Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Ocio en casa

Cosas que hacer en casa un día de estado de alarma

  • Desde leer ese clásico que siempre dices que has leído pero no, a ponerte de una vez por todas manos a la obra con la limpieza de primavera

  • Todo vale para ahuyentar el espíritu de Jack Torrance

Un balcón vacío es algo impensable hoy en día. Un balcón vacío es algo impensable hoy en día.

Un balcón vacío es algo impensable hoy en día. / Marilú báez

Llevamos tres días de aislamiento por el coronavirus -aunque quien se lo tomó en serio comenzó el pasado viernes 13- y ya estamos a punto de volvernos locos. Lo que para los misántropos es el paraíso, para la mayoría nuestro carácter latino y sureño juega en su contra y le impide pasar más de 12 horas sin pisar la calle (de ahí que nuestras madres siempre nos dijeran eso de "se cae el techo de tu casa y no te pilla debajo, gachón").

Sólo hay que asomarse al balcón, literalmente, para ver a otros asomados a su vez haciendo de la cuarentena una fiesta: poniendo música, aplaudiendo al cielo, jugando al bingo o gritando a los que aún se aventuran con irresponsabilidad a andurrear por las calles que se vayan a sus casas de una vez por todas.

En fin, como lo de quedarse aislados no es algo que podamos escoger o soslayar (más allá de sacar al perro 56 veces al día), para paliar la más absoluta de las soledades siempre hay algo que hacer en nuestro hogar para mantenernos entretenidos.

Para comenzar, podemos recordar que se han vertido más lágrimas por los deseos atendidos que por los ignorados: ¿cuántas veces hemos dicho esa chorrada de "me encantaría estar enfermo para quedarme todo el día tirado en el sofá"?... No queríamos sopa, pues toma una quincena de tazas.

También debemos tener en cuenta -antes de seguir lloriqueando por nuestras penurias del Primer Mundo- que vivimos en una época con internet. ¡Con internet, por amor de Dios! ¡Imaginad vivir esto sin la Red! Desde luego, nos hemos convertido en una sociedad sin perspectiva alguna.

Ante esto, y para las personas que estamos faltos de imaginación y a los cinco minutos de encierro no sabemos qué hacer -una lección que muchos aprendimos de niños, sentados en el asiento trasero del coche familiar, un domingo por la tarde, volviendo de algún pueblo de la provincia, mientras sonaba Carrusel deportivo en la radio, es que es sano, de vez en cuando, aburrirse como una ostra- hemos elaborado esta lista de cosas que hacer en casa un día de lluvia. Perdón, un día de estado de alama por el Covid-19.

  • Haz una cosa nueva: piensa en eso que siempre has querido hacer y nunca has tenido tiempo para empezar: leer un libro por primera vez; escribirlo y obligar a tus seres queridos a que lo lean; aprender a tocar el ukelele; abandonar las redes sociales -por el amor de Cristo, ¡que no te dé por hacerte youtuber!-; reforzar tu inglés para que se corresponda, como dices en tu currículum, con el nivel 'medio hablado, alto escrito'; pintar un cuadro horroroso... Como hemos dicho, en una época en la que internet nos deja el mundo a pie de pantalla, sólo es cuestión de entrar en Youtube para que un latinoamericano te enseñe a hacer algo que no habías hecho nunca antes.
  • Limpieza de primavera: quizá ahora mismo pienses "va a limpiar tu tía". Pero con el devenir de los días y con el aburrimiento creciendo exponencialmente, hasta limpiar te va a parecer un planazo. El cambio de tiempo está a la vuelta de la esquina y de la limpieza de primavera no se libra nadie. ¡Nadie! Así que, ¿qué mejor momento para hacerla que éste? Además, con la cuarentena te va a quedar una casa limpia como para practicar una operación a corazón abierto en la mesa de la salita.
  • Ver películas a cholón: nuestros grandes aliados en el tiempo en que dure este aislamiento van a ser, sin lugar a dudas, las plataformas de streaming: serán incuantificables el número de vidas que Netflix, Filmin y cía salven durante la cuarentena. Ante esto, hay empresas que ofrecen sus servicios de manera gratuita y solidaria, como es el caso de Movistar, que abre su catálogo de manera desinteresada a todos los que deseen disfrutar de él.
  • Entérate de cómo se conocieron tus padres: si tienes la suerte de haberte quedado encerrado en casa con tus padres, en lugar de en la más absoluta de las soledades, éste es un buen momento para hablar con ellos. Sí, ya sabemos que desde la llegada de los smartphones eso es algo que no se estila, pero estamos en un estado de excepción, así que hagamos una excepción para sentarnos y hablar un ratito con ellos. A lo mejor incluso nos lo pasamos bien.
  • Asiste a un concierto o una obra de teatro desde casa: es un oxímoron, pero hay artistas que, para paliar el hastío vital y suavizar el ambiente de nuestros hogares, ofrecen conciertos por internet. Alejandro Sanz es uno de estos músicos, he incluso ha organizado una gira especial para ello, pero hay una gran cantidad de compositores y cantantes que están planificando estos conciertos de andar por casa. Venga, ya tienes algo que hacer: búscalos todos y disfruta de un concierto en primera fila por una vez en tu vida. También estos duros días, el teatro encuentra un especial aliado en la Red con eventos que nos llegan vía wifi.
  • Haz ejercicio: que la molicie no te alcance durante la cuarentena. Además, se puede transformar en lo "algo nuevo" que hagas mientras estés encerrado. También viene genial para luchar por conseguir un rollo de papel higiénico si la situación deriva en una distopía a lo Mad Max.
  • Pon en orden tu colección de CD: si eres de esos que tienen aún música en formato físico, seguro que tienes el CD del Load de Metallica en el de El viaje de Copperpot de La Oreja de Van Gogh. No vas a volver a reproducirlos nunca por culpa de Spotify pero aquí la cuestión es estar entretenidos una tarde.
  • Continúa siendo un cazachollos: si lo tuyos es la búsqueda de lo barato o lo cuesta gratis, este es tu momento. Con la empatía que ha surgido entre las empresas hacia todos nosotros, prisioneros de las circunstancias, se ha originado una verdadera avalancha de servicios gratuitos que numerosas páginas han recopilado: desde alquiler de películas a ebooks, pasando por actividades de formación... Toda una cornucopia de entretenimiento que nos daría para, no una, sino tres quincenas de cuarentena (lo cual puede ocurrir, ay).
  • No te pases todo el día en el balcón: pues eso, métete dentro de casa un ratito vaya a ser que no te contagies de coronavirus pero sí pilles un resfriado de muerte por coger frío de estar todo el santo día haciendo el ganso en el balcón.
  • Pierde los ojos jugando a videojuegos: de igual modo, si eres de los que gustan de visitar otros mundos y realidades a través de la consola, ahora podrás descargar una enorme cantidad de juegos gratuitos con los que llenar el aún mayor vacío existencial que sentimos al estar aislados.
  • Por último, para terminar, una petición sincera: por favor, por muy grande que sea la tentación, por mucho que la tensión se acumule en tu hogar, no hagas con tu familia un Resplandor.

¡Buena suerte ahí dentro!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios