Luces y sombras

De la torre, ciclos y bucles

El PP quiere que el alcalde despeje cuando antes la incógnita de su candidatura a las elecciones municipales de 2023

Falta casi año y medio para las elecciones municipales de mayo de 2023 y al PP, de nuevo, le han entrado las urgencias con el futuro de Francisco de la Torre. El alcalde cumplirá en diciembre 80 años, pero desde que Biden preside los Estados Unidos, la edad ya no importa. En los últimos días tanto Elías Bendodo como Juanma Moreno le emplazaban para que aceptase nuevamente ser el candidato del partido en las próximas municipales.

Bendodo apreciaba buena predisposición del designado pero la respuesta del regidor fue evasiva. A De la Torre le gusta marcar sus tiempos. En la política lo ciclos se acaban y los bucles se enredan con la sensación de que todo se repite, Incluso los errores. El consejero de Presidencia conoce de primera mano la psicología del alcalde. Sabe que el regidor cuando toma una decisión la mantiene hasta el agotamiento del rival. Así que Bendodo ha proclamado que José María García Urbano seguirá en Estepona. Que es lo mismo que decirle por personaje interpuesto que el sucesor en la Casona del Parque, urnas mediante, es tarea del partido.

De la Torre es ya una figura icónica. Bien que lo sabe su contrincante socialista. Lógico que al aparato popular le entren las prisas si, de pronto, necesitaran buscar un recambio. Si acepta ir de candidato, el esfuerzo se centrará en convencerle de la persona que puede figurar en la lista como posible alternativa.

El exceso de nervios ha reabierto el debate de forma intencionada. El recuerdo de lo sucedido en 2017 sigue muy presente. Cuentan desde la cúpula popular que fue el propio alcalde quien propuso su relevo y pactó una transición de más de un año para facilitar el aterrizaje en el Ayuntamiento de Elías Bendodo. Como condición, quería otro cargo que premiara su dilatada trayectoria.

La reunión de julio de 2017 en Málaga de los directores de las oficinas del Instituto Cervantes se organizó para presentar al nuevo responsable de la de París: Francisco de la Torre. No fructificó. La oferta de un puesto en el Consejo de Estado, no con carácter vitalicio tampoco le satisfizo. Finalmente, surgió la oportunidad cuando Soledad Becerril anunció que dejaba el puesto de Defensor del Pueblo español. Para la elección se necesitaba el respaldo de tres quintas partes del Congreso. Y el presidente Mariano Rajoy se puso a ello. Hasta que le atropelló la moción de censura. Luego, De la Torre dejó entrever su adiós y Bendodo se apresuró a prepararle el homenaje. Pero más tarde cambio de opinión y descolocó incluso al propio delfín. Ganó con un concejal más en los comicios de 2019. Y ahora el PP lo promueve de candidato eterno, pero que lo diga ya.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios