Unicaja

Dejan Kravic, un canadiense de corazón serbio

  • El pívot es el primer refuerzo del Unicaja en este remodelación de la plantilla a mitad de la temporada

Kravic atiende a Katsikaris.

Kravic atiende a Katsikaris. / Unicaja B. Fotopress / M. Pozo

En el crisol que era la Yugoslavia unida nació Dejan Kravic, el último (puede que en breve pierda tal condición) fichaje del Unicaja. En Mostar (1990), corazón de Bosnia, pero de raíces serbias. Con cuatro años y medio su familia emigró a Canadá, secuela de la Guerra de los Balcanes. En London (estado de Ontario) se asentó, allí estaba antes su tío, y entró en contacto con el deporte. Tiene la doble nacionalidad, serbia y canadiense. Pero eligió competir con Serbia. “Mi hogar es Canadá porque es donde crecí. Apenas me acuerdo de Serbia y parte de esos recuerdos son de la guerra. Ni siquiera sé cómo era mi casa allí, pero si tengo que animar a un país, apoyo a Serbia. Me encanta Canadá, mi mujer también es canadiense, pero mi corazón es serbio”, decía en una entrevista en El Correo Gallego, cuando jugaba en el Obradoiro, su primer club en España.

Kravic es la solución inmediata que ha encontrado el Unicaja para remendar sus problemas en el juego interior. Ya los había antes de la lesión de Eric, estimaban el entrenador y la dirección deportiva, y ahora han aumentado. Kravic estaba en la rampa de lanzamiento del Hereda San Pablo Burgos, donde el año pasado fue pieza esencial en la conquista de los dos títulos de la BCL a las órdenes de Joan Peñarroya. Puede entenderse como un paso atrás contratar a un descarte del vicecolista, pero una pieza que no encaja en un puzle a veces soluciona otro si el contexto y la necesidad es diferente. Y en el punto de mercado que había se considera una opción muy válida. Jugador móvil, corre bien el campo. Desde Burgos se apunta que Kravic ha bajado bastante su rendimiento esta temporada respecto a la anterior. Ni con Tabak ni con Maldonado, tampoco con Olmos, ha encontrado la química que sí tuvo con Peñarroya y que aumentó su cotización. De hecho, fue una opción contemplada en verano, pero se optó finalmente por Eric, al que ahora relevará en el roster cajista.

El pívot demostró en su etapa burgalesa, antes también en Santiago, una habilidad alta para ejecutar el pick and roll. Con el malagueño Pepe Pozas en el Obradoiro y con Cook o Renfroe en Burgos creó problemas a los rivales, por ejemplo al Unicaja. Así generó muchos puntos, pero para eso debe haber bases generadores. En el Unicaja la conexión entre exteriores e interiores no ha sido muy fluída esta temporada. Jaime es quizá quien mejor puede ejecutar esa suerte. En defensa, Kravic no es un dechado de dureza e intensidad aunque ejerza la intimidación mínima por la altura que tiene, 2.13 metros.

Kravic jugó en Bélgica, Holanda, Grecia e Italia antes de llegar a la ACB con el Obradoiro y después destacar en Burgos. 8.7 puntos, 5.9 rebotes y 1.1 asistencias para 10.4 de valoración en 21 minutos en la ACB y 7.4 puntos, 5.1 capturas y 1.6 pases de canasta para 11.3 de valoración en 19 minutos en la BCL son sus cifras esta temporada. En Burgos se le había reprochado esa falta de contundencia defensiva pese a su altura. Es un jugador con facilidad para hacer buenos números, con habilidad para acabar bien con las dos manos aunque es zurdo (cambió su tiro ya entrada su carrera). Como dato, ha ganado las tres últimas Basketball Champions League, con la Virtus de Bolonia en 2019 y en 2020 y en 2021 con el equipo burgalés. No tiene problemas para jugar la competición, una vez el Burgos no pasó del play in y puede haber un cambio de club durante la temporada.

El interior pasó el reconocimiento médico este viernes por la mañana y ya se entrena a las órdenes de Fotis Katsikaris. No podrá jugar este domingo en Bilbao, pero sí podrá hacerlo ya el miércoles ante el Oostende en la segunda jornada del Round of 16 de la Basketball Champions League. Se dilató el entrenamiento, de hecho, a la tarde para que llegara a tiempo y empezar a integrarse. Viajará a Bilbao para hacer grupo el canadiense de corazón serbio, con cuya selección ya pudo debutar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios