REsultado y crónica del Unicaja-Boulogne Metropolitans Fiesta casi completa (96-88)

  • El Unicaja domina al Boulogne por más de 10 puntos desde el primer cuarto, pero se le complica en el cuarto final

  • Regreso emotivo de un grupo de la afición al Palacio

El Unicaja celebra una canasta. El Unicaja celebra una canasta.

El Unicaja celebra una canasta. / Javier Albiñana

El Carpena reabrió sus puertas siete meses después para el público. Fue como una función selecta y exclusiva para un reducido número de seguidores, 225 por el máximo del protocolo. Tuvo un aire emotivo, pese a que el partido no llamaba especialmente la atención. Volver a saludar a los jugadores en la presentación, volver a escuchar el himno, oír y ver baloncesto a pocos metros. El Boulogne Metropolitans no es un equipazo, pero tuvo mucha dignidad en su paso por Málaga. Tiene físico y capacidad atlético y algún jugador interesante. El Unicaja consiguió cegar a Chikoko, su principal referencia interior, y por ahí tuvo parte del partido ganado, aunque al final se acabó complicando bastante después de dominar con holgura. Se colocó a cinco y con balón el cuadro dirigido por el histórico Jure Zdovc, pero el Unicaja consiguió remendarlo con una victoria por ocho puntos (96-88).

Es difícil abstraerse de la atmósfera, pero cambiaba respecto al partido del jueves anterior ante el Barcelona. Entonces era más solemne el panorama, sin ninguna voz más allá de lo que hablan los protagonistas. Era muy reducido, pero los gritos y aplausos de los presentes daban cierto calor humano al encuentro, menos artificialidad.

Sobre el parqué, el Unicaja adquirió al final del primer cuarto una renta de 12 puntos (30-18) y puso una alambrada de seguridad en los 10 puntos, de los que el cuadro francés no consiguió bajar durante el resto del encuentro hasta los cinco minutos finales. Tuvo cierta continuidad en el ataque el equipo de Casimiro, aunque en defensa el equipo tiene lagunas, sobre todo cuando determinados jugadores coinciden sobre la pista. Thompson produce unos mínimos, pero se le ve desconectado en ciertos aspectos del juego. En ningún momento será un gran defensor, pero ha tenido momentos decentes. Con los puntos de Bouteille y Francis Alonso, el Unicaja fue poniendo tierra de por medio en ese inicio y después fue conteniendo los intentos de un rival voluntarioso que no se rindió hasta el final.

Volvió a tener minutos Yannick Nzosa, al que Casimiro premió por su gran prestación en Andorra en su debut oficial. Es interesante ver en directo cómo su capacidad defensiva e intimidatoria es alta también entre profesionales. No tuvo la brillantez numérica del primer día, pero las sensaciones no cambian. Su actividad es sobresaliente y, ya en la segunda parte, sí tuvo acciones más llamativas. El público le ovacionó tras un robo y por cómo se lanzó al suelo en un balón dividido.

En esa franja entre 10 y 20 puntos se movió el grueso del partido para el equipo malagueño, que no aprovechó para romper definitivamente el duelo y al final se encontró con el cuadro galo a 10 puntos mediado el último cuarto. Un robo de Nzosa y un triple muy oportuno en carrera de Francis Alonso parecían dar tranquilidad, pero los franceses no se rindieron y estaban a cinco puntos (85-80). Un triple de Alberto Díaz tras un ataque enrevesado y dos buenas defensas dieron aire en este inicio de la Eurocup para sacar un partido adelante que fue especial. Ojalá que el primer paso para que el Palacio esté pronto con sus mejores galas y repleto.

Estadísticas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios