Unicaja

Deon Thompson: Un MVP muy oportuno

  • El ala-pívot fue elegido mejor jugador de la jornada 2 de la Eurocup

  • El americano muestra señales claras de evolución cuando se acerca un pico de máxima exigencia

Deon Thompson celebra un triple. Deon Thompson celebra un triple.

Deon Thompson celebra un triple. / eurocup/unicaja b. photopress

El pasado verano se pensaba en el seno del Unicaja que se daba un salto de calidad interior con el fichaje de Deon Thompson. Era un jugador al que se había seguido desde años atrás, de cuando estaba en el Bayern. De hecho, fue el primer fichaje que se pactó. Inicialmente se pensó en él como cinco, se le reubicó después cuatro conforme se fue confeccionando el plantel. Pasada la treintena, el jugador californiano está en ese momento en el que ha perdido cierta capacidad atlética. Le ha costado arrancar bastante, ha hecho un primer tramo de temporada decepcionante. Pero está mandando señales de que está mejor.

La calidad de Thompson es innegable, pero se le pide al nivel de jugador de referencia en un equipo. Lo es en configuración de plantilla y también en sueldo. Hay pocos jugadores que cobran más que él en el plantel. El ex de North Carolina fue el MVP de la jornada 2 de la Eurocup. Sus 27 de valoración y sus 23 puntos fueron los topes de los ocho partidos que se jugaron en esta jornada, donde el nivel de exigencia sube. Ya hizo un partido muy destacado en Bursa, con el lunar de un final de partido en el que no estuvo lúcido una vez recibió el balón. Se despistó y ahí se fueron las últimas opciones del equipo. Y contra el Joventut jugó su mejor partido de verde, con sus topes de puntos y valoración. Sólo falló dos tiros de campo (4/6 en tiros de dos, 4/4 en triples y 3/3 en libres).

Esa versión triplista de Thompson cambia bastante el panorama, convierte al equipo en otro. Queda la duda de si ese tiro alcanzará fiabilidad constante tirando desde lejos. Si sucede, habrá más huecos para él y para sus compañeros. Sobre todo, porque es un jugador que sí tiene la pista en la cabeza y puede hacer jugar también a los demás. En el baloncesto moderno, el cuatro debe ser una amenaza exterior para evitar el colapso de la zona, algo que los equipos utilizan con frecuencia con el Unicaja por su bajo porcentaje en triples. Y Thompson ha estado por debajo del 30% hasta finales de 2019. Firmaba 18/64, un 28%. En los últimos cinco partidos suma 8/15 para alcanzar un 26/79, muy cerca del 33% que se suele cifrar como suelo para considerar a un jugador una amenaza en el triple. De hecho, Carles Duran, entrenador del Joventut, admitía tras caer en el Carpena que “teníamos ese pequeño temor de que Deon Thompson no nos hiciera mucho daño al poste bajo. Y nos destrozó en la línea exterior”. Un factor ahora imprevisible que a los rivales puede condicionar a la hora de plantear partidos. En los últimos seis partidos, Thompson promedia 14.8 puntos. Su media de toda la temporada es 10.2.

Son brotes verdes del americano con pasaporte marfileño. No hay que olvidar que estuvo en el pasado Mundial de China y que su descanso veraniego fue escaso (tuvo un par de viajes al país africano para solventar el asunto del pasaporte). Es frecuente en jugadores que participan en los torneos de selecciones que tarden en carburar y pasen una crisis con la temporada en marcha. En el caso de Thompson, en los primeros meses ha estado varios puntos por debajo del nivel esperado una vez se le fichó.

Con el regreso de Melvin Ejim, Casimiro confesó que pensaba en el canadiense como como cuatro principalmente, contando con su versatilidad. Ello podía haber desplazado también a Thompson puntualmente al cinco. La nueva lesión de Ejim hace que Thompson, por el momento, quede como ala-pívot. Pese a su gran partido ante el Joventut, no estuvo en pista en el tramo final del encuentro, en el que Casimiro prefirió contar con la estabilidad que otorga Carlos Suárez. En cualquier caso, un MVP para Thompson que llega en un momento muy oportuno, en el tramo caliente de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios