Unicaja

Momento de decisiones

  • Casimiro tiene a 13 jugadores a disposición más la próxima llegada de Dragan Milosavljevic

  • Lo habitual es una estructura de siete exteriores y prescindir de un interior

Luis Casimiro, en un partido. Luis Casimiro, en un partido.

Luis Casimiro, en un partido. / ACB Photo

Un entrenador toma decisiones desde el verano en la construcción de la plantilla, pero Luis Casimiro tendrá que afrontar en las próximas fechas decisiones concretas sobre los jugadores que se vestirán en cada partido. Con la recuperación de Jaime Fernández y Gal Mekel ya son 13 los jugadores que tiene a disposición y en camino viene Dragan Milosavljevic, que después del parón de las ventanas de selecciones (no habrá partidos del 22 de noviembre al 6 de diciembre), si no se tuerce su evolución de las últimas semanas, podrá integrarse al grupo. Ya hace ejercicios de 5x0 con sus compañeros para después pasar al gimnasio y seguir con labores de fortalecimiento de su musculatura y tendones.

De partida, Francis Alonso y Yannick Nzosa salían en la configuración como jugadores número 13 y 14, pero ambos han agarrado con las dos manos la oportunidad ofrecida para subir en el escalafón. A expensas de que llegue Milosavljevic, son siete los jugadores exteriores sanos (Mekel, Díaz, Fernández, Brizuela, Alonso, Waczynski y Bouteille) para jugar de los puestos uno al tres y seis más interiores (Abromaitis, Suárez, Thompson, Gerun, Guerrero y Nzosa) para jugar de cuatro y cinco. Las configuración más habitual suele ser siete exteriores y cinco interiores, es el formato habitual, aunque a Casimiro le gusta utilizar siempre a sus tres cincos en cada partido.

Yannick Nzosa se entrenó ayer menos tiempo por una sobrecarga que no parece revestir mucha importancia. Por jerarquía previa parece el jugador más fácil del que prescindir, pero ha tenido gran impacto en varios partidos para revertir situaciones complicadas con su frescura y energía y su capacidad para llegar a muchos sitios. Se ha ganado, al menos, hacer dudar al técnico. El hecho de que tenga ficha con el equipo junior permite que no haya que hacer cambios para integrarlo o no en el roster de 12 jugadores. Otro cantar será cuando vuelva Milosavljevic, que ahí, si todos permanecen sanos, sí habrá que hacer cambios de ficha en ACB (no en Eurocup) si se quieren alterar convocatorias. Así que, de momento, la decisión no tiene por qué ser definitiva, puede rotar el técnico, que semanas atrás ya expresó sus ganas de tener que hacerlo por motivos deportivos y de rendimiento y no por motivos de salud, como ha hecho de manera obligada desde que comenzó al temporada.

A París ya viajaron 13 jugadores y se descartó a Gal Mekel, que sólo había hecho una sesión de entrenamiento tras estar un mes fuera por una lesión en el adductor que dio más problemas de los previstos en el inicio. Lo lógico sería prescindir de un interior. En París hubo apagón casi generalizado, pero la tendencia de Thompson y Gerun en los anteriores duelos era al alza. No hay problema de cupos por los seis jugadores nacionales que suele emplear Luis Casimiro, que pueden ser siete cuando Nzosa obtenga la nacionalidad.

En cualquier caso, a expensas de que venga previsibles lesiones o contagios por Covid-19, es el primer momento de la temporada en el que Casimiro debe tomar decisiones con la convocatoria de jugadores. Es el turno de los jugadores para ponérselo más difícil aún.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios