Unicaja

Granger: "Plaza me decía diviértete y lo recuerdo todos los días ahora"

  • El uruguayo, que vuelve a jugar a un buen nivel en el Alba, recuerda un pasaje con el entrenador catalán durante su etapa en Málaga

Granger, con algunos compañeros, en el partido en Moscú. Granger, con algunos compañeros, en el partido en Moscú.

Granger, con algunos compañeros, en el partido en Moscú. / efe

Jayson Granger vive en Berlín su mejor momento profesional desde hace varias temporadas. Al uruguayo, uno de la amplia nómina de ex cajistas que juegan en Euroliga, le están respetando por fin las lesiones y saborea una continuidad que deseaba. No hay que olvidar que viene de superar una rotura completa del tendón de Aquiles, un proceso largo de recuperación que terminó levantando el título de la ACB en Valencia. Sin duda, una historia carne de documental. Terminó su contrato con el Baskonia y decidió embarcarse en una nueva aventura en su carrera. Rumbo a Alemania para ponerse a las órdenes de Aíto y competir al máximo nivel europeo. Los números refrendan un nivel notable. 

Y le va bien al base, que vuelve a disfrutar del baloncesto de manera plena. "Me siento como un niño de 12 años. No te lo imaginas. Sonrío todos los días, voy a entrenar, trabajo en el gimnasio. Los entrenadores son geniales, los compañeros de equipo son geniales. La ciudad es muy bonita. Realmente me despierto por la mañana y digo 'guau, voy a jugar baloncesto'. Ha sido tan largo. Me siento mejor todos los días. Intento llegar a mi mejor nivel y estoy 100% seguro de que llegaré allí. El trabajo duro siempre trae recompensas. Me rompo el culo todos los días para llegar a ese nivel", reflexionaba en una entrevista a corazón abierto en Eurohoops

"Estoy muy feliz y orgulloso de mí mismo por la forma en que supere mis lesiones", continuaba el charrúa, que profundizaba en su momento actual: "En cuanto a la salud, estoy al 100%. Pero, por supuesto, me puse a trabajar en otros aspectos de mi juego. No tengo la misma velocidad o capacidad de salto que tenía hace dos años. En cuanto al baloncesto, siento que el juego está volviendo a mí. Estoy trabajando y espero que podamos ver esto en los próximos juegos. Estoy muy contento de estar aquí, jugar en la mejor competición europea de baloncesto y estoy 100% seguro de que seré el buen jugador de baloncesto que era antes". 

Llegó a pensar varias veces en la retirada, concretamente dos, pero sacó fuerzas para seguir adelante. La Mamba Mentality de Kobe Bryant, con el que confundieron en muchas ocasiones, y su hijo Jann, que tuvo con la periodista española Milena Martín, fueron los asideros a los que agarrarse. Ahora es un jugador y una persona nueva. En parte, también gracias a vivencias que tuvo en el Unicaja. "Uno de mis antiguos entrenadores cuando estaba en Málaga, Joan Plaza me decía 'diviértete'. Y lo recuerdo todos los días ahora mismo. Cada vez que entro a la cancha, incluso cuando me siento cansado o siento que mi cuerpo no está bien, trato de divertirme. Intento salir y divertirme con mis compañeros. En cuanto a mis objetivos, quiero ser mejor cada día. Tengo 31 años y siento que tengo mucho margen para mejorar. Tengo un gran entrenador a mi lado", contaba. 

Sobre Aíto, también con pasado en Málaga, tenía buenas palabras. "Aito es una gran persona, un gran mentor al enseñarme sobre el deporte. Ese hombre sabe mucho sobre baloncesto. Es algo increíble. La forma en que trata a un chico de 17 años y a un chico de 30 es increíble. Y esto me hace amar el juego aún más. Tal vez en el pasado, perdí un poco el amor por el juego por todas las cosas que me sucedieron, pero ahora lo recuperé. Veo la luz del sol y realmente lo estoy disfrutando", explicaba Jayson Granger, que daba las razones para marcharse al Alba: "Fue un gran cambio. Después de no jugar casi toda la temporada pasada mucha gente dudaba de mí, porque no estaban seguros de si podía seguir jugando todas las semanas a un alto nivel. No los culpo, los respeto. Sé cómo funciona el negocio del baloncesto. Uno de mis principales objetivos era seguir jugando en la Euroliga y el Alba me dio la oportunidad. Fue la situación perfecta para mí y mi familia para seguir jugando al más alto nivel, recuperar mi confianza y volver a sentirme cómodo en la cancha de baloncesto". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios