Resultado y crónica del Buducnost-Unicaja Lucen las virtudes (66-90)

  • El Unicaja consigue una sobria victoria en Podgorica ante un disminuido Buducnost que le vale el billete para el Top 16 y que consolida su primera posición en el Grupo B

Alberto Díaz bota ante Ivanovic. Alberto Díaz bota ante Ivanovic.

Alberto Díaz bota ante Ivanovic. / Buducnost

El Unicaja completó un sobrio partido en Podgorica con el que selló el pase al Top 16 de la Eurocup. Tuvo continuidad defensiva en los cuartos impares, en los que cimentó su amplio triunfo, y tuvo minutos brillantes en ataque, con buenas circulaciones y ocupación óptima de espacios. Existe el asterisco de que se consiguió ante un rival, el Buducnost, con pocos entrenamientos después de que se le suspendieran cinco partidos por un brote de coronavirus que se extendió por casi todo el plantel.

Es mucho mejor equipo el Buducnost de lo que demostró en la Sala Moraca de la capital montenegrina, pero el Unicaja tuvo la virtud de no darle ni un gramo de confianza para que se agarrara al partido, para que recobrara confianza y sensaciones aunque le acabaran faltando las piernas. Ya se ha cumplido el trámite de estar entre los 16 mejores, donde empieza a tener nivel la competición, una vez realizada la primera criba. Se acumulan 10 victorias en los últimos 12 partidos y va fraguando el bloque con seriedad, a expensas de que lleguen momentos más exigentes que testen la profundidad de las carencias. Ahora están luciendo más las virtudes, como sucedió en la capital montenegra, donde se selló una victoria (66-90) bastante clara que le acerca el liderato final en el grupo B. Vienen ahora dos semanas sin Eurocup por la ventana de selecciones, quedarán los partidos en Brescia y ante el Ulm para culminar la primera fase con éxito total.

Con un Alberto Díaz en plan capitán general y con una defensa de alto nivel para los cánones habituales, el Unicaja apenas concedía canastas fáciles y distanciaba pronto a un Buducnost que parecía algo desubicado. Con bajas y sin ritmo competitivo, el cuadro montenegrino iba con la lengua fuera. Las faltas obligaban a Casimiro a adelantar las rotaciones. En la primera, Francis Alonso sufría ante el prometedor Zugic, generación 2003, considerado uno de los mejores proyectos europeos de su edad. Thompson había anotado con solvencia de salida y la entrada de Gerun en pista fue bastante productiva, activo en defensa y con acierto para continuar y meter (12-23 al final del primer cuarto).

Los primeros minutos de Jaime Fernández se saldaban con un par de asistencias y un par de penetraciones hasta la cocina, demostrando que va dando pasos progresivos alzando su nivel. Pero empezó ahí a encontrar vías de agua el Buducnost en la defensa cajista. Produciendo tiros libres, con especial mención para un Ivanovic incisivo que cobraba puntos sencillos desde la personal. Después de haber alcanzado los 14 puntos de renta, dos triples locales dejaban la renta en ocho (28-36) y Casimiro pidió un tiempo muerto. Las faltas de Brizuela, que había ofrecido parte de su catálogo, devolvieron a pista a Alonso, que esta vez sí salió acertadísimo, con dos triples y una estética penetración a aro pasado para estabilizar la renta (30-41). Los minutos finales del primer tiempo no fueron buenos defensivamente y el Buducnost estaba en el partido totalmente (37-45) y ofreciendo mejores sensaciones.

Pero el Unicaja recuperó una buena versión en el tercer cuarto. Con buenas circulaciones de balón, con Waczynski como infrecuente generador de juego para los compañeros y con Thompson y Francis Alonso como ejecutores, el Unicaja refrendaba en ataque lo que mostraba en defensa, otra vez con cierta continuidad para los márgenes habituales. El Buducnost ofrecía digna resistencia en su contexto, con Ivanovic como principal ejecutor. Pero no estaba muy acompañado y el fondo de banquillo del Unicaja era demasiado.

Eran minutos ya para ver detalles y valorar continuidad en el rendimiento. Casimiro mantuvo a Waczynski hasta que anotó su triple, Jaime Fernández siguió repartiendo juego para todos, Gerun cogió confianza con algún mate más y ya enfrente no había demasiada resistencia en un rival al que será posible encontrárselo en instancias posteriores de la competición, porque el potencial no lo ha perdido y volverá a recuperarlo en cuanto vaya sumando ritmo de partido y efectivos. Queda un último partido en Madrid antes del parón por la ventana. Hay que rematar.

Estadísticas

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios