Entrevista a Jaime Fernández “Ahora necesito sentirme otra vez jugador de baloncesto”

  • l El exterior madrileño está en el ecuador de su recuperación y transmite buenas vibraciones con su progresión y con la próxima temporada 

  • “No tengo dolor, tengo la sensación de que voy muy bien”, dice

Jaime Fernández, en la piscina de Inacua. Jaime Fernández, en la piscina de Inacua.

Jaime Fernández, en la piscina de Inacua. / M. G.

La varita mágica del Unicaja la sigue teniendo Jaime Fernández Bernabé (Madrid, 1993). Jugando con dolores intensos en los dos Aquiles fue el jugador más valorado del equipo (11,1, sólo superado por los siete partidos de Bouteille, 11.6), con medias de 9.6 puntos, 4.1 asistencias y 2.1 rebotes. Desde que llegó a Málaga tenía esa molestia, que derivó en algo más serio. Ha pasado por el quirófano para eliminar ese dolor y le queda trayecto hasta noviembre, según los plazos fijados, para volver. Hay incertidumbre en la sociedad por el coronavirus, por cómo serán las competiciones, si es que se pueden disputar. Pero Jaime transmite optimismo y buen rollo. Hace un paréntesis en su rutina de trabajo, en Inacua, la playa, Los Guindos, Eshmun Clinic... No menos de cuatro horas diarias. Desde una Ibiza menos bulliciosa, donde pasa unos días de reposo, coge fuerzas para lo que viene y atiende a Málaga Hoy. Noviembre está más cerca.

–¿Cómo va la recuperación de la lesión? A través las redes sociales le vemos realizar progresos.

–Me encuentro muy bien, después de tanto tiempo con tantos tratamientos que probé, por fin veo una mejoría. Antes de ir a Andorra ya tenía dolor en el talón derecho, pero en Málaga fue cuando ya se fue haciendo más intenso. Los dos primeros años en Málaga fueron muy complicados, el dolor se fue haciendo cada vez más insostenible. Lo hemos intentado todo. Ahora, tras la operación vamos cada semana, mejor. Yo no quiero ponerme tiempo, tengo la sensación por cómo me siento de que de voy muy bien. Los plazos dicen que me quedan tres meses, pero es una zona delicada, el tendón de Aquiles, que es compleja. Tengo un poco de molestia en los tendones, pero me dicen que es normal. Y la zona que antes me dolía muchísimo, ahora nada. Han tenido que insertar y desinsertar el tendón y hay que esperar a que todo esté en su sitio.

–¿Ser un jugador poco pesado ayuda en la recuperación?

–Tengo entendido que sí. Soy ligero, no tengo mucho peso. Por ejemplo, Germán Gabriel lo sufrió durante su carrera, pero no se operó porque la operación iba a ser más complicado. Tengo que estar bien. Hay mucha parte mental en una recuperación y soy positivo. Lo llevo muy bien, tengo buena energía.

–No debió pasarlo bien durante el confinamiento.

–Siempre soy bastante positivo, lo llevo lo mejor posible. Intenté sacar tiempo para mí, estar tranquilo, mucho facetime con amistades... He estado muy solo, por lesión, la operación... Quería jugar los play off de la Eurocup por lo menos, pero, cuando ya intuimos que no se iban a jugar, vimos que la operación era lo mejor porque los dolores seguían.

"Jugar la Euroliga es un reto personal, tengo entre ceja y ceja jugarla con el Unicaja; sería muy bueno para todos"

–¿Cuánto echa de menos el baloncesto?

–Muchísimo, ahora necesito volver a sentirme jugador, será lo primero. Es que fíjate que desde febrero no he tocado un balón, no he competido, casi no he corrido, ni he hecho cardio, ni chocar, ni sudar... Lo primero será sentirme jugador, coger el tacto de la pelota, recuperar sensaciones. Ahora estoy en Los Guindos recuperando y veo entrenar a los compañeros, toco alguna bola, pego algún tiro... Ya voy viendo la luz.

–¿Es difícil abstraerse y trabajar a la situación que vive la sociedad?

–Me pasa algo curioso. Tengo una persona con la que controlo y trabajo mis emociones, un psicólogo. Uno de los ejercicios que hacemos ahora es previsualizar la vuelta, cómo será cuando vuelva competir. Y claro, pienso en si me imagino al Carpena vacío... Yo prefiero imaginármelo con gente.

–¿Cómo le cuentan los compañeros que es jugar sin público?

–Me dicen que el primer día es raro pero a partir de ahí te parece normal, te acostumbras una vez juegas el primer partido. Me parece necesario que haya baloncesto para la sociedad, siempre que sea posible por salud, claro.

"Hemos estado cerca de un título estas dos temporadas con Casimiro; es un grandísimo entrenador"

–¿Cómo fue ver la fase final de la ACB desde lejos?

–Vi muy bien al equipo, lástima el partido del Baskonia. Se escapó, lo teníamos casi ganado y lo perdimos. Veníamos de hacer una gran Copa, perder sólo la final. Se nos fue por pequeños detalles, quién sabe dónde hubiéramos llegado si ganamos ese partido. Mis compañeros me dicen que fue duro en el hotel, un poco monótono, sin poder hacer gran cosa. Que las sensaciones fueron buenas, que hubo una sensación de unión y de pasarlo bien. Fue un buen sabor de boca con la pena de ese partido con el Baskonia.

–Se ha apostado por seguir con el bloque. ¿Ayuda eso para partir de un punto más alto de compenetración y conocimiento?

–Yo creo que es bueno el hecho de que el bloque siga. Desconozco si el equipo está cerrado, si se puede fichar a alguien más. Que el bloque continúe lo veo positivo para todos, nos conocemos y funcionamos bien. Creo que Tim [Abromaitis] es muy buen fichaje. Conoce la Liga, se necesitaba un tío que abriera más el campo, conoce la competición. Yo soy optimista. Yo espero que se juegue, espero que haya varias alternativas. Leí que se podía trabajar en una sede única y jugar allí los partidos... De una manera o de otra espero que acabemos jugando esta temporada.

"Con un psicólogo previsualizo cómo será la vuelta y no sé si imaginar un Carpena con gente o vacío"

–No le dio tiempo ni a entrenar ni a jugar con Gal Mekel y Axel Bouteille. ¿Qué sensación le dieron?

–Muy buena. No jugué con ellos, estuve un par de días o tres con ellos. Bouteille es más reservado, pero muy buena gente, nos va a ayudar mucho, tiene muchos puntos, sabe entender el juego y es un jugadorazo. Conecté un poco más con Mekel. Hemos hablado bastante, es un tío cercano. En la fase final comentábamos los partidos después de que lo jugaran, como con todos los compañeros. Es un base base que sabe jugar y hacer jugar, eso es evidente.

–En los últimos tiempos antes de parar estaba jugando básicamente de base. ¿Se ve compatible con Mekel?

–Sí, sí. Me veo compatible con él en la pista y en el puesto. Hay huecos y minutos para todos y creo que somos complementarios. Si Luis decide base o escolta, bien estará. Lo he hecho ya en las dos posiciones con él.

"Con la Eurocup más que una espinita tengo un hueso atravesado, le tengo muchas ganas”

–También le hemos visto coincidir estos días con Francis Alonso.

–Estos días haciendo la recuperación él estaba entrenando. Es un jugador que tiene mucha proyección, mucho futuro. Después de su etapa en EEUU, viene con predisposción a ayudarnos y seguro que lo hará.

–¿Cómo vio la renovación de Casimiro?

–Era algo que esperaba, positivo. Es un grandísimo entrenador, confía mucho en nosotros, estas dos últimas temporadas hemos estado cerca de ese título. En la Eurocup el primer año se nos fue esa eliminatoria contra el Alba. Este año en la Copa llegamos a la final, en la Eurocup estábamos en muy buena posición... Estamos cerca de tocar ese trofeo. Me parece que este puede ser un año en que podemos alcanzarlo.

"Nuestros primeros partidos en la fase final fueron brutales, no parecía que habíamos parado”

–Parece que tiene una espinita con la Eurocup. Se perdió por lesión la parte decisiva el primer año, ahora el coronavirus...

Más que una espinita ya es un hueso atravesado (risas). Le tengo muchas ganas a la Eurocup. Es una competición muy bonita, hecha a medida del Unicaja, para competirla muy bien y para llegar muy lejos. El play off no pude jugarlo el primer año, ahora el Covid... Cada vez más rabia. Ojalá que pueda salir todo mejor este año aunque la verdad es que la pinta no es muy buena para poder jugar en Europa.

–¿Tiene muchas ganas de jugar una Euroliga? No pudo hacerlo hasta ahora en su carrera.

-Sí, sí, es que la Eurocup también te da jugar Euroliga. Hacerlo significaría haberlo ganado a través de la Eurocup. Jugar la Euroliga es un reto personal. Tengo eso entre ceja y ceja, jugar la Euroliga con el Unicaja. Sería muy bueno para todos.

"Es bueno el hecho de que el bloque siga; no sé si está cerrado el equipo, pero Abromaitis es muy buen fichaje"

–Ahora supongo que le queda más lejos, pero, si se puede, hay Juegos Olímpicos al final de la temporada próxima. ¿Es otra motivación la selección?

–Me motiva mucho, son mis ídolos. He entrado en ese equipo, en esa familia. Me apetece mucho seguir empapándome de esas experiencias, en esas concentraciones. Me motiva hacer buenas temporadas para ganarme ese puesto. Aunque sea complicado y esté muy caro ir. También trabajo día a día para eso.

–¿Ha visto mucho baloncesto durante este tiempo?

–He estado viendo partidos de NBA de otros años, los partidos de la Copa del Rey. Vi al equipo en semifinales. Sí, veo mucho baloncesto, ahora vuelvo a ver la NBA, que ya arrancó. Yo estudio mucho el baloncesto, veo movimientos, jugadas, tendencias. Y encantado de que ahora esté la NBA para verla. La verdad es que me sorprendió bastante el nivel que hubo en la fase final de la ACB tras este tiempo parado. Nuestros primeros partidos, por ejemplo, fueron brutales, parecía que no se había parado la competición.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios