Unicaja

Will Thomas, el asterisco

  • La continuidad del pívot de Baltimore es el gran debate en la planificación por su alta ficha y edad

  • El Unicaja abordará el caso en las próximas semanas, sin la urgencia de otras renovaciones

  • Optimismo con Dylan Osetkowski

Will Thomas, durante la Copa del Rey

Will Thomas, durante la Copa del Rey / ACB PHOTO

El Unicaja ya tiene resuelta una gran parte de la planificación para la próxima temporada, seis renovaciones ya presentadas, con un trabajo minucioso en el club desde antes de la Copa; enero fue el punto de origen, por orden de prioridades, con los jugadores que ya han firmado, además de Ibon Navarro y Juanma Rodríguez, el director deportivo ya ha convencido a Perry, Kalinoski, Djedovic, Ejim, Brizuela y Kravish; todos, salvo el pegamento canadiense, firmaron un nuevo contrato multianual.

En Los Guindos ahora empieza otra fase en esas gestiones para el siguiente curso, se quiere contar con la mayoría de efectivos, aseveraba Juanma Rodríguez recientemente que es optimista en que siga un 95% de la plantilla. Hay algún asterisco, como el de Will Thomas, la gran incógnita porque no es un cualquiera. “También habrá que hablar con él, pero son otros tiempos. Hemos priorizado esos jugadores que tenían ofertas importantes”, la única pista que daba López Nieto sobre el tema, esa conversación debería producirse en la fase final de temporada, cerca del verano.

Al club le encantaría que siguiera el pívot de Baltimore, necesario en este Unicaja por lo que aporta en las relaciones en el vestuario, ahora hasta sonríe, además de cómo crece en la cancha cuando se pone por delante un día grande, siempre aparece en esos partidos de cartel, es oro el contar en la plantilla con alguien de tanta experiencia, un valor seguro pese que su apariencia denote esa pachorra, pero cuando el tío Will está, marca diferencias con facilidad. Nunca se dudó de él, se le esperó hasta diciembre para que terminara de entrar, se daba por descontado cuando llegó por sus temporadas anteriores en Euroliga. En el Unicaja existe sopresa, mensaje que incluso se ha deslizado en algunos jugadores, que es alguien muy distinto al Will Thomas de la primera etapa, hasta en eso se ha tenido esa pizca de fortuna. Se le con admiración, un profesional intachable, carácter ganador; por muchos motivos, la apuesta fue costosa el pasado verano.

Will Thomas es el jugador mejor pagado de la plantilla, una ficha que prácticamente inasumible en el plan para la 23/24, es el gran contra en la balanza; además de obviamente su edad, cumplirá 37 años el 1 de julio. Demasiado riesgo en repetir ese esfuerzo. Su continuidad parece que dependerá de cuánto renunciaría Thomas en su ficha, en disposición aún, por lo mostrado en la Copa del Rey, magnífico escaparate, de tener físico aún de firmar algún que otro buen contrato en su carrera. Es una tesitura siempre compleja, el Unicaja está alcanzando la fibra del jugador a la hora de proporcionar estabilidad, en una ciudad como Málaga que siempre es atractiva para los extranjeros. Es por ello que el caso de Will Thomas se aleja de los anteriores precedentes.

Hay una opción de corte el Unicaja en verano, opción que queda aparcada, porque la idea firme es sentarse. Ibon Navarro fue en su día el gran culpable de su fichaje, siempre mostró un especial interés cuando surgió esa opción, y actualmente siente devoción por el jugador. No obstante, es un tema de club y echar números, con un Will Thomas además que se siente muy valorado en la entidad, no solo económicamente.

La continuidad de Dylan Osetkowski o el interés en hacerse con Tyson Carter en propiedad son asuntos que van por delante en esa lista de tareas, aún en abril y con gran margen hasta el verano, inmerso en la competición, agentes externos del mercado obligaban a tener que anunciar renovaciones en abril y ahuyentar así a la Euroliga. Ahora ya caerán con cuentagotas, con el nombre del californiano como gran reclamo para que sea el siguiente en pasar por los despachos.

Compaginando esas gestiones con una situación deportiva inmejorable. Sigue el Unicaja a un nivel excelso, sin Alberto Díaz, otro capítulo aparte; son ocho victorias consecutivas y mostrando una superioridad que está muy cerca del nivel de febrero, en la fase de la temporada óptima. Todo fluye en Los Guindos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios