Unicaja

El tiempo corre a favor de Casimiro

  • El técnico acaba contrato en junio y el parón aumenta sus opciones de continuar en el Unicaja

Luis Casimiro, a su llegada a la final de Copa.

Luis Casimiro, a su llegada a la final de Copa. / Javier Albiñana

El parón por el coronavirus ha llegado antes del momento decisivo de la temporada. El Unicaja se jugaba la nota final en las eliminatorias de la Eurocup, a las que había llegado bien posicionado tras el primer puesto cosechado en su grupo del Top 16, y en la ACB, en la que estaba fuera de los play off provisionalmente aunque inmerso en la pelea, empatado con el octavo y a dos victorias del cuarto puesto con numerosos duelos directos aún por delante.

En esta coyuntura llegó un parón en el momento en el que el Unicaja se recomponía tras una plaga de lesiones que había golpeado al núcleo nacional del equipo. Fuera estaban Jaime Fernández, Alberto Díaz, Carlos Suárez (los tres han mejorado y podrían entrenar ya de volver el trabajo colectivo), Josh Adams y Axel Toupane. El esfuerzo para llegar a la final de la Copa pasó factura física. El club se movió con diligencia en el mercado para fichar a Axel Bouteille, Marko Simonovic y Gal Mekel en el plazo de una semana para armarse para el plazo final de la temporada. Los tres podían jugar sólo en ACB, pero daban un respiro a los que debían rematar la faena europea.

El Unicaja ha forjado un núcleo con un buen número de jugadores con contrato para la próxima temporada. Alberto Díaz, Jaime Fernández, Darío Brizuela, Carlos Suárez (el club no ejecutará la cláusula de corte), Rubén Guerrero, Axel Bouteille, Dragan Milosavljevic, Deon Thompson y Volodymir Gerun tienen contrato en vigor para la próxima temporada, al igual que los cedidos Francis Alonso y Morgan Stilma. Alguno de los que acaba tiene opción también de engancharse. Sucede que este parón, quién sabe si cancelación, de la temporada pospondrá o eliminará la evaluación.

En la misma situación, sin contrato más allá del 30 de junio, está Luis Casimiro. No se había abordado su continuidad abiertamente, el club pretendía esperar a la finalización de la temporada para evaluar el papel realizado en estos dos años por el técnico manchego, que se ha sobrepuesto a un momento delicado, con pitos habituales en un tramo de la temporada por su labor. El Top 16 de la Eurocup y, sobre todo, la final de Copa del Rey (en la que, cierto es, no se consiguió el billete deportivamente sino por la condición de anfitrión) recondujeron esa relación y mejoraron la consideración colectiva de su trabajo. Pero faltaba la nota definitiva.

Con la duda de si se podrá jugar y en qué condiciones lo que queda de temporada, con la posiblidad de que se enlacen prácticamente la 2019/20 y la 2020/21, la continuidad de Luis Casimiro es un escenario cada vez más probable. El técnico ya ha manifestado que ve una base para crecer con la base de plantilla y quiere seguir. “Este es un proyecto muy atrayente, para no ponernos límites”, decía en las primeras semanas de parón, inequívocamente pensando más allá del final de temporada. El reto de volver a la Euroliga sigue presente y a él se deben dirigir los esfuerzos del club. Se consiga o no (igual es imposible porque la competición se cancela), tocará decidir con qué entrenador se aborda el año próximo. Y Casimiro gana peso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios