Rincón de la Victoria

Francisco Salado vuelve a afrontar cuatro años como alcalde de Rincón de la Victoria

  • El candidato popular cuenta para su investidura con los votos de sus socios, Por Mi Pueblo y Cs, y el apoyo de Vox

Francisco Salado, nombrado alcalde de Rincón de la Victoria. Francisco Salado, nombrado alcalde de Rincón de la Victoria.

Francisco Salado, nombrado alcalde de Rincón de la Victoria. / M. C.

El popular Francisco Salado tomó este sábado la vara de mando de Rincón de la Victoria por cuarta vez. No han sido ni consecutivas ni todas completas. La primera fue por dos años entre 2005 y 2007 a tenor de un pacto con el PSOE. Entre 2011 y 2015 gobernó con mayoría absoluta y volvió en 2017 a través de una moción de censura a la socialista Encarnación Anaya. Desde este sábado vuelve a tener cuatro años por delante. Esta vez lo hará acompañado de dos concejales de Por mi Pueblo y otros dos de Ciudadanos tras el pacto que firmaron ayer

“Nuestra prioridad, nuestra única prioridad, es Rincón de la Victoria. Su bienestar, su desarrollo y su progreso”, arrancó Salado su discurso de investidura en el que hizo partícipes a los 20 concejales que conforman la Corporación a los que, según dijo “por encima de las ideologías y los objetivos políticos nos une nuestro amor a Rincón de la Victoria y nuestro deseo, nuestro compromiso, por mejorarlo”. Antes había mencionado al cronista, Antonio de Hilaria y al poeta y columnista, Manuel Alcántara que fallecieron en 2018 y 2019 respectivamente, con los que “Rincón de la Victoria siempre tendrá una deuda de gratitud con ellos”.

Entre los compromisos que adquirió el regidor para este nuevo mandato destacó el empleo, más y mejores equipamientos y servicios públicos, mejores comunicaciones, más limpio y, en definitiva, con mayor calidad de vida y más oportunidades. “Tenemos por delante cuatro años decisivos para el desarrollo de nuestra ciudad. Cuatro años con la estabilidad necesaria para hacer realidad muchos de los proyectos que necesita nuestro municipio”, afirmó Salado, quien no quiso dejar pasar la oportunidad de mencionar el cambio político en la Junta de Andalucía –gobernada ahora por PP y Ciudadanos – que les permitirá “mejorar muchas cosas”. Entre otras citó, la atención sanitaria, las plazas escolares y las comunicaciones y transportes con Málaga y el resto de la Costa del Sol.

En cuanto a los proyectos locales, se comprometió a solucionar el problema de las viviendas irregulares y de los diseminados con la aprobación del nuevo PGOU, la ciudad deportiva, el parque de dinosaurios o un teatro así como la apertura de la piscina cubierta o del auditorio de Huerta Julián. Salado, que además se convertirá en el presidente de la Diputación Provincial de Málaga en julio mencionó el proyecto de la Senda Azul que posibilitará la creación de espigones artificiales en El Cantal.

El candidato popular contó para su investidura con el voto de sus siete concejales y con los dos de Por mi Pueblo cuyo portavoz es José María Gómez y los dos de Cs liderados por Elena Aguilar. También tuvo el apoyo para la investidura, aunque no entrará en el gobierno, del edil de Vox, José Antonio González quien le recordó que “no es un cheque en blanco”. Sus socios de gobierno se comprometieron en trabajar buscando siempre el consenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios