La ciudad invisible

César Requeséns

crequesens@gmail.com

La tesis de Tania

El lenguaje académico, rígido y cientifista, plagado de plurales, me espanta, pero con este estudio disfruté

El viernes pasado disfruté donde menos me lo esperaba: escuchando la lectura de una tesis, ahí es nada. El lenguaje académico, rígido y cientifista, plagado de plurales (pensamos, creemos), me espanta. Pero si la tesis trata sobre la creatividad literaria y es el producto del tremendo esfuerzo de una joven venida hace años de la lejana Estonia para habitar entre nosotros, y con esa tesis me responde a una pregunta de cuando era mi alumna-aprendiz de escritora en Casa de Porras, allí donde le pregunté a Tania, lingüista precisa y metódica de español y ruso, que por qué los alumnos extranjeros aprendían tan rápido castellano, según contaban, escribiendo incluso en su propio idioma, bueno, entonces diré que sentí al oír su respuesta formato tesis una satisfacción de maestro que ve al discípulo volar con la pujante gracia de la juventud que abre las alas del conocimiento entre la bruma y hace vanguardia.

Al acabar su exposición, el tribunal se descubría ante el despliegue de la doctoranda. Porque Tatjana Portnova osaba lidiar con algo tan subjetivo como la creatividad literaria pero objetivándolo, siendo como es corazón volcado al papel, vida hecha letra, palabra nutrida de vivencias, en fin, poética. De "necesario" llegaron a calificar el estudio más aún en el ámbito académico, tan robotizado y memorístico como está, conocimiento indefenso ante un mundo tan flexible como el que se nos viene encima.

La tesis de Tania, casi como la de la Nancy aquella con greguerías, abre brecha y pone orden. Cuatro años para responder al reto de una pregunta. Bravo. Entre Granada, Tartu (Estonia) y Chicago. Guiada sabiamente en estos años de esfuerzo de una joven profesora ya en el Centro Ruso de la Universidad de Granada. Chapeau, claro.

Constatamos al verla doctorarse con honores que allí había grandeza. Fue todo un espectáculo oír su grácil manejo de terminologías crípticas para los legos pero con esa concisión tan del norte, sin gramaticalizaciones ni verborreas insulsas que gastan el personal por estos pagos.

Tania pronto dará sus clases en el flamante máster de creación literaria, primero en Granada. Pero muchos ya la buscan en Granada, su tierra ya, como la Mary Poppins de las aulas que es, entregada a sus alumnos de los que arranca ese talento de escritores que ella, inevitablemente, abriga en su corazón cuajado de almendros florecidos en cada una de sus palabras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios