Personajes con sabor

Paqui Prieto: Papelillos y serpentinas por las venas

  • Coincidiendo con el 40 aniversario del Carnaval de la era moderna malagueña, nos disfrazamos, con la mejor de las galas, para recibir en el restaurante El Receso, en Teatinos, a una mujer que lleva toda su vida dedicada a cuidar y fomentar la "cantera"

Juan Luis Pinto, Paqui Prieto y Juan José García. Juan Luis Pinto, Paqui Prieto  y Juan José García.

Juan Luis Pinto, Paqui Prieto y Juan José García. / Paco Menjivar

Coincidiendo con el cuarenta aniversario del Carnaval de la era moderna malagueña, hoy nos vestimos, mejor dicho, nos disfrazamos, con la mejor de las galas, para recibir a una mujer que lleva toda su vida dedicada a cuidar y fomentar la “cantera” como garantía de continuidad de nuestro cada vez más espectacular carnaval.

Paqui Prieto lleva una vida dedicada por y para el carnaval. Para él trabaja, a él le dedica su tiempo de ocio y para él forma desde hace varias décadas a los mas pequeños, como garantía de futuro. Su mirada, chispeante y brillante, su verbo irradiando entusiasmo y mucha ilusión, nos deja descubrir una mujer enamorada del carnaval. Una mujer con un corazón que bombea papelillos y serpentinas . Hoy la vamos a conocer más a fondo.

El restaurante: El Receso

Restaurante El Receso, en Teatinos. Restaurante El Receso, en Teatinos.

Restaurante El Receso, en Teatinos. / Paco Menjivar

Para tan especial encuentro fuimos acogidos por el amigo Juan José García, Juanjo, socio propietario y coordinador general del afamado restaurante El Receso, ubicado en Teatinos, muy cerca de la Ciudad de la Justicia. Trece años cumple en las próximas fechas este prestigioso establecimiento que cuenta con once personas en su plantilla: cuatro en cocina bajo las órdenes del jefe, Marcos Paniagua, quien nos deleitaría con su recorrido gastronómico, y siete para servicios de sala y terrazas. Una cocina tradicional con toques modernos, hecha para sorprender y muy imaginativa. Y pudimos dar fe de ello. Más adelante les cuento.

La invitada: Paqui Prieto

Paqui Pietro durante el almuerzo. Paqui Pietro durante el almuerzo.

Paqui Pietro durante el almuerzo. / Paco Menjivar

Todavía se podían distinguir en su rostro los restos del maquillaje del último disfraz del que se había desprendido hacia unas horas, cuando recibimos a Paqui Prieto, expectante e ilusionada, como ella mismo nos diría, por realizar este encuentro y hablarnos de su adorado carnaval. Tras el recibimiento afectuoso con que nos recibió Juan José García, nos perdimos un instante en comenzar nuestra entrevista. ¿Cómo va el carnaval? “De diez. Estamos en la semana de los actos institucionales, dentro y fuera de nuestra sede en la Plaza de la Libertad. Estamos desbordados en todos los actos. Y de inmediato nos vamos a la calle.”

¿Cómo surge la idea de crear una murga infantil? “[Silencio] Todo comenzó hace casi treinta años. En Carlinda, éramos como una familia. Formamos una murga de adultos y se me ocurrió juntar a los niños que andaban siempre correteando y viviendo nuestros ensayos y hacer una murga con ellos. Fue la primera murga infantil de Málaga. A partir de ahí arranca todo. Aquellos niños de entonces están la mayoría integrados en agrupaciones de adultos”. ¿Y hasta hoy? “[Risas] Eso es, hasta hoy, y Dios quiera que ya para siempre.” Vamos, que tenemos el futuro garantizado. “Claro. Los niños son esponjas y aprenden rápidamente. Los niños son muy disciplinados y muy responsables. Se divierten mucho, es como un juego para ellos. Yo les dejo que hagan lo que quieran. Colocar a los más pequeños es una verdadera locura [risas]. La murga es para ellos como una actividad extraescolar.”

¿Qué edades comprende? “Va desde los 2 a los 16 años. En la primera fila siempre van los más pequeños, entre dos y seis años. Y así hasta llegar a los mayores. Falta el eslabón entre las murgas de los pequeños y las de los mayores, tener murgas juveniles, de la que solo tenemos una. Nos falta gente que tire de se carro”. ¿Cómo ve el carnaval de hace treinta años con respecto al de ahora? “[Silencio] Cuando comenzamos en el año 1987 apenas sí habían actuaciones. Teníamos que mendigar un escenario donde poder actuar. Carecíamos de espacios, de público y nadie valoraba las agrupaciones y el trabajo que se hacía. Sentíamos añoranza de ese carnaval que sabíamos que había existido en nuestra ciudad años antes de la guerra”.

Y ahora todo ha cambiado. “[Entusiasmada] Sí, la calle se desborda. Nos falta que la gente se disfrace un poco más, se desinhiba y salga a la calle con nosotros, pero el carnaval de ahora ya es otra cosa. Y este año que celebramos el 40 aniversario estamos especialmente satisfechos”. ¿El ayuntamiento está con el carnaval? “ Desde el ayuntamiento se vuelcan con nosotros. Nos ofrecen lo que tienen. La verdad es que solo tenemos que pedir, dentro de unos límites y un orden, lógicamente, y se nos atiende, se nos ayuda en todo lo que se puede.”

O sea, que al alcalde, a parte de meterse con él durante las actuaciones, nada que decirle. “[Risas] Es cierto, nos metemos mucho con él, pero lo lleva muy bien. Pero no le podemos pedir más. Está en todo. Yo digo que “chapeau” para el alcalde, es una persona muy buena”.

La vida, ¿es carnaval? “[Silencio] La vida hay que tomársela como si fuese carnaval, aunque hay momentos malos, pero esos momentos vienen solos. Por supuesto que no pierdo lo que pasa en el día a día de la vida. Por ejemplo, en cuanto acabe el carnaval, estoy con mis sillas en la Semana Santa para ver mi Cautivo de mi barrio de la Trinidad. Lo que más me da el carnaval son las personas. Lo mejor de la vida son las personas que nos rodean. Lo demás es circunstancial.” ¿Imagina su vida sin carnaval? “No sé como sería mi vida sin carnaval. Si entras por mi casa, está llenas de disfraces por todas partes, papelillos. En mi casa el carnaval es una forma de vida. Yo trabajo en mi casa, coso en casa para el carnaval. Cosí durante muchos años en el taller de Miguel Ángel Crespo. Él me introdujo en este mundo que se ha convertido en indispensable para mi, al igual que para mi familia”. Volviendo a la murga infantil, ¿Quién hace las letras? “En mi murga, este año “La escuela del Taratachin”, las letras las hago yo. Nuestras letras reivindican siempre temas de la familia, de la escuela, cosas propias de los niños.” Y con la mismo ilusión y entusiasmo de un niño, una niña en este caso, continuamos nuestra conversación durante la comida.

La comida

Uno de los platos. Uno de los platos.

Uno de los platos.

Atendidos personalmente por Juan Jose García y con la ayuda de Sonia Mora, comenzamos a disfrutar de la comida que nos tenían preparada en los fogones de Marcos Paniagua. Comenzamos con unos de los platos estrella de El Receso: la ensalada malagueña hecha con láminas de aguacate, naranja, helado de aceite de oliva, ralladura de olivas, cebolla caramelizada y mango. Un plato extraordinario de sabores.

Para acompañarlo tomamos una copa de un blanco fresco Viñas del Vero. Y para complementar la ensalada nos fue servida una original tarta de San Marcos rellena de foie con azúcar caramelizada. Otro de los platos estrella de la factoría el Receso que no deben dejar de probar.

Uno de los platos. Uno de los platos.

Uno de los platos.

Existe una cierta propensión a comparar nuestro carnaval con el de Cádiz. “No hay que comparar nada. Son totalmente distintos. Nuestro carnaval es muy variado y el de Cádiz está centrado en las agrupaciones. Nosotros tenemos la elección de la reina y del rey, los drag queen, tenemos murgas infantiles y nuestras comparsas y murgas, la batalla de las flores, que es algo único. Hemos hecho una fusión entre el carnaval al estilo de Cádiz y los de Tenerife o Las Palmas.” ¿Que cambiaría del carnaval? “[Silencio] Que el publico deje de ser un mero espectador y se disfrace y participe, que sea actor de la fiesta. Cuanto más actores seamos, más grande será la fiesta. En ese momento todos seremos carnaval”.

El postre. El postre.

El postre.

Pronto degustaríamos otro de los platos tradicionales del Receso, atún, en este caso servido con un ligero toque de calor y acompañado de verduras frescas salteadas. Extraordinario. Tras el descorche de una botella de Abadía Retuerta, tinto, selección de bodegas Lara, tomamos un plato que maridó a la perfección en el excelente vino: solomillo de ternera de retinto de Vejer de la Frontera. Para finalizar tan excelente recorrido por platos de el Receso, degustamos un postre a la altura de los originales platos: pantxineta vasca al estilo el Receso. Un finísimo pastel hecho de hojaldre relleno de crema pastelera y acompañado de helado de leche merengada y canela. No pueden dejar de probarlo. Nuestras felicitaciones a Juanjo García y a todo el equipo de el Receso por sus atenciones y extraordinaria gastronomía.

Deben hacer un hueco en su agenda y dedicar unas horas a disfrutar de la gastronomía de este magnifico restaurante. Volveremos. Para finalizar le pregunté a Paqui por un momento que nunca olvidará del carnaval. “[Silencio] No olvidaré nunca cuando me dieron el “Pito de Oro”, un reconocimiento muy especial que te conceden los propios compañeros del carnaval”.

Los vinos

BLANCO: Viñas del Vero Vino blanco joven D.O. Somontano, elaborado con uvas Chardonnay. Vino fresco y elegante de paso denso en boca y aromas tropicales. Estructurado y bien ensamblado hará las delicias de los amantes de los vinos blancos y es perfecto para acompañar carnes y pescados. Muy recomendable.

TINTO: Abadía Retuerta Vino de la VT Castilla-León, es un tinto que en nariz ofrece aromas frutales con recuerdos de frutos rojos acompañados por notas de cedro y torrefactos que le aporta la crianza. En boca tiene una entrada amable pero bien estructurada, con un paso sabroso y expresivo. Un vino equilibrado, de gran riqueza aromática. Maridó a la perfección con la carne que degustamos.

Patrocinado por: 

Bodegas Lara Bodegas Lara

Bodegas Lara

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios