Unicaja

Tuty Sabonis, de Alberto Díaz a Domas

  • El canterano del Unicaja, a sus 30 años, es ahora miembro del cuerpo técnico del Zalgiris Kaunas, con el que se enfrentó en Antequera al club en el que se formó

  • "No nos sorprende a los que conocemos a Alberto lo que está haciendo, sabemos lo que significa para Málaga y España, el corazón que tiene", piropea al malagueño

  • "Domas siempre quiere volver a Málaga. Por supuesto que está pendiente de todo, no al nivel mío a lo mejor, pero sabe cómo le va al Unicaja", asegura sobre su hermano

  • La carrera de Tuty Sabonis, en fotos

Gintaras Krapikas, junto a Tuty Sabonis en el Argüelles.

Gintaras Krapikas, junto a Tuty Sabonis en el Argüelles. / Zalgiris BC

Tautvydas Sabonis (Valladolid, 1992) es el segundo de los hijos de Arvydas. Durante muchos años estuvo en Los Guindos, como su hermano Domantas. Con 27 años se retiró del baloncesto activo tras una trayectoria en LEB Oro y se pasó a los banquillos. Ahora es técnico ayudante del Zalgiris Kaunas en la Euroliga y estuvo por Málaga unos días, trabajando con el equipo y enfrentándose al Unicaja en el Trofeo Costa del Sol en Antequera.

Tuty, como se le conocía en Los Guindos, estuvo en los micrófonos de Ser Deportivos y habló largo y tendido. "Cuando llego a Málaga siento nostalgia, sales del avión y la ola de calor te recuerda los buenos tiempos aquí. En Lituania ya hace frío y volver a casa, a Málaga, siempre da gusto. Estuve en Los Guindos desde minibásket hasta los 21 años, en mi última temporada en el Clínicas", recuerda el lituano, que a los 27 años se retiró tras jugar en varios equipos de la segunda categoría del baloncesto español: "Estuve el primer año con el filial. Jasikevicius se lleva después a todo el staff a Barcelona, se quedan algunas plazas vacantes y el director deportivo me llama y me dice que voy a estar con el primer equipo. Fue un shock, pero este es ya mi tercer año. Es un gustazo, pero es una responsabilidad muy grande. En Lituania se vive el baloncesto como aquí en España el fútbol. Cada situación, cada derrota, la gente lo vive mucho. También disfruta si se gana, pero cuando no lo hace o el equipo no rinde como es debido es exigente y se escucha el ruido. La temporada anterior fue malísima y este año estamos con las baterías cargadas".

Desde la lejanía, Tuty sigue la actualidad del Unicaja y tiene un conocimiento profundo de lo que pasa en en el club y de la plantilla. "Hablando con Paco Aurioles, el equipo tiene muy buena pinta. Faltaban Alberto, Brizuela, Perry... Pero a priori con Ibon y con el equipo tiene una de las mejores plantillas sobre el papel de los últimos años. Tiene dos pivots buenos, un 4-5, dos cuatros que se complementan bien, igual que los aleros, Alberto, Brizuela que sigue dando pasos, Perry viene de hacer un Eurobásket de escándalo, Tyson Carter cuando se acople lo hará muy bien, Djedovic tiene mucha experiencia Euroliga y ha jugado en ACB... Hay opciones de cambiar, jugadores versátiles que juegan en dos posiciones... Para un entrenador eso es un lujo. De ser un equipo muy español se ha pasado a otro con seis americanos y más extranjeros. Se ha cambiado pero esperemos para el bien de los malagueños y para el Unicaja que sea para bien", decía el que fuera ala-pívot, que incluso fue campeón de España junior con el Unicaja al lado de Pepe Pozas y Augusto Lima, ahora en la plantilla cajista: "No vi el Torneo de Lisboa, pero en Antequera nos sorprendieron bastante con su físico, con mucha presión y trap en el medio campo. No lo esperábamos en pretemporada y nos sorprendieron un poco. Fuimos haciendo ajustes y las piernas no aguantan tanto, los árbitros pitaron más después. Me gustó esa agresividad. Tienen muy buenos jugadores".

"Hace tres años estaba jugando al baloncesto, siempre soñé ser un jugador top y vivir de esto, pero la vida me ha dado un cambio radical, cada día vengo a trabajar, estoy muy contento de estar donde estoy. Aprendo de todo el mundo, doy pequeños pasos día a día y el baloncesto me llevará donde me lleve. Sólo quiero aprender, si llega la oportunidad algún día pues llegará", afirma Sabonis sobre lo que espera de su carrera como entrenador.

Luis Conde, Tuty Sabonis y Alberto Díaz. Luis Conde, Tuty Sabonis y Alberto Díaz.

Luis Conde, Tuty Sabonis y Alberto Díaz. / Unicaja B. Fotopress

La semana pasada se vio un curioso duelo entre Alberto Díaz y Domantas Sabonis, dos productos de Los Guindos. "A Alberto lo quiero mucho, aunque obviamente iba con mi país y mi hermano", recuerda Tuty: "Esa última falta que le saca a Domas. Todo el mundo sabe quién es Alberto y para esas cosas es de lo mejorcito de Europa. Le sacó la falta y estoy triste por Domas y nuestra selección. Con Alberto un poquito contento nada más (risas). No era falta de Domas, si no llega a sacar el brazo no hubiera habido problemas, pero Alberto sabemos cómo es. Es verdad que voy con Lituania, pero aún así sobre los árbitros, no es por meterme con ellos porque ya lo hace todo el mundo, en una posesión así te gusta que la decidiesen los jugadores y no ellos, queremos ver a los jugadores decidir con situaciones ganadoras".

"Sorprender es una palabra que no me gusta", dice sobre el papel que está haciendo Alberto con la selección, al tiempo que se deshace en elogios con el base malagueño: "No nos sorprende a los que conocemos a Alberto y sabemos lo que significa para Málaga y España, el corazón que tiene. El trabajo que hacía con 16 años y llegó al Clínicas y lo vi de cerca, sé todo lo que tuvo que pasar. Sorprender no me gusta, llega de estar descartado y hacer lo que está haciendo pues es lo que sabemos los que le conocemos que haría. Todos los halagos para su trabajo los merece, como también merece ser un fijo en la selección. Que lleve a Málaga, al Unicaja, a lo más alto también. Es el espíritu del club, es de Los Guindos. Como Domas, yo me crié allí. Que haya un chaval de Málaga que esté haciendo las cosas tan bien nos gusta a todos los malagueños. Todo el mundo quiere meter puntos y quiere dar asistencias, pero él da ejemplo desde la defensa, el entrenador también quiere jugadores de casta, trabajo diario y sucio, es el emblema de eso. Este tipo de jugador, de corazón como es él, se carga, en el buen sentido, al que le pongan por delante. Hemos visto muy buenos bases en Málaga, pero siempre acaba jugando el pelirrojo. ¿Por qué? Porque al final el día a día es lo importante. Y en eso es el mejor. Todo los malagueños le adoramos".

Tuty Sabonis, en su etapa en el Clínicas Rincón. Tuty Sabonis, en su etapa en el Clínicas Rincón.

Tuty Sabonis, en su etapa en el Clínicas Rincón. / Unicaja B. Fotopress

Por último, Tuty habló sobre su hermano Domas, que con 17 años debutó con el Unicaja antes de marcharse a la NCAA y de ahí dar el salto a la NBA. Ahora es un All Star y a sus 26 años está consolidado como un pívot de referencia en la Liga. Ahora le toca levantar a Sacramento. "Estuvo aquí en Fuengirola con la NBA, trabajando en la instalación de Berni, con Alfonso Sánchez también. Volviendo a casa, viendo a los amigos, la Málaga de siempre. Como yo, hemos estado tres años sin venir a Málaga por la pandemia y ahora todo está igual. Tenemos el mismo cariño a Málaga y la gente, la vida que hay aquí tiene poca comparación. Tenemos toda mi familia un gran aprecio a Málaga y sé que la gente nos quiere también. Domas siempre quiere volver a Málaga. Por supuesto que está pendiente de todo, no al nivel mío a lo mejor, pero sabe cómo le va al Unicaja, se informa por Twitter o Instagram de cómo va el equipo. Domas se alegra de todo lo bueno que le pase al Unicaja y en cuanto puede viene con la familia. Ahora vinieron nuestros padres también, seguimos teniendo la casa en Torremolinos y no tenemos intención de venderla. Málaga es una parte de nuestras vidas, nos criamos los cuatro hermanos aquí y somos malagueños", cierra Tuty Sabonis, entrenador ayudante del Zalgiris Kaunas y, también, un producto de Los Guindos como su hermano Domas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios