ÚLTIMA HORA Irán lanza un ataque contra Israel con "docenas de drones"

Unicaja

Unicaja - Obradoiro: No es un día cualquiera (18:00)

Osetkowski realiza un mate.

Osetkowski realiza un mate. / ACB Photo / M. Pozo

El Unicaja ha conseguido algo fantástico esta temporada, más allá del título de Copa y los resultados que puedan venir. Cada partido en el Carpena es un acontecimiento, un motivo de fiesta. Quedan menos de 500 entradas para ver el duelo ante el Obradoiro. Pero da igual realmente quién está enfrente. Ya no se llena sólo contra el Madrid o el Barça. Ha producido un efecto imán para que cada encuentro sea un acontecimiento. Y esa es la mayor medalla que se pueden colgar dirigentes, entrenadores, staff y jugadores. Haber tocado la fibra de una afición que se había ido alejando progresivamente tras años lejos del estatus del club. Hay, evidentemente, una cuota muy importante de resultados y victorias. Gusta ver ganar, pero va más allá. Un estilo que identifica, jugadores con carisma y un juego moderno, dinámico y atractivo. Conseguido el pase a la Final Four de la Basketball Champions League, objetivo de partida que se había fijado el club al iniciar la campaña europea, vienen unas jornadas de ACB, seis partidos, antes de la pelea por el título continental. Momento de escalar en la Liga Endesa, con un calendario que, salvo la visita al Madrid, y puede que el equipo de Chus Mateo esté aún inmerso en los play off de la Euroliga, es peleable. El cuarto puesto está a un triunfo y el Lenovo Tenerife da algún síntoma de cansancio, aunque hay que respetar al máximo al cuadro canario.

Viene por Málaga el Obradoiro, un equipo marcado por el estilo de Moncho Fernández, el ocupante más longevo en un banquillo de Liga Endesa. “Me pone trampas tácticas de nivel Euroliga”, dijo alguna vez Jasikevicius. Cuenta con el respeto de sus colegas Fernández, que moldea a Rubén Guerrero. El pasado fin de semana metió la canasta decisiva e hizo una gran defensa final para vencer al UCAM Murcia. Está teniendo minutos el gigante malagueño tras tres temporadas en Málaga y es bueno para su progreso. El Unicaja tiene opción de decidir sobre su futuro en 2024.

Tiene cosas distintas el Obradoiro. Desde un base de calibre Euroliga como Westermann, al que las lesiones sacaron de su hábitat natural, hasta nacionales que han dado un paso adelante (Vicedo y Suárez) y el trío canadiense formado por los Scrubb y Kassius Robertson, que conforman el núcleo anotado más potente. Es un equipo alto, con poderío físico. Se ha sobrepuesto a la ausencia de un talento diferencial con Bender, al que se estaba recuperando para el baloncesto continental de alto nivel. También está fuera Page. En Fontes do Sar al Unicaja le costó sangre, sudor y lágrimas sacar el partido, fue de los equipos de zona media-baja ante el que más sufrió en la primera vuelta de la competición.

Tyson Carter no se entrenó el viernes pero había mejorado de su esguince de tobillo y parece que podrá echar un cable. Sigue fuera Alberto Díaz y habrá minutos seguramente para Mario Saint-Supéry, cada vez más cómodo en la rotación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios