Provincia

La Junta da un plazo “improrrogable” de 10 días para desalojar la Eco Reserva de Ojén

Animales que conforman la fauna de la Eco Reserva de Ojén.

Animales que conforman la fauna de la Eco Reserva de Ojén. / Mª Jesús Serrano (Ojén)

La Junta de Andalucía ha remitido un requerimiento mediante el cual otorga a la Eco Reserva de Ojén un plazo “improrrogable” de 10 días para desalojar las instalaciones y trasladar a los más de 100 animales que alberga el espacio natural, con el fin de dar cumplimiento a la “resolución de caducidad” de la concesión administrativa dictada el pasado mes de febrero.

Según el requerimiento de la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, al que ha tenido acceso este diario y fechado el 30 de abril, “se ha denegado expresamente la suspensión de la ejecutividad” de la orden, y por lo tanto, la petición de adoptar “medidas cautelares provisionales” contra la misma solicitada en un recurso de alzada interpuesto por la empresa que explota la Eco Reserva el pasado mes de marzo.

Así, la Consejería considera que la resolución de caducidad de la concesión es “plenamente ejecutiva desde el momento en que se dictó”, es decir, el 7 de febrero de 2023, y por la que “se extinguía el derecho de uso y ocupación” del monte público. Además, señala que en la misma “se ordenaba el cumplimiento de la  obligación de trasladar a las especies animales improntadas”, así como “revertir las instalaciones en las condiciones fijadas” y “desalojar el espacio de dominio público” en el plazo de un mes.

Por otra parte, el documento apunta a una inspección realizada por agentes de Medio Ambiente el día 21 del pasado abril, en la que la Delegación territorial constata que la empresa y su titular “siguen ocupando las instalaciones de la Eco Reserva, las cuales continúan operativas y montadas”. Además, se señala que “los animales están en aparente buen estado sanitario y alimentario”, así como se destaca que el titular, Antonio Calvo, ha manifestado que “es él quien se encarga de suministrarles el alimento (alfalfa, verduras, frutas y pan” y el agua diariamente”.

De este modo, la Junta ha requerido a la concesionaria que en “el plazo improrrogable de 10 días a contar desde el siguiente a la notificación de este requerimiento (3 de mayo), proceda a cumplir con el contenido de lo dispuesto en la resolución del 7 de febrero y al desalojo del espacio de dominio público, cuya ocupación ha sido objeto de extinción por caducidad”.

La delegación ejecutará de forma subsidiaria el traslado de los animales

Así mismo, la Administración regional advierte de que de no constatarse en el plazo concedido el cumplimiento de la “resolución de caducidad ni finalizado el desalojo del espacio en cuestión, se procederá por la Delegación territorial a ejecutar de forma subsidiaria el traslado de los animales improntados, y en su caso, al desmantelamiento de las instalaciones que se estimen oportunas”. A ello suman el “inicio del expediente de desahucio administrativo”.

Por su parte, el titular de la empresa concesionaria Antonio Calvo, ha lamentado que la Junta otorgue un plazo de 10 días “sin responder al recurso de alzada” presentado con la orden de desalojo, así como considera que tampoco respeta “las apelaciones presentadas al Defensor del Pueblo Andaluz”.

“El invierno ha sido una época seca en la que no ha llovido nada, ellos no lo van a hacer mejor”, ha expresado el responsable del espacio natural, quien ha hecho alusión al “estrés, la ansiedad y la incertidumbre a las que nos tienen acostumbrados”.

La medida de la Junta ha supuesto una “explosión” en la recogida de firmas que la empresa inició hace dos meses, y de recabar alrededor de 5.000 apoyos, “en dos días hay más de 13.500”, ha valorado de manera positiva, por lo que ha tildado de “insensibles” a los responsables que ordenan el desalojo del espacio. “No tienen empatía ni corazón, nada, y van a emplear toda la maquinaria de la Administración para expulsarnos y hacernos el mayor daño posible”, ha lamentado.

Calvo ha recordado que lleva más de un año sin ingresos, “esclavo” de la Eco Reserva de Ojén para alimentar a los más de 100 animales que la habitan, y que sobreviven gracias a las donaciones de empresas como el Corte Inglés, así como al apoyo de voluntarios y donaciones, por lo que ha solicitado voluntarios con furgoneta para trasladar los alimentos.

 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios