Semana Santa

La nueva tribuna oficial no convence

  • El presidente de la Agrupación de Cofradías asegura que pedirá responsabilidades a la empresa

La tribuna oficial de la Plaza de la Constitución ha supuesto uno de los principales aspectos negativos de la Semana Santa que ayer finalizó. Las quejas desde el inicio de su montaje fueron una constante y, hasta el último día de procesiones, se convirtió en uno de los asuntos más comentados. La Agrupación de Cofradías había decidido sustituir la instalación efímera, en propiedad de la institución, por otra que montó la empresa malagueña MS tras revisar diferentes propuestas. Con un ahorro económico de 47.000 euros, la nueva tribuna estaba diseñada con tres metros menos de altura, con el fin de reducir el impacto visual que la anterior generaba en su emplazamiento.

Sin embargo, al iniciar el montaje se vieron los primeros inconvenientes. La tribuna, al reducir su altura, debía ganar fondo y anchura para albergar todas las localidades que su antecesora tenía. La fuente de Génova, instalada en una de las esquinas de la Plaza de la Constitución, quedaba muy cerca del fondo de la instalación, el lateral que coincide con el Pasaje Heredia se veía estrechado y el carril de tránsito de las procesiones levemente reducido.Esta situación afectaba a los naranjos que, anualmente, quedaban escondidos bajo la tribuna. La reducción en altura debió alterarse en medio metro con el fin de esconder en sus entrañas a los tres naranjos, de los que uno tuvo que ser podado en su copa para poder incluir toda la instalación al completo. Horas antes de la llegada de la primera de las procesiones, los operarios de la empresa MS seguían ultimando detalles para ocultar el andamiaje que sostenía la tribuna. Además, los comentarios en las redes sociales centraron su atención en las escaleras principales para el acceso a la solicitud de la venia, iluminadas con tiras de luces LED que no llegaron a encenderse durante los desfiles procesionales.

Tras las primeras procesiones llegaron las protestas de algunos usuarios dado que la visibilidad de la instalación era muy reducida o nula en algunos palcos. Las cabinas de prensa, ubicadas en la zona más alta de la instalación, contaban con un movimiento constante por el tránsito de personas que hacía temblar todo el conjunto. Algunos invitados llegaron a preguntar a los periodistas si se trataba de un terremoto, habituales en los últimos meses, o era algo de la propia tribuna.

El Miércoles Santo, en la tertulia del programa Al hombro, de la emisora Onda Cero, coincidieron el actual presidente de la Agrupación de Cofradías, Pablo Atencia, y los dos anteriores mandatarios de la entidad, Rafael Recio y Eduardo Pastor. En dicha tertulia, el actual responsable del ente cofrade explicó que la tribuna presentada no tenía nada que ver con la instalada.

Pablo Atencia asumió su responsabilidad como presidente y anunció que se atenderá debidamente a aquellos usuarios que se hayan visto afectados por la escasa visibilidad. "Vamos a indemnizar a estas personas, pero vamos a pedir también que no se haga daño sobre una situación que finalmente afecta a la institución", afirmó el presidente en la tertulia de Onda Cero.

Rafael Recio explicó que durante su mandato también se había buscado la mejora de esas instalaciones, pero que era inviable la modificación sin reducir plazas de usuarios. Eduardo Pastor pidió que la Agrupación de Cofradías hiciese una reflexión importante acerca de esta circunstancia. Atencia explicó, finalizada la Semana Santa, que la instalación se vio afectada por la subida de alturas de algunos de los palcos para evitar la tala de los naranjos y que los remates de la misma tampoco fueron los esperados ni solicitados.En base al contrato realizado con la empresa, la Agrupación exigirá responsabilidades a la empresa de cesión e instalación de la tribuna.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios