Unicaja

Gal Mekel sufre un tromboembolismo pulmonar derivado de una infección por Covid-19

  • El base israelí estará tres meses de baja, sin poder realizar esfuerzos físicos que requiere el baloncesto

  • El club estudia un fichaje para la zona exterior para paliar su baja una vez Ferrari no da el nivel

Gal Mekel, con Alberto Díaz y Pablo Sánchez en el banquillo. Gal Mekel, con Alberto Díaz y Pablo Sánchez en el banquillo.

Gal Mekel, con Alberto Díaz y Pablo Sánchez en el banquillo. / Javier Albiñana

La temporada de Gal Mekel con el Unicaja es una sucesión de eventos negativos. Una lesión muscular le tuvo varias semanas parado, cuando cogía la forma tras jugar con su selección, Israel, en Valencia tuvo una rotura en el segundo metacarpiano de la mano izquierda que se produjo en Brescia y de la que tuvo que ser operado. Se vaticinaban unos dos meses de baja. Por él llegó Frankie Ferrari, que no ha jugado los dos últimos partidos por decisión técnica. Y ahora un problema más serio afecta al base israelí, golpeado por el Covid-19. Ya no había estado en los últimos partidos en casa en el banquillo.

Informa el club de que Gal Mekel sufre un tromboembolismo pulmonar, derivado de la Covid-19 que ha pasado y que le ha provocado esta complicación que requiere un tratamiento médico por tres meses que le va a impedir, durante ese tiempo, realizar esfuerzos físicos de la intensidad que requiere el baloncesto profesional. Así el base será baja durante este periodo. Mínimo hasta finales de abril no podrá retomar la actividad. Da idea de cómo puede afectar también a deportistas de alto nivel y de la peligrosidad del enemigo al que se enfrenta la sociedad.

"Por desgracia me voy a perder un poco más de tiempo esta temporada. He tenido mala suerte, primero con la mano, después con el coronavirus y por desgracia ahora he tenido algunas complicaciones con un coágulo sanguíneo en mi pulmón, a consecuencia del propio coronavirus. Me siento bien ahora, recuperándome y empezando a trabajar un poco pero este problema necesita un tratamiento durante varios meses para que el coágulo desaparezca y me pueda recuperar completamente", decía el jugador israelí en declaraciones facilitadas por el club: "El objetivo que tengo con esperanza es volver a ayudar al equipo en la ultima parte de la temporada. Me siento realmente mal, triste y decepcionado por no haber podido ayudar al equipo, especialmente en este ultimo periodo duro que hemos pasado, pero por otro lado contento de haber superado esta situación que podría haber sido mucho peor. Lo más importante es que me siento mejor, y poco a poco empiezo a sentirme yo mismo y deseando volver a las canchas con la camiseta del Unicaja para asegurarnos de acabar esta temporada fuertes". 

En las semanas anteriores, Mekel había pasado malos momentos, con problemas para moverse con facilidad a causa de los estragos del tromboembolismo. Afortunadamente, se cogió a tiempo el problema derivado de la infección por Covid-19, que le tenía desde principios de años fuera de la disciplina del equipo, una vez se detectó el positivo mientras realizaba la recuperación.

Mekel, al que su buen hacer en la fase final de la Liga Endesa en Valencia animó al club a renovar por dos años, aunque con cláusula de corte, sólo ha podido jugar ocho de los 32 encuentros oficiales que ha disputado el equipo malagueño hasta el momento, en los que promedió 8 puntos, 4.4 asistencias y 1.9 rebotes para 9.6 de valoración en 18 minutos. Así que, con este tiempo de baja, y en vista de que Frankie Ferrari no cuenta y acabará contrato en un par de semana, el club valora fichar a otro jugador hasta final de temporada también en la línea exterior que ayude a elevar el nivel físico de la plantilla. Para firmar a un interior se intenta dar salida a Gerun

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios