Unicaja

El colega del padre de Wiltjer

  • Gordon Herbert, que compartió selección canadiense con Gregg, padre de Kyle, es el reputado técnico del Fraport Skyliners, un equipo interesante

Gordon Herbert, tras ganar en 2016 la FIBA Europe Cup en Frankfurt. Gordon Herbert, tras ganar en 2016 la FIBA Europe Cup en Frankfurt.

Gordon Herbert, tras ganar en 2016 la FIBA Europe Cup en Frankfurt. / efe

El canadiense Gordon Herbert (Penticton, 1959) es el técnico que lleva las riendas del Fraport Skyliners de Frankfurt desde 2013. Es una institución en la capital financiera de Europa, donde cumple su tercera etapa. La primera fue de 2001 a 2004 y la segunda en la campaña 2010/11. Ganó la Bundesliga en 2004 y en esta última etapa triunfó con la FIBA Europe Cup en 2016.

Herbert tiene una historia curiosa detrás. Tiene también nacionalidad finlandesa. Una vez salió de la Universidad de Idaho (1982), desarrolló su carrera de jugador hasta 1994 en Finlandia. Se convirtió en una institución en la canasta del país e hizo una transición rápida a los banquillos. En los últimos 25 años ha dirigido en Finlandia, Austria, Alemania, Francia, Grecia y a la selección de Georgia. También lo hizo en la ventana de febrero pasado con la selección de Canadá, con cuya federación colabora estrechamente. Ha sido también técnico ayudante de los Raptors en esta década, como ahora lo es Sergio Scariolo. Curiosamente, el técnico italiano se midió como entrenador a Herbert en la Euroliga 2007/08, en la que dirigía al Aris de Salónica.

Necesitamos controlar el tempo del partido y parar a sus pívots y a sus tiradores

Herbert es un profundo conocedor del baloncesto de su país, a pesar de estar desde hace muchos años fuera. Años atrás ya reclutó al poderoso exterior Philip Scrubb, ahora en el Zenit. En su plantilla actual tiene al gran tirador Heslip y a otro exterior, Trae Bell-Haynes. Y conoce bien a Kyle Wiltjer. No sólo porque sea un jugador de órbita de selección (es posible que el cajista vaya a la próxima ventana de noviembre con su país) sino porque durante varios años fue compañero de su padre, Gregg, en el combinado nacional canadiense. Ambos formaron parte del mayor hito del baloncesto del país, el cuarto puesto en los Juegos Olímpicos de Los Angeles'84, y también participaron en el Mundial'86, disputado en España. Herbert era un alero de 1.98 metros que complementaba a figuras de aquella selección canadiense (Triano, Kazanowski, el propio Wiltjer, Sims...).

En los últimos años en Frankfurt, bajo la batuta de Herbert, se han lanzado las carreras de jugadores importantes, como Isaac Bonga (ahora en los Lakers), el citado Scrubb, Johannes Voigtmann (Baskonia), Aaron Doornekamp (Valencia), Danilo Barthel (Bayern) o Jordan Theodore, el año pasado en Milán. Herbert expone hoy su obra en Málaga y explica su fórmula para ganar: "Necesitamos controlar el tempo del partido y hacer un mejor trabajo ejecutando nuestro ataque a media pista. También necesitamos parar a sus pivots en la pintura y defender a sus tiradores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios