Efectos de la crisis de la listeriosis en Benaoján Benaoján, cien años de chacina

  • Las empresas de la localidad tratan de recuperar mercado tras la crisis provocada por Magrudis

Una trabajadora durante la elaboración de chorizos. Una trabajadora durante la elaboración de chorizos.

Una trabajadora durante la elaboración de chorizos. / Javier Flores

En Benaoján solo se escucha ya hablar de trabajar para recuperarse del duro golpe que le ocasionó la crisis provocada por el caso Magrudis, que repercutió directamente en una localidad en la que sus fábricas trabajan en el mismo sector al que se dedicaba la empresa sevillana. La desconfianza generada en el consumidor por esta crisis alimentaria tocó de lleno al municipio.

Las empresas tratan ahora de reponerse con campañas de promoción de sus productos, llegando a ofrecer piezas de carne mechada de regalo a sus clientes. Buscan con ello demostrar su absoluta confianza en un producto que no tuvo problemas en la zona y de cuya calidad se muestran convencidos. También defienden las garantías del proceso de elaboración, que cuenta con estrictas normas de seguridad.

Benaoján es una de las cunas de la chacina y uno de los grandes productores de derivados del cerdo, algo que avalan los cien años de vínculo con un sector que genera alrededor del 80% de la economía de la localidad, situada en el interior de la Serranía de Ronda.

Una carnicería de Benaoján. Una carnicería de Benaoján.

Una carnicería de Benaoján. / Javier Flores

Pero a pesar de su fortaleza y del reconocimiento que tienen sus productos, la crisis de Magrudis con la aparición de listeria en su carne mechada, tuvo repercusiones sobre el resto de empresas, incluidas aquellas en las que no se detectaron casos de contaminación. Las dudas del consumidor hicieron mella en las firmas asentadas en Benaoján, que tratan de recuperarse justo poco antes del arranque de la campaña navideña.

En estos meses, no solo bajó la venta de carne mechada, sino que también se vieron afectados otros productos. En la actualidad siguen funcionando once empresas que se dedican a diferentes etapas de la transformación, con una facturación anual que ronda los 20 millones de euros. Una suma económica muy importante en un pueblo de apenas 1.500 habitantes, en el que 300 familias dependen directamente de la industria cárnica.

Un detalle del peso de este sector es que el pasado año llegaron a funcionar más de 40 pequeñas empresas destinadas a las chacinas; en especial, a la producción de chorizo, que fue el producto por el que el municipio se hizo famoso. Se da la circunstancia de que Benaoján recibe el sobrenombre de cuna del chorizo, aunque también se elaboraban otros como la morcilla o los chicharrones fritos.

El abanico de productos que salen de las diferentes fábricas es amplio. Además de la popular carne mechada, también se elaboran productos como la paleta asada, el lomo en manteca, zurrapas variadas, paté y jamones. Todo ello sumado a los tradicionales chorizo, morcilla y chicharrones fritos, y a la venta de carne fresca o diferentes salazones.

Entrada del municipio de Benaoján. Entrada del municipio de Benaoján.

Entrada del municipio de Benaoján. / Javier Flores

Esta variedad está permitiendo a las empresas resistir. Sin embargo, los propios responsables de estas firmas insisten en que no podrán aguantar mucho más si las ventas no remontan. De momento, han recurrido a reorganizaciones de sus plantillas para minimizar los despidos ante la falta de ventas. Dicen confiar en que la calidad de sus productos se terminará imponiendo y la confianza del consumidor volverá para comprar aquellos sobre los que se despertaron reticencias.

Precisamente, para lograrlo han reclamado el apoyo de las administraciones y ayudas con las que poder hacer frente a las pérdidas que están teniendo, aunque hasta el momento ni la Junta de Andalucía ni Gobierno central han atendido sus peticiones.

Eso sí, desde el Consistorio local sí se ha emprendido una campaña en las redes sociales apoyando al sector, a la que se han sumado numerosos ciudadanos y algunas organizaciones privadas. También se está preparando un evento especial en el que participarán entre 30 y 40 cocineros andaluces reconocidos, que prepararán platos en directo usando los productos que se hacen en Benaoján.

"Llevamos más de cien años haciendo lo mismo, sabemos perfectamente lo que hacemos y la calidad de nuestros productos", señalaba Sergio, un vecino que se mostraba bastante indignado con la situación que se había generado. Y es que muchos son los que creen que la localidad ha sido una víctima de lo ocurrido en Sevilla, ya que, hasta el momento, solo unas piezas de chicharrón especial de la marca La Montanera del Sur dieron un resultado provisional de listeria, sin que se tengan los resultados finales. De hecho, la Consejería de Salud levantó de forma parcial el cierre a esta empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios