Campeonato de salto base Volando sobre el Tajo de Ronda

  • El campeonato de salto base dejó espectaculares imágenes sobre las cornisas del cortado

  • Un carrera de obstáculos y coches clásicos completaron la jornada de Ascari

Vuelo de uno de los participantes en el campeonato de salto base tras lanzarse desde las cornisas del Tajo.

Vuelo de uno de los participantes en el campeonato de salto base tras lanzarse desde las cornisas del Tajo. / Javier Flores

Saltos sobre el Tajo de Ronda, obstáculos durante 13 kilómetros y una muestra de coches clásicos, así fue la última jornada del programa de actividades que se desarrolló este domingo en los alrededores del cortado rondeño y que forman parte de las acciones organizadas por el circuito Ascari para recaudar fondos destinados a diferentes fines sociales.

Desde primera hora de la mañana los saltadores pusieron la adrenalina desde el balcón principal de la Alameda del Tajo, punto desde que se lanzaron al vacío para desplegar sus paracaídas a pocos metros del suelo, dejando más de un suspiro entre el público que presenció esta actividad.

Los participantes, una vez desplegados sus paracaídas tenían que tratar de acertar en una diana colocada junto a las cornisas del Tajo, dejando imágenes de vértigo mientras completaban una maniobra que tan solo dura unos pocos segundos.

Finalizados los saltos del campeonato también se realizaron diferentes saltos de exhibición de los 14 participantes, dejando imágenes realmente impresionantes en cada uno de sus vuelos.

Una actividad que no deja de entrañar importantes riegos, y es que el más mínimo error o efecto del viento puede terminar en un incidente serio, como ocurrió durante la jornada del sábado cuando uno de los saltadores chocó contra la pared del Tajo y sufrió un lesión de importancia en una de sus piernas.

Carrera de obstáculos de 13 kilómetros por los alrededores del Tajo

Un blindado militar se convertía en uno de los obstáculos a superar por los corredores que se apuntaron a la prueba de 13 kilómetros. Un blindado militar se convertía en uno de los obstáculos  a superar por los corredores que se apuntaron a la prueba de 13 kilómetros.

Un blindado militar se convertía en uno de los obstáculos a superar por los corredores que se apuntaron a la prueba de 13 kilómetros. / Javier Flores

Mientras se realizaban los últimos saltos se daba la salida a la prueba de obstáculos de 13 kilómetros que también se desarrolló por los alrededores del Tajo y el casco urbano rondeño.

Los alrededor de 100 participantes tuvieron que pasar carreteras cruzando por tubos, hacer la misma pista de entrenamiento que utilizan los legionarios en su base, cruzar parte del cauce del río Guadalevín, transportar ruedas de competición, cargar con compañeros o pasar bajo dos vehículos militares de diferente longitud, entre otros obstáculos.

Una prueba de la que pudo disfrutar el público, ya que parte de los obstáculos a superar se encontraban situados en la calle Virgen de la Paz, en pleno centro de Ronda.

No les faltaron a los corredores los ánimos en el tramo final del recorrido, en el que tenían que hacer un último esfuerzo para llegar hasta la meta.

Muestra de vehículos clásicos

Muestra de vehículos clásicos instalada en la Alameda del Tajo. Muestra de vehículos clásicos instalada en la Alameda del Tajo.

Muestra de vehículos clásicos instalada en la Alameda del Tajo. / Javier Flores

Precisamente, junto a la meta situada en la Alameda del Tajo, también se mantuvo durante toda la mañana una muestra de vehículos clásicos que llamaron la atención de los presentes, y es que son auténticas joyas del motor que todavía son capaces de rodar por las carreteras con su inconfundible diseño y líneas, nada parecido a lo que en estos momentos se puede encontrar en el mercado.

Desde los más antiguos hasta algunos Rolls-Royce que también formaron parte de la muestra con una gran variedad de modelos, entre los que también hubo deportivos o todoterrenos.

Otra de las actividades benéficas consistió en realizar un bautizo en helicóptero

Lejos del casco urbano rondeño, aquellos que lo desearon, también tuvieron la oportunidad de realizar un bautizo en helicóptero, otra actividad que también tenía como objetivo el recaudar fondos para diferentes ONG.

Así se ponía en punto y final al programa organizado desde Ascari y que se inició el pasado viernes con un entrenamiento de la patrulla Aspa del Ejército del Aire, una actividad que tuvo su punto más destacado con la exhibición realizada en la jornada del sábado por estos helicópteros a los mandos de experimentados pilotos de la base de Armilla, ubicada en Granada.

También la Legión puso su peculiar granito de arena, ya que, además de ceder este domingo sus instalaciones para la carrera, su banda de música también realizó una actuación en la Alameda del Tajo. A ello también se unió una muestra de coches deportivos y la posibilidad de pilotar en el propio circuito Ascari, lo que se convertía en un aliciente más para los amantes del motor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios