Gastronomía

La 'última cena' de Dani García

  • El cocinero malagueño cierra su restaurante de Marbella con tres estrellas Michelin para convertirlo en un asador de carne

Daniel Galeote, Dani García y Abril Camacho. Daniel Galeote, Dani García y Abril Camacho.

Daniel Galeote, Dani García y Abril Camacho. / E. Moreno (Marbella)

Se acabó la cuenta atrás. Llegó el día de la última cena, eso sí, rodeado de amigos, como no podía ser de otra manera, para poner el broche de oro a más de dos décadas dedicado de pleno a la alta cocina. El chef malagueño Dani García sueña con nuevos retos y hacía tiempo que dejaba entrever que este día llegaría aunque a más de uno le pilló por sorpresa, todavía con el regusto en el paladar de haber alcanzado el Olimpo de la alta gastronomía. “Yo nunca he ocultado mis intenciones, pero aún así es un mensaje tan potente que por mucho que lo cuentes hasta que no lo haces nadie se cree que puedas llegar a hacerlo”, asegura.

Todavía con las tres estatuillas que simbolizan los tres sueños cumplidos de todo cocinero en el mostrador de la entrada, el triestrellado restaurante echa hoy el cierre tras cinco años de intenso trabajo para convertirse en un asador de carne: Leña, con un concepto similar al de Lobito de Mar. “No me voy con la sensación de dejar huérfano nada. Yo creo que el trabajo ya lo hemos hecho durante estos 20 años. Ahora hay impresionantes cocineros en Andalucía con muchísima más fuerza, ganas y conocimiento en el mundo de la alta cocina”, señala el chef, que recuerda que hace dos décadas su restaurante era el único con estrella Michelín de la comunidad autónoma. “Hasta entonces no existía el concepto de la alta cocina andaluza, nadie se había puesto a hacer un rabo de toro, por ejemplo”, apunta.

El trajín dentro de la cocina es constante. Es la hora punta. Los primeros comensales ya están sentados en la mesa, esperando su primer y último plato. Muchos llegan desde muy lejos con la única intención de despedirse. Su mano derecha a los fogones, Daniel Galeote, y su segunda en cocina, Abril Camacho, nos reciben entre plato y plato, mientras el resto de sus compañeros continúa con la elaboración del menú del último día en el que se recuperarán platos de la época de Tragabuches y Calima así como de las primeras épocas de Dani García. “Tenemos sentimientos encontrados. Yo creo que en el fondo no somos consciente ninguno”, apunta Galeote. “Estamos muy ilusionados, cerramos un ciclo todos juntos, como una familia”, agrega Camacho. “Entendemos su decisión y lo apoyamos”, asegura esta cocinera, que lleva cinco años trabajando en el restaurante. Rodrigo González, David Almenta o Luis Pintor son solo algunos de los que forman parte de ese equipo con el que Dani García pretende seguir soñando.

Sobre el futuro, el fundador de este proyecto se imagina “viajando mucho y pasando mucho más tiempo en el taller creando conceptos y mejorando otros, que es lo que me apetece, y abriendo restaurantes por todo el mundo”. Es más, agrega que lo que viene va a ser “muy gordo” y que “el año que viene va a ser brutal”. “Yo creo que doblaremos la cantidad de restaurantes que tenemos ahora, la mayoría de ellos fuera”, incide. Marbella, Madrid, Doha o Estados Unidos son solo algunas de estas localizaciones dentro de un mapa que se le queda corto, mientras sigue compaginando con otros proyectos. El reloj de nuevo está en marcha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios