Unicaja

La cuestión del público

  • El protocolo de la FIBA para la vuelta de las competiciones deja abierto el dilema

  • Varios positivos en cuatro equipos de la ACB esta semana

Lance del Baskonia - Unicaja celebrado en la burbuja de Valencia sin público en las gradas. Lance del Baskonia - Unicaja celebrado en la burbuja de Valencia sin público en las gradas.

Lance del Baskonia - Unicaja celebrado en la burbuja de Valencia sin público en las gradas. / acb photo

Con el calendario hipotecado hasta que se confirme la entrada del Guipuzkoa Basket en la competición y la Supercopa programada para el día 12 de septiembre, la Liga ACB ha recolectado esta semana algunos positivos por Covid-19 en varios equipos. Real Betis, Estudiantes, Iberostar Tenerife y Herbalife Gran Canaria (un miembro de su cuerpo técnico) han reportado casos en su mayoría asintomáticos y mañana lunes será un día de test para gran parte de conjuntos de la competición ya que se trata de una fecha marcada para gran parte de ellos para el inicio de los entrenamientos. Es el caso del Unicaja.

El conjunto malagueño tiene unos protocolos estrictos en sus lugares de entrenamiento y utiliza una empresa externa que certifica el cumplimiento y la correcta aplicación de la metodología necesaria para evitar contagios. Los jugadores pasarán el lunes los test y no estarán juntos hasta que no se compruebe que ninguno de ellos es positivo, entre otras muchas medidas. Como la ACB, el conjunto malacitano tiene la experiencia de los entrenamientos y la disputa de la fase final en Valencia como bagaje ante la próxima campaña que se avecina.

Tal vez por eso, las recomendaciones recién publicadas por la FIBA para la vuelta de las diferentes competiciones que dependen de ella y las ligas nacionales no han cogido desprevenidos a los equipos del baloncesto español, que decidió correr el mínimo de riesgos concentrando a todos los conjuntos en una ciudad deportiva con las canchas y elementos necesarios para poder entrenar y jugar en una pequeña burbuja. La Supercopa será similar y la previsión es que se arranque la temporada sin público en las gradas en las últimas semanas de septiembre.

El protocolo de la FIBA deja la entrada de público a disposición de lo que ordenen los diferentes gobiernos en relación a la celebración de eventos. De momento, con el fútbol a puerta cerrada marcando el camino y los rebrotes provocados por el ocio estival, parece difícil que vuelvan los espectadores a pesar de que hay eventos en los que sí se permite la entrada de público  a centenares dentro de algunas restricciones.

Con una competición que se disputará en diferentes comunidades autónomas, unificar el criterio de entrada de público es básico para la igualdad en la competición, del mismo modo que si avanzan las fechas de juego y se decide dejar entrar espectadores a las canchas, hacerlo con patrones similares de ocupación y medias para evitar los contagios.

En cualquier caso, con el precedente del final de la Primera y Segunda División de fútbol gestionar la ACB en cada uno de los pabellones parece viable sin excesivos problemas, los viajes y las estancias en entornos distintos a los habituales parecen los aspectos más complicados junto con el comportamiento individual de los jugadores. Al margen de eso, la será más difícil de gestionar la celebración de la Eurocup, donde los distintos países con las distintas situaciones y posturas –el Brescia, por ejemplo, planteó a su Liga que sólo jugaría con público– serán un quebradero de cabeza mayor para los dirigentes del baloncesto. Sin fecha aún para los abonos, las próximas semanas serán importantes para saber cuando puede volver el público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios