Benalmádena

El vigía del Mediterráneo

  • Playas de arena fina y dorada y una oferta inigualable de ocio, deporte y relax, convierten a Benalmádena en un paraíso en la tierra

Imagen de Puerto Marina, emblema de la ciudad.

Imagen de Puerto Marina, emblema de la ciudad.

Benalmádena es, por sí, uno de esos enclaves que merece la pena visitar, vivir y recordar. Es un territorio privilegiado en el que la tranquilidad de su atmósfera, la belleza del paisaje y la afabilidad de sus gentes se dan la mano con una amplia oferta de ocio y recreo. Situada geográficamente en el centro mismo de la Costa del Sol, a solo once kilómetros del aeropuerto, y con unas cómodas comunicaciones por carretera, Benalmádena, por la propia configuración de su término municipal, puede ofrecer, al mismo tiempo, posibilidades de animada diversión, lugar de descanso tranquilo y una importante actividad cultural, que la presentan como lugar idóneo para el visitante de cualquier tipo. El munincipio se encuentra dividido en tres nucleos urbanos: Benalmádena Costa, Pueblo y Arroyo de la Miel.

A lo largo del término municipal se extiende Benalmádena Costa, con casi nueve kilómetros de cuidadas y limpias playas, dotadas de los más variados servicios.

Las finas arenas alternan las playas bulliciosas con pequeñas calas íntimas que gracias a la climatología de la zona, pueden disfrutarse todo el año.

El núcleo urbano histórico del municipio. Levantado a 241 metros sobre el nivel del mar y a 2,7 kilómetros de la costa conserva el sabor de la tradición y el encanto de los pueblos andaluces de montaña. Por su inmejorable y privilegiada situación es un punto desde el que se puede admirar todo el litoral, es, como figura en su escudo, ‘vigía de la Costa’.

Arroyo de la Miel es el nexo de unión entre Benalmádena Pueblo y Benalmádena Costa. Es un pueblo dentro de otro pueblo con la montaña y el mar como imaginarias fronteras.

Arroyo de la Miel es el núcleo comercial más importante del municipio; unido a la Costa por modernas urbanizaciones con jardines pintorescos, mezcla su arquitectura más moderna con la típica andaluza.Con excelentes comunicaciones ofrece una calidad de vida capaz de satisfacer todas las demandas.

La mejor marina del mundo

Desde su apertura en 1982, el puerto de Benalmádena comenzó una escalada imparable hasta destronar a Torremolinos como lugar de ocio nocturno y convertirse en el destino de los jóvenes durante los fines de semana.

Puerto Marina es además una de las principales atracciones de la localidad, consta de varias islas artificiales en su diseño arquitectónico inusual e incluye todos los servicios que se pueden esperar de un puerto deportivo, y una importante zona comercial y residencial.

La arquitectura de Puerto Marina es una mezcla de tendencias indias, árabes y andaluzas. En el puerto encontraremos además una escuela de buceo, de vela y un centro de yates, convirtiendose así en un importante centro naútico para los amantes de la vela y donde se celebran eventos deportivos.