Fichajes Unicaja Baloncesto Volodymyr Gerun será el segundo fichaje

  • El acuerdo con el pívot del Breogán está cerrado y será oficial en breve

  • De 208 centímetros y 25 años, se espera energía y dureza bajo aros

Volodymir Gerun celebra una canasta.

Volodymir Gerun celebra una canasta. / ACB Photo

La negociación para hacerse con los servicios de Volodymyr Gerun ha llegado a su fin positivamente y el pívot ucraniano (25 años y 2.08 metros) será jugador del Unicaja para las próximas temporadas. Tras una buena temporada en el Cafés Candelas Breogán, con el que ha bajado a LEB Oro, el club malagueño estima que el mejor reboteador ofensivo de la competición es un buen refuerzo para endurecer el juego interior, uno de los defectos estructurales que se detectaron en la plantilla de la temporada recién acabada.

Gerun es un jugador con experiencia tras salir de su país con 18 años rumbo a la NCAA. Después subió escalones progresivamente desde la LEB Plata hasta llegar a la ACB y hacer un buen año en Lugo. En 25 minutos por partido, 11.4 puntos (59% en tiros de dos y 62% en tiros libres) y 6.6 rebotes para 15.4 de valoración. Ante el Unicaja completó buenos partidos, con un dato reseñable, 11 rebotes de ataque entre los dos partidos.

El ucraniano firmará un contrato por tres temporadas, aunque con cláusulas de corte por las dos partes. Supone la constatación de que se remodela todo el juego más interior, con las salidas de Okouo, Lessort y Shermadini. Desde el club se valora la calidad del francés y el georgiano, pero se estima que Deon Thompson, seguido durante años antes, y Gerun encajan mejor en la filosofía de juego de Luis Casimiro, que hacen más duro el juego interior. Todo ello con la figura de Rubén Guerrero, que fue el primer eslabón cambiado, en el lugar de Okouo, ya en el tramo final de la campaña pasada. De partida, se cuenta con el marbellí para que se gane los minutos y eleve el nivel de trabajo.

Tras haber pasado por la Canarias Basketball Academy y por Logroño, Getafe, Lérida, Barcelona y Lugo, la integración no es un problema para Gerun, que sabe perfectamente a dónde viene. Internacional absoluto con su país, jugó contra España en las pasadas ventanas. La duda, presente en cualquier fichaje, es si dará el nivel para jugar en el Unicaja, pero hay convencimiento en el seno del club de que es una apuesta acertada y que no entraña demasiado riesgo. Se ha seguido su progresión desde que estaba en LEB Oro, donde se le consideraba el mejor pívot de la competición, pero se aguardaba un refrendo en la ACB, que ha llegado en Lugo.

Gerun dará, espera el Unicaja, ese energía y dureza bajo el aro que se ha echado en falta la pasada temporada. Por condiciones físicas o atléticas, Shermadini y Lessort las tenían para ser más intimidadores de lo que fueron. No es que sea un gran taponador Gerun (0.5 por partido), pero tiene menos reparo al contacto y no le falta tacto para definir cerca del aro. Es otro perfil, indudablemente, sin la capacidad para crear en el poste bajo de sus antecesores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios