en tu cacho del país o crees embajadas propias que las paga otro) tendrás lo que pides pasados unos años. Merece la pena, ya verás. Sánchez creó el precedente con sus ansias de gobierno. A él la superación del conflicto catalán se la traía al pairo. Necesita gobernar aunque hace unos meses decía alto y claro que la amnistía no era posible por inconstitucional. Con un par.

La legalidad pasó de moda. La igualdad de trato entre las diecisiete autonomías es cosa añeja, cosa de fascistas. Si eres progresista te toca contentar al que patalea y cambiarle las leyes que no le gustan al niñato de turno. En busca de la paz social, claro. El Estado ha pasado de padre a colegui que va detrás de cada hijo para que le respalde. Aún le queda alguna competencia exclusiva (Defensa, por ejemplo) pero si se te pone en la nariz que tu querida Extremadura, por ejemplo, tiene derecho a la autodefensa frente al extranjero tú te montas primero el ejército de extremeños puros y luego que te lo desmonten. Si ya da todo igual.

Dieciséis presidentes autonómicos están recibiendo este mensaje claro. Si se quieren doblar el sueldo, háganlo, que pasada la amonestación, si perseveran, les será consentida para que no monten líos. Por la paz social, claro.

La Constitución dejó de ser límite alguno. Si no le gusta esta ley tengo otras.

Todo les anima a hacer lo que les venga en gana que después, si interesa para seguir en el puesto, todo se les perdona.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios