unicaja | skyliners

Europa suena distinto

  • Regresa a Málaga la competición que el Unicaja ganó en 2017

  • El Skyliners es un equipo peligroso con una trayectoria ascendente en los últimos años, títulos incluidos

Morgan Stilma, Dani Díez y Jaime Fernández, en un entrenamiento del Unicaja. Morgan Stilma, Dani Díez y Jaime Fernández, en un entrenamiento del Unicaja.

Morgan Stilma, Dani Díez y Jaime Fernández, en un entrenamiento del Unicaja. / javier albiñana

Quinto partido en 12 días para el Unicaja, en un vibrante arranque de temporada que deja, como es lógico, luces y sombras. En los albores de un curso siguen pesando aún los trazos ilusionantes. Ver competir al equipo en Madrid hasta el último momento o ganar con solvencia en Fuenlabrada reconforta y hace pensar que la idea de Casimiro va calando entre los jugadores.

La Eurocup, no obstante, no espera demasiado. Hay margen de error porque entran cuatro de los seis equipos del grupo en el Top 16. Pero tampoco es excesivo. Hay que asegurar en casa y rascar fuera algo. Con esa fórmula se ganó en 2017, pero normalmente se necesita vencer más partidos para progresar. Aquel equipo acabó con un balance absoluto de 13-10 (8-2 en casa y 5-8 fuera). Quedó la enseñanza de que hay que estar bien el momento preciso, pero también repetir una gesta de tamañas dimensiones, con tres eliminatorias con factor cancha adverso, es muy complicado.

Cuatro jugadores distintos del Unicaja, máximos anotadores en cuatro partidos

Así que toca centrarse en el partido de hoy ante el Fraport Skyliners, un equipo bastante serio. Tiene una trayectoria ascendente en las últimas temporadas. Ha incubado a jugadores que ahora trufan equipos de élite en Europa y tiene el sello de Gordon Herbert, un entrenador de dilatada trayectoria, con varias experiencias en Euroliga y con un proyecto en Frankfurt de larga duración, desde 2013, como Plaza empezó en Málaga. La temporada pasada, por ejemplo, tuvo contra las cuerdas al Bayern de Múnich, a la postre campeón, con un 2-1 en las semifinales de la BBL. En 2016 ganó la FIBA Europe Cup y en 2019 cumple 20 años de existencia el club. Quiere hacer algo grande para conmemorarlo. Robertson es el base que ya mandaba en ese equipo campeón de 2016. Le gusta a Herbert tener dos focos anotadores en el exterior constantes. No es un equipo demasiado alto (su techo es el interesante Erik Murphy, al que el Unicaja siguió en alguna ocasión) y tiene capacidad de meter desde un rango variado de tiro.

El Unicaja, mientras, debe seguir su progresión. Es un equipo agradable de ver en estos comienzos de temporada, falta que cuaje la idea y que se fortalezcan los mecanismos en los dos lados de la pista. No se debe caer en la autocomplacencia tras el notable partido de Madrid, donde el equipo estuvo contra las cuerdas en el segundo cuarto. El nivel del rival desciende, pero hay que mantener la exigencia para crecer. Después vendrán unos días para seguir ensamblando y sin viajes de por medio antes de jugar el domingo contra el Gran Canaria.

En la idea de Casimiro está fomentar la diversidad en el ataque, no tener un foco fijo, que la imprevisibilidad no haga que el rival tenga claras las referencias ofensivas. Un detalle significativo es que cuatro jugadores distintos han sido los máximos anotadores en los cuatro partidos hasta ahora (Alberto Díaz ante Valencia, Lessort en Lituania, Jaime Fernández en Fuenlabrada y Milosavljevic en Madrid). Y Wiltjer, Roberts, Salin y Shermadini han sido los segundos máximos anotadores en esos partidos. Ocho jugadores (de los 10 que ha utilizado con regularidad Casimiro en el arranque) con protagonismo anotador, con 12 puntos o más en algún partido.

Queda ver la respuesta del público. La Eurocup, hay que recordarlo, tiene un mayor nivel medio que la que se ganó año y medio atrás. Como dijo Casimiro, hay que honrarla y darle máxima competencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios