Unicaja Baloncesto

Gran ética de trabajo

  • La plantilla del Unicaja completa horas extra de entrenamiento para mejorar aspectos concretos del juego

  • Gran satisfacción con la disponibilidad en Casimiro y los técnicos

Frank Elegar realiza un mate. Frank Elegar realiza un mate.

Frank Elegar realiza un mate. / Unicaja B. Fotopress

Vladmir Stajánov fue designado en la Unión Soviética como Héroe del Trabajo Socialista. De su apellido deriva el estajanovismo, sustantivo que se emplea para definir a aquellas personas productivas y esmeradas en su trabajo. Batió el récord de 102 toneladas de carbón extraídas en 5 horas y 45 minutos de trabajo allá en Ucrania.

El Unicaja también tiene esta temporada jugadores abnegados, trabajadores insistentes en la mejora a través del esfuerzo y la dedicación. Es habitual ver a los jóvenes, como Rubén Guerrero, Ismael Tamba y Morgan Stilma, tras los entrenamientos colectivos hacer trabajos concretos de tecnificación o tiro con Ángel Sánchez-Cañete, Paco Aurioles y Germán Gabriel. También sesiones particularizadas de vídeo de toda la plantilla, pero hay más detalles concretos de que hay una buena ética de trabajo en esta plantilla.

Por ejemplo, el pasado jueves Melvin Ejim casi una hora después de acabar el entrenamiento con Paco Aurioles rutinas de tiro desde todas las posiciones del ataque, en movimiento o a pie parado. Una anécdota que sucedió el domingo anterior, tras el partido ante el Joventut, es que hubo que buscar las llaves de Los Guindos para que Axel Toupane pudiera ejercitarse porque en el Carpena no se podía ese día. El francés ya trabajó tras jugar cinco minutos en el mismo parqué y, pese a que había entrenamiento por la tarde, quería afinar su puesta a punto. También lo hizo este jueves por la tarde en solitario en la factoría malagueña con la ayuda de Aurioles, mientras los jóvenes de la cantera también terminaban de preparar sus partidos del fin de semana. También es habitual ver a Alberto Díaz con largas sesiones de tiro con Paco Aurioles y Ángel Sánchez-Cañete.

En general, hay una gran satisfacción en el cuerpo técnico del Unicaja con la disponibilidad de los jugadores para el trabajo, con su capacidad para adaptarse a lo que se le pide. En momentos en los que, como sucede ahora, el equipo gana y encadena triunfos, el ambiente mejora. Pero aseguran en el vestuario que no hubo tampoco dudas tras las dos primeras derrotas ante Manresa y Tenerife. El triunfo en Vitoria fue un punto culminante para adquirir confianza y esta nueva salida ante otro equipo de Euroliga, Valencia Básket, llega en un contexto totalmente distinto.

Durante la temporada no hay mucho margen para hacer tecnificación o trabajar en detalles concretos porque la competición y el descanso abarcan casi todo. Hay que tener cuidado con las cargas, supervisadas por los preparados físicos, porque pueden ser contraproducentes.

La plantilla se ejercitó ayer en Los Guindos al estar el Carpena ocupado y Jaime Fernández volvió a hacerlo a buen ritmo. Esas molestias en el talón no se marchan del todo, pero sí se alivian con descanso. Estará mañana en la pista del Valencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios