Semana Santa

Sólo faltó Pasión

  • Las jornadas procesionistas fueron de menos a más a causa del tiempo y evidenciaron una mejora general en los cortejos nazarenos y el andar de los tronos

Con los restos de la Semana Santa aún latentes en las calles, el resumen de los días vividos se centra en las tertulias, las redes sociales y los encuentros entre amigos. Los días de Pasión comenzaron con la mirada puesta en el cielo por la incertidumbre vivida, algo que se solucionaría con el paso de las jornadas. La nota más negativa la puso la lluvia tras impedir que el Domingo de Ramos se desarrollase con normalidad. Pollinica y Lágrimas y Favores se vieron afectadas por el agua en su vuelta. Dulce Nombre, Humildad y Paciencia y Humildad tuvieron que regresar a sus lugares de salida sin completar sus recorridos. El Lunes Santo sería Crucifixión la única que volvió con antelación a su casa hermandad y Pasión la única hermandad que no pudo realizar su estación de penitencia, permaneciendo en el interior de los Santos Mártires.

El resto de la semana destacó por la normalidad en cuanto al tiempo se refiere. El Martes Santo contaba con el nuevo recorrido de las Penas, que entró tarde al recorrido oficial y ralentizó ligeramente la jornada. El Miércoles, por su parte, contó con los gestos de apoyo a las víctimas de los atentados de Bruselas. La bandera a media asta de la plaza de la Constitución rozó en varias ocasiones al Cristo de Expiración en una escena ya vivida con otros crucificados. Jueves y Viernes Santo fueron las jornadas que mayor lleno registraron de público, dentro de sus dos estilos opuestos.

En el capítulo de estrenos fueron destacados los adelantos de posición en el trono de Amargura, Soledad del Sepulcro y Estrella. Los arbotantes de Gran Perdón y el manto de Consolación y Lágrimas se convirtieron en las piezas de su estilo de mayor tamaño. Los cortejos nazarenos llegaron con mayor presencia de penitentes, destacando la presencia de un gran número de menores. Igualmente, los tronos supieron andar mejor como norma general y llegaron con mejores sensaciones a sus templos. Queda pendiente, dentro de las procesiones, el comportamiento a la hora de vestir la túnica y entender la figura de la mantilla y las presidencias.

Pablo Atencia, presidente de la Agrupación de Cofradías, realizó un balance positivo: "La madurez de la Semana Santa malagueña se demuestra una vez más. Todas las hermandades que salieron desfilaron muy bien y aunque cuatro tuvieron que regresar y una quedarse en su templo, las decisiones fueron acertadas". La próxima Semana Santa servirá para hacer balance de aspectos mejorados y de aquellos en los que aún quede por andar. Mientras tanto, la próxima cita será el 11 de junio con la coronación canónica de la Virgen de la Soledad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios