Provincia

La moción de censura en Alhaurín el Grande se queda, de momento, en amago

  • La iniciativa no llegado siquiera a votarse.

La alcaldesa, segunda por la derecha, junto a su equipo de gobierno abandona la sala de plenos. La alcaldesa, segunda por la derecha, junto a su equipo de gobierno abandona la sala de plenos.

La alcaldesa, segunda por la derecha, junto a su equipo de gobierno abandona la sala de plenos. / M. G.

Los 11 concejales en la oposición del Ayuntamiento de Alhaurín el Grande no han conseguido sacar adelante la moción de censura esta mañana. El Pleno donde estaba previsto debatir la iniciativa ha sido menos breve de lo que se esperaba y se ha alargado durante casi dos horas, aunque al final no se ha llegado a votar la moción.

La constitución de la Mesa de Edad para presidir la sesión ha supuesto todo un conflicto entre los proponentes de la moción y el equipo de gobierno. Compuesta por el concejal más veterano y el más joven, la batalla ha estado en quién se erige como presidente, que es quien corresponde el voto de calidad ante un posible empate en la votación: el concejal de mayor edad o el edil de más antigüedad en la corporación municipal.

La concejal más joven, la socialista Marina Maldonado, ha defendido que este último papel le corresponde a ella -está desde inicio de mandato- y hasta en cinco ocasiones ha interrumpido a la secretaria general antes incluso de la constitución de la mesa.

La habilitada nacional se ha remitido a su informe de hacer dos días en el que se da esa potestad al concejal de mayor edad, Francisco Guerrero, del equipo de gobierno desde la marcha hacer un año del alcalde Juan Martín Serón. Por lo que Maldonado se ha autoproclamado presidenta de la mesa para que constara en acta. En su papel autoadjudicado ha intentado impedir la lectura de los informes del equipo de gobierno que no avalan la moción y ha leído los suyos propios que defendían su legalidad.

Los concejales del equipo de gobierno, junto con la secretaria, han abandonado el salón de plenos una vez que el concejal de más edad ha indicado que no procedía la votación porque no se dan las circunstancias necesarias y ha dado por concluida la sesión. Los de la oposición han permanecido en la sala al considerar que no se daba por concluida, porque la secretaria debería haber levantado la sesión.

El dictamen de la Secretaría y del propio equipo de gobierno de Por Alhaurín alega ya no se dan tales requisitos, toda vez que la concejala María Fernández Conejo "ha sido suspendida cautelarmente de militancia y funciones de militancia y funciones" por el Partido Popular, por lo que ha dejado de pertenecer "aun temporalmente" al grupo municipal de la formación. Lo que viene a decir que su voto queda invalidado ante una moción de censura.

Los proponentes de la moción –4 concejales del PSOE, 4 de Alternativa Socialista, 2 de Izquierda Unida y la anterior edil del PP– han aportado un informe con argumentos en el otro sentido, en que los 11 votos son igual de válidos. Sus fundamentos jurídicos respaldan la legalidad de la moción, al asegurar que la concejal no puede ser declarada como tránsfuga, cuando aún pertenece al grupo político del PP.

Previblemente, ahora tendrán que ser los tribunales los que se pronuncien acerca de la legalidad moción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios