Inundaciones

Campillos rinde homenaje a la solidaridad demostrada durante la tragedia

  • El parque infantil del municipio recibe el nombre de José Gil, bombero fallecido aquella fatídica noche

Parque infantil dedicado al bombero José Gil Parque infantil dedicado al bombero José Gil

Parque infantil dedicado al bombero José Gil / M.H. (Campillos)

El Ayuntamiento de Campillos organizó este domingo una verbena para celebrar la solidaridad que hace un año se convirtió en la gran protagonista durante la tragedia que sufrió esta localidad al quedar inundada y sufrir importantes daños.

Unas 800 personas del municipio y de muchas localidades cercanas han participado en esta jornada de convivencia organizada como muestra de agradecimiento a la infinidad de instituciones, entidades, colectivos y personas anónimas que desde multitud de rincones de Andalucía y de toda España prestaron su ayuda desinteresada para que el municipio recuperase la normalidad tras los tremendos daños causados por las devastadoras lluvias. Por supuesto, también ha habido un reconocimiento especial a los tractoristas y maquinistas de Campillos que aquella madrugada salvaron de forma heroica la vida de muchas personas de la localidad.

El acto de agradecimiento ha estado presidido por el alcalde, Francisco Guerrero, y durante el mismo han intervenido los portavoces de los tres grupos políticos que integran la Corporación municipal: María Antonia Domínguez (Adelante Campillos-IU), Daniel Gómez (PSOE) y Antonio Casasola (PP).

Además, se ha homenajeado la memoria del bombero fallecido aquella fatídica noche, José Gil Gutiérrez. Desde este domingo, el parque infantil de Campillos lleva su nombre. Un acto muy emotivo que contó con la presencia de una representación de sus compañeros del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga (CPBM), de mandos del mismo y representantes políticos de la Diputación de Málaga, administración de la que dependen.

“También se ha descubierto un monolito en agradecimiento a todas las personas, asociaciones, colectivos, instituciones y otras entidades que prestaron su ayuda y solidaridad a nuestro pueblo en las inundaciones de 2018”, explicaron desde el Consistorio.

Tras los actos institucionales se han celebrado en el propio parque José María Hinojosa, una fiesta popular que ha servido como acto de convivencia y que ha ido dirigida a todas las personas que aquellos días pusieron de forma desinteresada su granito de arena para que Campillos y su gente recuperasen cuanto antes la normalidad.

Los primeros fueron los tractoristas y maquinistas, que no dudaron en arriesgarse a la hora de salvar a personas que habían quedado atrapadas por el agua mientras seguía la crecida.

Una vez que las lluvias cesaron los vecinos se lanzaron a las calles para ayudar de la mejor manera de podían a aquellos que habían sufrido daños en sus viviendas y negocios. Una solidaridad que no se quedó solo entre los propios vecinos de Campillos, ya que pronto comenzaron a llegar oleadas de voluntarios desde diferentes puntos de la comarca o de provincias cercanas, hasta el punto que resultaba complicado encontrar equipos de limpieza para tanto voluntario.

Junto a ellos, también se encontró el trabajo incansable y casi sin horas del personal de emergencias, del propio Ayuntamiento, de la Unidad Militar de Emergencias y del Infoca. Todos ellos hicieron posible que el color marrón fuese desapareciendo poco a poco y la normalidad volviera a una localidad que todavía hoy, un año después, sigue esperando las prometidas ayudas desde el Gobierno central tras ser declarado como zona de emergencia.

La solidaridad no llegó solo en forma de ayuda directa. También lo hizo de forma indirecta con el envío de agua embotellada para cubrir el corte del suministro en la localidad, comida o ropa para aquellas familias que lo perdieron todo o casi todo en las inundaciones. Incluso los utensilios de limpieza fueron entregados por el propio Ayuntamiento o diferentes empresas.

Mientras tanto, pasado un año de aquella tragedia, las heridas que dejó en el municipio todavía siguen muchas de ellas abiertas ante la imposibilidad de hacer frente a la reparación de las mismas solo con fondos propios del Ayuntamiento, como es la puesta en servicio de la piscina cubierta.

También se encuentra todavía cortada la carretera que une de forma directa esta localidad con la de Teba, el otro municipio que también registró importantes pérdidas y que este domingo hizo un recordatorio a la solidaridad que recibieron los vecinos afectados en aquellos momentos.

Mientras tanto, tanto en Campillos como en Teba se insiste en denunciar la lentitud del Ejecutivo central a la hora de responder ante una emergencias de estas dimensiones, ya que las resoluciones de las ayudas solicitadas por los afectados están comenzando a llegar en estos momentos y las primeras que se han conocido se apuntan a que no tienen resultados como para ser optimistas con las mismas.

Además, desde el Subdelegación del Gobierno en Málaga insistieron recientemente en que todavía algunas de las ayudas solicitadas por los ayuntamientos están pendientes de aportación de la documentación para que se proceda a la resolución de las mismas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios