Unicaja

Y por primera vez, Viny Okouo

  • El canterano vuelve al Carpena para medirse al Unicaja, una pista que no pisa desde que se marchase en 2019

Viny Okouo, con el Acunsa GBC en el Palau Blaugrana. Viny Okouo, con el Acunsa GBC en el Palau Blaugrana.

Viny Okouo, con el Acunsa GBC en el Palau Blaugrana. / acb photo

Va a ser extraño ver al Viny Okouo en el Carpena con una camiseta que sea la del Unicaja. Este domingo el canterano, uno de los últimos jóvenes que se asentaron en el primer equipo desde Los Guindos, vuelve a Málaga para competir por primera vez desde que se marchara en el verano de 2019. Lo hacía desde de tres temporadas y media en el primer equipo para un total de 87 partidos. Jugó seis minutos de media en todo ese tiempo, lo que evidencia el poco protagonismo que tuvo para los dos entrenadores que hubo, Plaza y Casimiro. Pero no se le debe negar que su nombre quedará por siempre en la historia verde, siendo el congoleño uno de los héroes de la Eurocup de 2017. 

Seguramente su punto cumbre como cajista. La eliminación de Omic le permitió jugar minutos claves en el tercer partido de la final en Valencia. Después se esperaba que continuara con esa interesante progresión, pero nunca llegaría a acercarse a ese nivel. Fue parte del primer equipo, por más que estuvieran sobre la mesa cesiones para que se fogueara, pero nunca respondió a las expectativas y la confianza. La realidad es que no convenció ni al técnico catalán ni al manchego. Ambos le tendieron la mano, pero por muchas razones, también de actitud por parte del joven, y ambos terminaron por dejarlo en el ostracismo, sin minutos. Y con la decisión de no renovar con el equipo malagueño se marchó a Lituania para una nueva aventura. 

Le salió bien la apuesta a Okouo, que brilló en el Nevezis báltico. Buenos números y mucho tiempo en pista, justo lo que necesitaba con poco más de 20 años. Se marchó y este verano firmó por el Acunsa GBC, que decidió hacerle de nuevo hueco en la ACB. Un buen trampolín para demostrar esas portentosas condiciones físicas que siempre se le han atribuido. Tiene un físico para vivir del baloncesto, pero para sobrevivir en la élite hacen falta otras muchas cosas. Va dando pasos adelante el de Brazzaville, que vuelve a Málaga mucho más consolidado. Es parte de la rotación de pívots de Marcelo Nicola junto a Olaizola y Jaime Echenique, una de las sensaciones de la Liga Endesa y que busca ser el primer colombiano en la NBA. El sudamericano es elegible en el Draft que se celebra en los próximos días y si sale elegido su fuga puede ser un hecho. 

Jugó en los ochos partidos que disputaron los vascos, tienen varios aplazados, y estuvo 17 minutos sobre el parqué. 7.6 puntos (55.8 en tiros de dos y un muy mejorable 44.8% en tiros libres) y 4.8 rebotes para 7.5 de valoración son sus credenciales numéricas. Sin duda, estadísticas notables para el canterano de 23 años, que se hace un hueco en el baloncesto español de élite. Alterna partidos donde tiene impacto con otros intrascendentes, lo que es parte del proceso de mejora. "En el Unicaja no tuve un rol importante", llegó a decir Okouo en una frase que esconde varios asteriscos. Ahora vuelve al Carpena para reencontrarse con el equipo malagueño. Se peleará bajo aros con Rubén Guerrero, que fue el elegido para ocupar su lugar. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios