Unicaja

Malcolm Thomas: un enamorado de Málaga, un escudero de Kawhi Leonard y un jornalero NBA

  • El estadounidense, que será el refuerzo interior, tiene una amplia trayectoria en sus 10 años de carrera como jugador profesional

Malcolm Thomas, en su etapa en el Fenerbahçe. Malcolm Thomas, en su etapa en el Fenerbahçe.

Malcolm Thomas, en su etapa en el Fenerbahçe.

Malcolm Iseiah Thomas es el elegido por el Unicaja para reforzar el juego interior, el hombre anhelado por Fotis Katsikaris. Hay un acuerdo con el estadounidense para unirse hasta junio, pendiente de ser oficializado por el club de Los Guindos. No es un desconocido el pívot, que jugó más de 100 partidos de Euroliga en algunos clubes punteros de Europa. Lleva 10 años como jugador profesional, iniciando su carrera en 2011 cuando no salió entre las 60 elecciones del Draft de la NBA. Un primer paso sintomático visto con perspectiva y es que se marchó a Korea para enrolarse en el Ulsan Mobis Phoebus. Una década después se confirmó como un trotamundos del baloncesto. Jugó en 17 clubes y en nueve países diferentes (Estados Unidos, Korea, Filipinas, Israel, Rusia, Alemania, China, Puerto Rico y Turquía). Con el equipo malagueño llegará por primera vez a España y debutará en la exigente ACB. 

Ya cambió varias veces de equipo en su etapa universitaria, donde pasó por Pepperdine, San Diego City y San Diego State. Esa última vuelta a los orígenes, el mismo lugar donde recibió la enseñanza secundaria, le permitió sacar su mejor versión, al lado de uno de los mejores jugadores del mundo. Compartía vestuario con Kawhi Leonard (tres años menor), que fue elegido en el número 15 por San Antonio, donde luego también coincidirían ambos. Fueron los últimos años de los grandes Spurs de Popovich, una temporada antes de su último campeonato. El alero, ganador de dos anillos y varios MVP, es una de las grandes estrellas de la liga y ahora busca hacer historia con Los Ángeles Clippers. Los dos fueron los líderes del conjunto californiano durante dos temporadas, con números sobresalientes. Thomas estuvo por encima de los 10 puntos, ocho rebotes y dos asistencias. 

Luego comenzó su particular lucha por poder ser parte de la NBA. 40 partidos (tres de play off) tiene en sus piernas el que será jugador cajista, con ocho minutos de media en pista. Pasó por siete franquicias (Spurs, Bulls, Warriors, Jazz, Sixers, Cavaliers y Celtics). En Cleveland y Boston no llegó a debutar, siendo cortado antes. Durante todo ese periplo también jugó en la G League, en muchos equipos vinculados. Pasó en cuatro etapas por Los Ángeles D-Fenders, afiliado de los Lakers. Él compartía meses atrás una imagen en redes con unas bonitas palabras hacia Kobe Bryant, con el que estaba sentado. Todas esas experiencias cerca de su lugar natural le permitían vivir con su hija, que no suele acompañarle en sus aventuras en Europa. También lo intentó varias veces en la Summer League. Un esfuerzo tenaz sin mucha fortuna. 

Malcolm Thomas, con Kawhi Leonard al fondo. Malcolm Thomas, con Kawhi Leonard al fondo.

Malcolm Thomas, con Kawhi Leonard al fondo. / san diego union tribune

"No era la organización equivocada, pero muchas veces cuando estaba en un equipo de la NBA entraba como tal vez más tarde en la temporada, así que no conocía los sistemas y tampoco a todos. Fue un poco difícil para mí entrar y tener un impacto. Y como dije, durante ese tiempo en el que estaba entrando, era demasiado pequeño para mi puesto, fue difícil. Definitivamente necesitas que el equipo tenga confianza en ti y es difícil tener confianza en alguien que llega tan tarde durante la temporada. Así que siento que esos dos factores influyeron en que no me quedara, pero ya sabes, el juego de hoy es el juego de hoy. Ahora está como construido para mí. Es gracioso como funciona. Es solo el momento. Eso es todo", decía en una entrevista en Eurohoops: "Fue una experiencia increíble. Era muy joven y me moría por estar en la cancha, como cualquier otro jugador. Pero el juego era diferente cuando estuve allí"

"Estoy abierto a ello. Sí, es un sueño de la infancia jugar en una NBA. El poco tiempo que estuve allí fue increíble, pero ya sabes, fue diferente. Era mucho más joven, aprendí mucho jugando aquí y siento que si se presenta la oportunidad, estaría abierto a ella", recordaba el interior, que no encontró hueco en la mejor liga del mundo y encadenó los pasos por China, Filipinas y Europa. Quizá el mejor momento de su carrera lo vivió en el Khimki a las órdenes de Bartzokas y Kurtinaitis, donde fue un hombre importante en la rotación y con números notables. Luego, el curso anterior, llegó como temporero al Fenerbahçe de Zeljko Obradovic (en sustitución de Vladimir Stimac), que necesitaba de un pilar defensivo. Dio energía y ayudó a cambiar el rumbo, pero la campaña se canceló. Y este verano firmó por el Bayern Múnich, donde salió por motivos personales en diciembre. El Unicaja será su segundo equipo esta temporada. 

Malcolm Thomas, con los Philadelphia Sixers. Malcolm Thomas, con los Philadelphia Sixers.

Malcolm Thomas, con los Philadelphia Sixers. / nba

Llega a Málaga, donde ya jugó en el pasado con el Maccabi. Y tuvo un flechazo con la ciudad. "Recuerdo que cuando estaba con el Maccabi, mi primer viaje a la Euroliga fue a Málaga, ¡y me enamoré de ese lugar! Pensé que era hermoso", reconocía para la web de la Euroliga. Tendrá unos meses para conocerla más a fondo, pese a las limitaciones de la pandemia. Deon Thompson al que conoce, puede ser un buen cicerone en la Costa del Sol. En la pista se espera que dé un salto físico, que ofrezca garantías en el rebote y se muestre fiable en el pick and roll. No es nada que no ha hecho durante su trayectoria, pero sí algo de lo que carecía el equipo malagueño. Quizá era perentorio un perfil capaz de generarse canastas por sí mismo (Monroe y Booker sí cumplían esa permisa), pero el contexto no permitió disparar más alto. Se le espera en la ciudad en los próximos días y su impacto debe ser inmediato. Habrá que ver su estado físico sin competir un par de meses. 

Él mismo se definía como jugador, dando indicios de lo que puede aportar. Destacaba su aportación defensiva. "Eso es lo que he tenido que hacer durante toda mi carrera en el baloncesto y por eso me encanta hacerlo. Me gusta jugar en equipo. Entonces, estar en Europa siento que me sienta muy bien", aseguraba Thomas, que fue aumentando su catálogo durante los años, añadiendo el tiro de tres a su juego, lo que le hace también poder jugar de ala-pívot: "Creo que tiré quizás 10 triples en dos años en mi carrera universitaria. Entonces, eso fue definitivamente algo en lo que trabajé después de la universidad. Y ahora está comenzando a dar sus frutos donde los equipos realmente me necesitan para eso. Y es bueno. Me alegro de poder llevar eso a los equipos. Me gusta cómo es el juego ahora porque antes me consideraban pequeño. Estábamos jugando contra esos tipos de siete pies en la posición de cuatro. Y ahora juego como pívot en Europa. Entonces me gusta cómo está ahora porque siento que puedo jugar más posiciones". 

Así es Malcolm Thomas, la apuesta del Unicaja para subir el nivel de la plantilla. Competirá en el cinco con Rubén Guerrero y Yannick Nzosa. Tiene unas características que no había y sólo eso debe ser un paso adelante. No podrá jugar en los dos partidos que quedan en Eurocup, pero tiene que ser importante a su manera en la ACB. Por delante está el reto de meterse en el play off, en un objetivo que era el suelo mínimo no hace tanto. Esas dos últimas plazas estarán muy disputadas y no hay excesivo margen para el fallo. El estadounidense es otro de los jugadores con mucho en juego en estos meses. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios