Redescubriendo Málaga tras el coronavirus

Qué ver en Mijas: de lo inmenso a lo micro

  • Qué suerte que exista este pueblo dividido en tres: encaramado a la sierra y rendido al mar

  • El municipio chichilargo tiene todo lo que cualquiera pueda desear

En Mijas es bien sencillo ser un gran fotógrafo. En Mijas es bien sencillo ser un gran fotógrafo.

En Mijas es bien sencillo ser un gran fotógrafo. / Alejandro Ruiz

Inmensa. Con este adjetivo describe la promoción turística a Mijas y, aunque pudiera parecer una mera hipérbole publicitaria, lo cierto es que este municipio se expande por una superficie cercana a los 150 kilómetros cuadrados. Un vasto territorio que toca todos los palos: la montaña, la costa, los parajes interiores, los rincones más recónditos...

En una localidad tan enorme es lógico que también encontremos lo más pequeño: concretamente las miniaturas recogidas en el famoso Carromato de Max (y de este modo tan sibilino damos sentido al titular que encabeza este artículo).

El término municipal de Mijas se divide en tres núcleos poblacionales: Mijas Pueblo, Las Lagunas y La Cala de Mijas. Tres zonas que se complementan entre sí y que dibujan un municipio donde se ofrece cualquier cosa que uno busque en su interior.

¿Quieres un pueblo blanco típicamente andaluz? Ahí lo tienes. ¿Historia y patrimonio? Te vas a hartar. ¿Naturaleza? Vete inflando las ruedas de la bici. ¿Deporte? Puedes perder tanto tiempo con el golf como te venga en gana. ¿Mar? ¿Gastronomía? ¿Diversión? ¿Ocio de aventura? ¿Cultura? ¡¿Burros taxi?!... Sí, sí, sí, sí, sí y, venga, ¡si los inventaron aquí!

Los burros taxi siguen siendo parte del encanto de Mijas. Los burros taxi siguen siendo parte del encanto de Mijas.

Los burros taxi siguen siendo parte del encanto de Mijas. / A. Ruiz

Hay mucho que ver y hacer en Mijas. En ocasiones, hay quien olvida lo bonita que es esta localidad. Por eso regresar a ella es siempre sorprenderse de lo realmente inmensa que es.

Carromato de Max

Ya que hemos hablado de él al comienzo, arrancamos con el Carromato de Max. Qué afortunada la persona que no conozca este museo de miniaturas: para ella será toda novedad.

Este carromato recoge una original colección de miniaturas cuyo origen se remontan a los viajes de Juan Elegido Millán, un hipnotizador de profesión cuyo nombre artístico era Profesor Max.

El Carromato de Max es una gran sorpresa para el que no conoce su existencia. El Carromato de Max es una gran sorpresa para el que no conoce su existencia.

El Carromato de Max es una gran sorpresa para el que no conoce su existencia. / F.M.R.

La exposición fue inaugurada en Mijas Pueblo en 1972, con la presentación de unas 360 piezas.

En la elaboración de estas miniaturas se han utilizado materiales muy diversos, pero corrientes: tizas de escuela, jabón, un alfiler, una cerilla, un palillo de dientes, migas de pan, una chincheta...

Tan corrientes como la propia cabeza de un señor que fue reducida por la tribu de los jíbaros. Cuando vayan a verla, y se queden pasmados mirándola, no imaginen que va a abrir los ojos de repente: no podrán dormir esa noche.

Ermita del Calvario

Al salir del Carromato de Max, si miramos a nuestra izquierda y alzamos la vista hacia la sierra, veremos una de las iglesias más peculiares de la localidad: la ermita del Calvario.

En mitad del verdor del monte, esta pequeña parroquia se construyó en 1710 y antiguamente se utilizaba como retiro espiritual de los monjes Carmelitas que vivían en el convento que había donde hoy se levanta la ermita de la Virgen de la Peña, patrona de Mijas (bendice a tu pueblo, que su amor te entrega).

La ermita del Calvario vigila la espiritualidad del pueblo desde el monte. La ermita del Calvario vigila la espiritualidad del pueblo desde el monte.

La ermita del Calvario vigila la espiritualidad del pueblo desde el monte. / F.M.R.

Hasta ella se llega por un camino que es, literalmente, un vía crucis. El paseo es sencillo, agradable, entre pinos, y visitar esta ermita nos proporciona una vistas panorámicas increíbles de toda Mijas, desde el monte hasta el mar.

De hecho, si el día está despejado, nuestra vista alcanzará (si no es de topo) hasta los picos africanos al otro lado del Mediterráneo.

Barrio Santana

Uno de los lugares más pintorescos de Mijas Pueblo es el Barrio Santana. Apartada de lo que los chichilargos llaman el centro, en este barrio nos encontramos con la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, conocida, popularmente, como iglesia de Santa Ana.

El barrio Santana es poco visitado por turistas, lo que lo hace mucho más especial. El barrio Santana es poco visitado por turistas, lo que lo hace mucho más especial.

El barrio Santana es poco visitado por turistas, lo que lo hace mucho más especial. / F.M.R.

En este barrio se aprecia la esencia más auténtica del pueblo blanco andaluz.

Un lugar tranquilo, poco frecuentado por los turistas, al que merece mucho la pena acercarse.

Aquamijas

En Las Lagunas encontramos el parque acuático Aquamijas. Pensado para toda la familia, este parque ha reabierto sus puertas en este verano del coronavirus siguiendo todas las recomendaciones y medidas de seguridad sanitaria.

Aquamijas nos espera este 2020 con todas las medidas de seguridad y la misma diversión. Aquamijas nos espera este 2020 con todas las medidas de seguridad y la misma diversión.

Aquamijas nos espera este 2020 con todas las medidas de seguridad y la misma diversión. / F.M.R.

Aquamijas tiene todo tipo de toboganes, piscinas infantiles y de adultos, laberintos, pistas blandas, jacuzzi... y además tienen una enorme gama de servicios: hamacas, guardarropa, cajas de seguridad...

En sus cafetería y restaurante se disfruta de helados, refrescos, zumos y una gran variedad de ensaladas y platos combinados.

Y, por supuesto, de gofres. No se sabe por qué pero los gofres del Aquamijas son los mejores gofres del mundo.

La Gran Senda de Málaga a través de Mijas

El vía crucis que nos lleva a la ermita del Calvario es el comienzo de la etapa 33 de la Gran Senda de Málaga, un trazado que conecta, a través de la sierra, a Mijas y Benalmádena, mediante una ruta de 18 kilómetros. 

Las vistas que nos ofrece la Gran Senda de Málaga son, precisamente, de este mundo. Las vistas que nos ofrece la Gran Senda de Málaga son, precisamente, de este mundo.

Las vistas que nos ofrece la Gran Senda de Málaga son, precisamente, de este mundo. / Alejandro Ruiz

Hay que tener en cuenta que los desniveles a lo largo de esta ruta son importantes, por lo que debemos estar preparados para un camino no dificultoso, pero sí exigente físicamente.

De todos modos, la gran ventaja de estos trazados es que son absolutamente personalizables: con conocer cada cual sus limitaciones es suficiente para disfrutar del patrimonio natural de la provincia.

Y por ello es habitual cruzarse con senderistas y ciclistas, cada cual con su propio plan de ruta. No digamos ya los que suben al Repetidor; esos sí que tienen un buen plan.

Torreón de La Cala

De un salto pasamos de Mijas Pueblo a La Cala de Mijas para echarle un ojo a la Torre Batería, Torre Vieja o Torreón de la Cala. De gran solidez, muros muy gruesos y muy buen estado de conservación, esta torre vigía fue construida en la segunda mitad del siglo XVIII.

La Torre Batería de La Cala se encuentra en pleno paseo marítimo mijeño y une a su interés histórico el ser sede del Centro de Interpretación de las Torres Vigías de la Costa del Sol, y de un museo que muestra al visitante la historia del desembarco de Torrijos y las diferentes artes de pesca.

El macizo torreón de La Cala de Mijas. El macizo torreón de La Cala de Mijas.

El macizo torreón de La Cala de Mijas.

De hecho, esta torre se encuentra en la playa que fue testigo de cómo el general Torrijos desembarcó en ella con su pie izquierdo.

La Torre Batería es un fortín de base de pezuña, con un perímetro aproximado de 35 metros y una altura que supera los diez metros. Se eleva en dos plantas por las que se distribuyen estancias que van incrementándose a la par que disminuye el espesor de los muros hasta coronarse con una azotea.

Iglesia de la Inmaculada Concepción

De vuelta a Mijas Pueblo, sitúa en la parte alta, en el interior de lo que fue la población original, encontramos la parroquia de la Inmaculada Concepción y junto a ella la famosa, por ovalada, plaza de toros mijeña.

La iglesia de la Muralla tiene una torre que cualquiera pasa por alto. La iglesia de la Muralla tiene una torre que cualquiera pasa por alto.

La iglesia de la Muralla tiene una torre que cualquiera pasa por alto. / A. Ruiz

La historia de esta iglesia arranca tras la caída de la localidad en manos castellanas y la expulsión de sus antiguos habitantes. La repoblación del municipio fue lenta y la cosa no cuajó hasta el siglo XVI cuando comenzó a construirse sobre las ruinas de una mezquita y un castillo.

La parroquia consta de tres naves con artesonado mudéjar en la central. En el exterior resalta la torre, que se cree que tiene su base en la torre defensiva de la fortaleza original.

La Muralla

Una fortaleza cuyos muros rodeaban la ciudad primigenia y que tienen continuidad en el entorno de esta iglesia: sus restos se levantan ahora como uno de los grandes atractivos de Mijas.

Los jardines de la Muralla de Mijas son un auténtico remanso de paz. Los jardines de la Muralla de Mijas son un auténtico remanso de paz.

Los jardines de la Muralla de Mijas son un auténtico remanso de paz. / A. Ruiz

En este entorno, donde además encontramos el auditorio municipal 'Miguel González Berral', se han ido elaborando un entramado de jardines donde se pueden contemplar distintas especies vegetales y que se complementan con unas vistas preciosas a la costa, a Fuengirola y Benalmádena.

El litoral mijeño

Desde la Muralla podemos ver el litoral de La Cala de Mijas: núcleo costero y epicentro de los 12 kilómetros de costa con los que cuenta esta localidad costasoleña.

Un litoral que este año ha sido galardonado de nuevo con tres banderas azules, entre otros reconocimientos, por la calidad de sus aguas y la seguridad de sus arenales.

Las playas de Mijas esconden rincones bellísimos. Las playas de Mijas esconden rincones bellísimos.

Las playas de Mijas esconden rincones bellísimos. / F. R.

La playa de Calahonda I (Royal Beach-La Luna), frente al chiringuito La Luna, es la primera playa de la zona de Calahonda. Esta es una de las playas que este año ha recibido la bandera azul.

Es una de las localizaciones del litoral caleño más tranquilas de Mijas y hace de frontera con Marbella.

Su acceso, a través de un pequeño túnel, es un tanto complicado si no se conoce la zona, pero eso la hace especial y que esté poco masificada. De todos modos, nos podemos dar un paseo desde la playa de Cabopino y llegar a ella por la arena.

Vista general de la playa de La Cala de Mijas. Vista general de la playa de La Cala de Mijas.

Vista general de la playa de La Cala de Mijas. / Mª Jesús Serrano (Mijas)

Dispone de algunos servicios, no demasiados, pero esto, para algunas personas, supone más bien una ventaja, por lo que podemos disfrutar de un día de playa relajado en un lugar casi exclusivo.

Por su parte, tras la zona de Calahonda llega la de La Cala, siendo su primer arenal la playa de El Bombo, también reconocida con una bandera azul este 2020. Esta zona del litoral caleño tiene una extensión de algo más de un kilómetro y unos 20 metros de anchura media aproximada.

La playa de El Bombo se caracteriza por un oleaje moderado y arena oscura, siendo su grado de ocupación bastante alto ya que las condiciones de baño son favorables, ideales para disfrutar con toda la familia y hacer partícipes de los demás bañistas de la alegría y vitalidad de nuestros hijos. Aunque este año, como decimos tendrá en un primer momento un aforo limitado.

Vista general de la senda litoral en la playa El Bombo, en Mijas. Vista general de la senda litoral en la playa El Bombo, en Mijas.

Vista general de la senda litoral en la playa El Bombo, en Mijas. / Mª Jesús Serrano (Mijas)

Además, esta playa es óptima para practicar submarinismo por la transparencia de sus aguas, por si queremos amortiguar el griterío metiendo la cabeza bajo el mar.

En cuanto a la playa de Playa de La Cala - Torreón de Mijas se sitúa en el mismo centro del paseo marítimo de La Cala de Mijas y posee aguas de un oleaje moderado y arena oscura de grano medio, además de albergar alguna zona rocosa donde podemos encontrar fauna marina como erizos de mar.

Es especialmente recomendable no pisar los erizos de mar si no queremos disfrutar también de los excelsos cuidados que se ofrecen en el ambulatorio más cercano.

La playa de La Cala – Torreón, en Mijas revalida este año su bandera azul (también la obtuvo el año pasado 2019), siendo una de las tres playas mijeñas que han sido galardonadas con esta insignia.

Las aguas que bañan la playa de Playa de La Cala - Torreón suelen ser tranquilas por lo que, en general, presentan un alto grado de ocupación. De hecho, esta zona cuenta además con una vida nocturna animada durante los fines de semana, y en la época estival se convierte en escenario de varios eventos musicales.

En la costa de La Cala podemos encontrar restos de un pasado bélico. En la costa de La Cala podemos encontrar restos de un pasado bélico.

En la costa de La Cala podemos encontrar restos de un pasado bélico.

Esta playa es de fácil acceso a pie y dispone de muchos servicios entre los que figuran un aparcamiento no vigilado, teléfono público, restaurantes, oficina de información turística, duchas, aseo público, acceso para discapacitados, acceso con pasarelas y balizamiento para embarcaciones, alquiler de hamacas, de sombrillas y de vehículos náuticos...

Además, la Senda Litoral de Mijas pasa por ella. Esta senda ha sido clasificada este año, igualmente, como Senda Azul, la única de la provincia. Esto se suma, además, a la catalogación de Centro Azul del Torreón de La Cala.

Teatro Las Lagunas

El Teatro Las Lagunas de Mijas es un espacio, lógicamente, escénico dedicado a la música, la danza, el teatro y numerosos eventos culturales.

El Teatro Las Lagunas es una auténtica cornucopia de artes escénicas. El Teatro Las Lagunas es una auténtica cornucopia de artes escénicas.

El Teatro Las Lagunas es una auténtica cornucopia de artes escénicas.

De hecho, a lo largo del año el Teatro Las Lagunas cuenta con una programación muy ecléctica en la que encaja cualquier clase de sensibilidad.

Este año, como le ocurre a todos los espacios escénicos del planeta, la covid se lo ha puesto muy difícil, pero sigue siendo un lugar dedicado a las artes que aguarda su momento de retomar una programación acorde a la nueva normalidad.

Ermita de la Virgen de la Peña

En Mijas hay muchas iglesias, pero todas tienen algo especial. La ermita de la Virgen de la Peña, también conocida como la iglesia del Compás, fue excavada en roca viva por frailes muy hacendosos en torno al 1548 y en 1586 la Virgen María se apareció a los pastores Juan y Asunción Bernal Linaire.

Juan y Asunción estaban a lo suyo con el pastoreo cuando vieron en lo alto de la torre del castillo a una paloma que se transfiguró en la Virgen.

La iglesia del Compás acoge la imagen de la patrona de Mijas: la Virgen de la Peña. La iglesia del Compás acoge la imagen de la patrona de Mijas: la Virgen de la Peña.

La iglesia del Compás acoge la imagen de la patrona de Mijas: la Virgen de la Peña. / A. Ruiz

La iglesia alberga la imagen que le da nombre y que es la patrona de Mijas.

En el pueblo se dice que la imagen fue descubierta, también en 1586, en las murallas del viejo castillo, donde la habían ocultado para impedir que cayese en manos de los musulmanes ocho siglos antes.

Mirador de las Águilas

Vista de Sierra Alpujata desde el Mirador de las Aguilas. Vista de Sierra Alpujata desde el Mirador de las Aguilas.

Vista de Sierra Alpujata desde el Mirador de las Aguilas. / malaga.es

En Sierra Alpujata, el Mirador de las Águilas es una atalaya natural con muy buena situación para disfrutar de la migración de aves planeadoras. De hecho, en la actualidad cuenta con un observatorio ornitológico.

Lógicamente, se recomienda su visita durante el periodo de migración de las especies europeas que usan la zona del estrecho de Gibraltar para cruzar al continente africano y, principalmente, durante los días en los que predomine el viento de poniente.

No obstante, es un mirador perfecto para visitar en cualquier época del año porque ofrece unas vistas preciosas del entorno natural de este paraje.

Bonus track: Pixel Attack en Mijas Pueblo

Como regalo de despedida hacemos mención a una tienda situada en Mijas Pueblo y que puede que sea la tienda más friki de las tiendas frikis de la provincia de Málaga: Pixel Attack.

Su rareza radica no sólo en lo que oferta -una gran variedad de merchandising relacionado con el mundo de los jugones o videgamers, incluyendo una gran colección de videoconsolas y juegos retros originales de los años 80 en adelante-, sino sobre todo por el lugar en donde se ubica: en pleno centro histórico de Mijas Pueblo.

Pixel Attack es un oasis de ese raro tipo de locura que no puede dejar de ser otra cosa que maravilloso: en un núcleo poblacional donde destacan las tiendas de souvenirs y los restaurantes para turistas desorientados por las quemaduras solares, esta tienda supone un auténtico fail en Matrix.

Encontramos la tienda Pixel Attack en pleno casco antiguo de Mijas Pueblo como un raro ejemplo de locura maravillosa. Encontramos la tienda Pixel Attack en pleno casco antiguo de Mijas Pueblo como un raro ejemplo de locura maravillosa.

Encontramos la tienda Pixel Attack en pleno casco antiguo de Mijas Pueblo como un raro ejemplo de locura maravillosa.

Por eso le deseamos larga vida y prosperidad a este negocio que abrió sus puertas en 2016 y que ofrece también figuras, peluches, camisetas, gorras, imanes, monederos, bolsos y muchísimas cosas más de tus series y películas favoritas.

Además, compran consolas o los juegos que ya no quieran sus visitantes, por lo que si hay algo que quieras tener y no encuentres por ninguna parte, no dudes en ir a Pixel Attack y, si no lo tienen, lo encontrarán en exclusiva para ti.

Así que si pasas por delante de sus cuidados escaparates, entra en Pixel Attack y compra algo: no seas de esas personas que, ante un establecimiento tan especial como este, exclaman la manida frase "¡me encantan este tipo de tiendas!", pero que luego nunca compran nada en ese tipo de tiendas y después, cuando cierran, se lamentan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios