Unicaja

Un 73% que escuece

  • El altísimo porcentaje de tiros de dos del Tofas, con muchas bandejas y mates, retrató la defensa del Unicaja en Turquía

  • Tanto Gerun como Elegar quedaron señalados en el partido en Bursa

Imagen del Tofas Bursa-Unicaja Imagen del Tofas Bursa-Unicaja

Imagen del Tofas Bursa-Unicaja / eurocup

La derrota en Bursa dejó mal cuerpo, evidentemente, en el seno del Unicaja. El equipo malagueño tuvo una bola para ganar el partido en el Tofas Spor Salonu de la ciudad turca, pero la desperdició. El equipo regresó tras el partido en el chárter (el club hizo un esfuerzo importante pagando 90.000 euros para que tanto la ida como la vuelta fueran más cómodas para la plantilla) y en la cabeza estaba lo que se había fallado, no sólo en esa última jugada, para un partido que no fue bueno. Es cierto que había dos bajas de mucho peso (también tenía el rival la de Sammy Mejía, hombre capital), Adams y Suárez. Pero, aunque se hubiera ganado y ello hubiera sido un empujón enorme en la clasificación, se fue a remolque en el marcador y en el juego de un rival que, salvo en el colapso de cinco minutos en el cuarto final, fue nítidamente superior.

Seguramente no perdió el Unicaja sólo en ese balón que se extravió entre Alberto Díaz y Thompson el partido de manera concreta. Hubo un detalle que preocupó bastante. Fue un goteo de canastas sencillas permitidas al rival, muchos mates y bandejas, algunas sin oposición. El 73% en tiros de dos que hizo el rival (27/37) le permitió compensar el mal día en el triple (4/17). Pasar del 50% en tiros de dos está correcto (el Unicaja no llega en ACB, sí en Eurocup, esta temporada a esa cota), superar el 60% no es muy frecuente y rebasar el 70% ya es extraordinario. Y eso hizo el equipo turco.

La mala protección del aro fue un problema importante y que es recurrente. Aunque las cifras defensivas han mejorado bastante esta temporada respecto al anterior, hay campos de mejora evidentes. El Unicaja concede un 55% en tiros de dos a los rivales entre ACB y Eurocup. Un número elevado, la lectura del pick and roll no es la mejor y Casimiro debe hacer ajustes en los partidos. Por ejemplo, en ACB sólo cuatro equipos (Barça, Baskonia, Iberostar y Valencia) rebasan esa cota a favor. En Eurocup son cinco (MoraBanc, Virtus, Andorra, Joventut y Galatasaray). El Unicaja mete un 53% en Eurocup y sólo un 48% en ACB, sólo empeorado por el Estudiantes.

Un ejemplo evidente de que algo no funcionaba en defensa es que Rubén Guerrero tuvo minutos cuando el partido estaba ya en el cuarto final y muy cuesta arriba. Fue la solución que encontró Casimiro después de no haber empleado al malagueño en todo el partido. El pívot, con sus limitaciones por falta de experiencia, dio un plus y cambió el ritmo de la defensa, con buenas ayudas y 2x1, más lógicos que los de Gerun. Cuando se fichó al ucraniano se pensaba en un jugador más aguerrido en defensa. No está mostrando contundencia y tampoco es un buen lector de los ataques rivales. Con frecuencia se despista y concede canastas fáciles. Tampoco estuvo a la altura Frank Elegar. El neoyorquino, especialista defensivo, jugó un partido desconcertante. También llegando tarde, con algunas faltas impropias, errores de concepto también... Contrastró contra su muy serio partido ante el Obradoiro.

Ahora sube el nivel de dificultad y hay que elevar el nivel de rendimiento propio. Se echó en falta, evidentemente, a Carlos Suárez, el hombre orquesta del equipo malagueño en la faceta defensiva. Pero igual que no estuvo en Turquía se puede perder más partidos el capitán. En el Top 16 no se permiten vacilaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios