Crónica y resultado del Unicaja-Betis de la Copa de Andalucía El Unicaja, rey andaluz (99-82)

  • Los malagueños se imponen de manera plácida al Betis en la Copa de Andalucía y ya mira al debut en la ACB

  • Estelares Bouteille y Francis Alonso

La plantilla del Unicaja posa con la Copa de Andalucía. La plantilla del Unicaja posa con la Copa de Andalucía.

La plantilla del Unicaja posa con la Copa de Andalucía. / unicaja b. photopress

El Unicaja terminó con una alegría y recuperó la corona andaluza. Pasó por encima del Real Betis con suficiencia y ya mira a Badalona, donde la temporada 2020/21 echará a andar. Un curso marcado por la pandemia del COVID-19 donde vuelve a haber sobre la mesa retos ambiciosos. Por recurrente que parezca, el hecho de competir por regresar a la Euroliga es sugerente per se. Las sensaciones de la pretemporada son contradictorias, con sólo victorias ante los sevillanos. No quedan dudas de que hay herramientas para pelear en las alturas, sobre todo cuando se vacíe la enfermería, pero que la diferencia entre el suelo y el techo aún es grande. Hubo algunas fugas preocupantes. 

Quizá lo más positivo es que los jugadores que tenían el billete trece y catorce están para algo más. Francis Alonso, 20 puntos en un Carpena gélido y cuya imagen cuesta ver, ya ha demostrado qué jugador es. Se conocía su mano privilegiada y su ética de trabajo, pero lo ha trasladado a los partidos. Ahora queda lo más difícil, hacerlo en los días de verdad. Yannick Nzosa, al que se quería en ese rol para completar entrenamientos, está para rascar minutos. Con un margen de crecimiento grande, puede aportar desde ya. Y más con el escenario que hay por dentro. También Pablo Sánchez, que sigue haciendo méritos cuando tiene oportunidad. Le espera un desafío bonito y a la par de duro en Marbella. Pero la mejor noticia es que que los jóvenes vengan empujando es que la competencia en la plantilla sube otro peldaño. 

Metió triples el Unicaja, se fue hasta los 17 en 29 intentos, y en ese escalón pocos pueden seguirle. Aunque atrás hace falta otra vuelta de tuerca. En el partido que menos se encajaron 74 puntos. Quizá se adolece de algo de físico. Adelante falta algo de compensación entre un perímetro devastador, a falta de Jaime Fernández, y una pintura que no se acerca aún al notable. Corre el riesgo de que se corra dependencia de unos tiradores fabulosos. Sobre Axel Bouteille, que está para darle las llaves. Preparado para liderar a un equipo de este calibre, él marcará en parte la cima. Mejora Abromaitis, único refuerzo, al que la vuelta de Suárez le hará mucho bien. Tiene puntos y dará solidez con el paso de los meses. La impresión con él es que, mejor o peor, pero está todos los días. 

Arrancaba el derbi andaluz con en intercambio de canastas, en unos tanteos altos. 12-12 a los cinco minutos tras un triple de Feldeine, que rescató para la ACB el Betis desde Israel. Todo el castillo del Unicaja, a excepción de una canasta, se construía desde el perímetro. Cinco triples (dos de Francis Alonso y Abromaitis y uno de Bouteille) abrían la primera y definitiva rendija (17-12). Le faltaba equilibrio a los de Luis Casimiro, que apenas inquietaban por dentro. Una prueba fiel era que los de Segura fueron 14 veces al tiro libre, por cuatro de los cajistas. Se cegaba en un tramo la vía del 6.75 y Ndoye, que aspira a ser referencia verdiblanca y que debutaba, hacía daño por dentro (23-20). Gerun contrarrestaba con un par de canastas. 

Para entonces Gal Mekel ya jugaba su propio partido, con un dominio grande en el que disputaban el resto. Dos entradas del israelí daban oxígeno, pero era en el pase donde hincaba el diente. Nueve asistencias dio en los primeros 20 minutos, con Abromaitis (14 puntos) y Bouteille (10) frotándose las manos. Ocho triples contaba el Unicaja a la media parte, con un porcentaje alto (57%). El ex del Zenit, pese a ello, trataba de equilibrar con más presencia por dentro. Mekel, un base como no había uno en el Carpena desde hace mucho, ponía caramelos a los tiradores. El Betis, con un proyecto con muchos nombres nuevos y que aspira a dar un salto, se agarraba con las uñas al choque. Producía desde la personal con TJ Campbell para mantenerse en una distancia prudencial (45-38). 

Kay y Feldeine le daban al Unicaja de su medicina en la salida de vestuarios y comprimían mucho (47-44). Un disparo que esquivó el equipo malagueño, que tenía una marcha más y la metió. Vinieron los mejores minutos de los de Luis Casimiro, que jugaron fácil y camparon a sus anchas. Respondieron duramente con un parcial de 17-4 para poner el 64-50. Dos productos de Los Guindos como Alberto Díaz y Francis Alonso metían desde fuera. Es bonito ver como varios canteranos confluyen en el primer equipo. Los mejores días del club cajista fueron cuando hubo reflejo de la cantera en el Carpena. Kay se mostraba en un pabellón donde pudo acabar y curiosamente Waczynski y Rubén Guerrero, que se habían mostrado muy erráticos y de los que se requiere un paso adelante, estiraban al máximo (69-54). Quedaba echarle el lazo. 

Intentaba el Real Betis gastar sus últimas balas en los primeros minutos de Nzosa, en una semana donde se anunció su fichaje por la prestigiosa agencia estadounidense CAA. Y el Unicaja le puso el broche con lo que mejor ha demostrado saber hacer. Aciertos de Alberto Díaz (4/4 desde el perímetro), Francis Alonso y Bouteille devolvían la corona andaluza. Una sonrisa para acabar la pretemporada porque lo bueno ya está aquí. Espera Badalona y ya empezará una cuesta que acabará en junio a más tardar. Expectación por ver cómo responde el tercer proyecto de Luis Casimiro en Málaga. Aunque con luces y sombras, hay mimbres. 

Estadísticas finales del Unicaja-Real Betis de la Copa de Andalucía. Estadísticas finales del Unicaja-Real Betis de la Copa de Andalucía.

Estadísticas finales del Unicaja-Real Betis de la Copa de Andalucía. / unicaja

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios