Unicaja Baloncesto | Carlos Suárez El análisis del capitán

  • "Fue un palo duro, pero no podemos pensar que todo es un desastre", explica Carlos Suárez

  • "Los lesionados nos van a dar ese salto de calidad que nos falta", dice

  • "Mi prioridad es estar aquí", dice de la opción que tiene el club para ampliar su contrato este verano

Kyle Wiltjer felicita a Carlos Suárez en un tiempo muerto. Kyle Wiltjer felicita a Carlos Suárez en un tiempo muerto.

Kyle Wiltjer felicita a Carlos Suárez en un tiempo muerto. / marilú báez

Intenta ponerse en pie el Unicaja. Aún quedan secuelas del adiós a la Eurocup, aunque la cicatriz va cerrando. Ayudan victorias como la del Obradoiro, que ofrecen un empujón moral. “Se ve todo de una manera diferente cuando ganas. El deporte es mucho de cabeza y esa victoria nos puede dar esa confianza que nos falta”, explicaba Carlos Suárez en una amplia entrevista en Onda Cero Málaga, donde mandaba un mensaje positivo: “No hemos cumplido objetivos. Tuvimos un palo gordo, pero no podemos pensar que todo es un desastre. Nos quedan tres meses y queremos llegar lo más lejos posible y hacer algo bonito”.

Se abría el capitán, que contaba el sentir del vestuario tras la eliminación en Alemania. "La de la Eurocup duele más. Ganamos el primer partido en Berlín y luego el tercer partido con 13 puntos de diferencia al final del tercer cuarto...fue un palo gordo por cómo pasó. Estamos un poco de luto por lo que pasó, pensando que todo es un desastre, pero hay que mirar las cosas buenas. Estamos cuartos igualados con el Valencia Básket", decía el 43 verde, que aboga por resetear: "Le das vueltas, sobre todo los primeros días. Ves el partido y lo que has hecho mal. Todas esas jugadas donde no estuvimos bien en ataque. Hay que olvidarlo porque si le das vueltas a la cabeza no vives el presente. Por ejemplo, contra el Obradoiro se te va de las manos y puedes perderlo y dejas la única competición que tienes. Este equipo tiene potencial para hacer algo bonito y lo digo porque lo creo".

Suárez hablaba de la trascendencia de las lesiones. "No es lo mismo que se te lesionen estos jugadores en un equipo grande como el Real Madrid o el Barcelona, que tienen 16 jugadores, que aquí. Son muy importantes para nosotros. Te trastoca todo", admitía el ala-pívot, que profundizaba: "Jaime es muy importante para nosotros porque genera mucho en ataque. Alberto también porque estaba en el mejor momento de su carrera. Te rompe un poco el equipo. Ahora los vamos a recuperar. Se demostró a principio de temporada el potencial del equipo con todos sanos y esperamos volver a ese nivel. Nos van a dar aire fresco y ese salto de calidad que nos falta para mejorar".

El interior está convencido de que aún quedan sugerente retos. "Llegar lo más lejos posible. Me queda la espina de jugar una final de ACB aquí, estuvimos a punto hace unos años con un triple de Navarro, pero eso es lo que quiero. A lo mejor no estamos emocionalmente bien, pero el tiempo nos puede llevar a conseguir algo grande", comentaba Carlos Suárez, que analizaba cómo queda el regreso a la Euroliga: "Es un premio. Ahora mismo no depende de nosotros por las circunstancias, pero sí llegar lo más lejos posible en la ACB y por qué no soñar con estar ahí. Las cosas como pasan y al final no depende de nosotros. Tenemos que fijarnos en nosotros y no en el resto".

El madrileño renovó en 2017 por un 2+2. Este verano se cumple la parte garantizada y ahora el Unicaja tiene una opción de ampliarle hasta 2021. Su postura está clara. "Pienso que sí me quedaré. Estoy feliz, me gustaría quedarme esos dos años opcionales. Tengo mi vida casi hecha, mi casa y me siento identificado con la ciudad y el club. No me he criado en Los Guindos, pero es el club donde más años he jugado como profesional. Espero seguir muchos más años. Sólo me falta empadronarme", afirmaba Suárez, que se ve con cuerda: "Mi prioridad es estar aquí y todos lo saben. Tengo la ilusión, incluso de cuando era joven, de poder estar muchos más años aquí. Retirarme. Tengo el espejo de mi amigo Felipe Reyes, que va a cumplir 39 y ha firmado un contrato hasta los 40 con el Madrid. Tener esa ambición e ilusión por seguir compitiendo día a día...Voy a cumplir 33, pero puedo tener una larga carrera".

El cuatro también hablaba del último producto de la factoría de Los Guindos. "Lo tengo al lado en mi taquilla. Es un chaval encantador. Él intenta aprender y yo le intento aconsejar. Le dije que si jugaba y estaba sólo se la tirase. Que nadie le iba a decir nada. Tenía que disfrutar y jugar fácil. Estaba nervioso en el tiro libre, es complicado para un joven salir. Estaban sus padres en la grada casi llorando de la emoción. Es un primer paso y tiene que seguir trabajando para que no sea una pequeña anécdota", aseguraba piropeando a Lucas Muñoz, el último jugador del equipo del EBA de Germán Gabriel en debutar de la mano de Luis Casimiro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios