La Guardia Civil tiene orden de "impedir" el parapente en Abdalajís

  • La Fiscalía aprecia indicios de infracción administrativa y remite sus investigaciones a Seguridad Aérea para que estudie sanciones

Vista de Valle de Abdalajís, con la sierra desde la que despegan los parapentistas al fondo. Vista de Valle de Abdalajís, con la sierra desde la que despegan los parapentistas al fondo.

Vista de Valle de Abdalajís, con la sierra desde la que despegan los parapentistas al fondo.

La Comandancia de la Guardia Civil ha dado instrucciones a sus efectivos en la zona de Valle de Abdalajís para que "impidan" los vuelos en parapente por implicar riesgos para la seguridad aérea. Esta orden, no obstante, tiene el matiz de que debe ser cumplida "dentro de las prioridades de servicios y posibilidades de personal y medios". La movilización de la Guardia Civil para que no permita el parapente en el Valle de Abdalajís tiene lugar después de que Aena remitiera tres comunicaciones al Ayuntamiento de esta localidad y a la Subdelegación del Gobierno informando de notificaciones remitidas por pilotos que se habían encontrado en pleno vuelo con parapentistas en el área de seguridad reservada para la entrada y salida de aviones.

El municipio de Valle de Abdalajís ha construido en gran medida su identidad en el sector del turismo rural en torno al parapente, una actividad expresamente prohibida en esta zona al estar incluida en la denominada CTR (región de tráfico controlado) asociada al aeropuerto de Málaga, por estar enclavada en el espacio de entrada y salida de los aviones.

La Fiscalía abrió a instancias de un particular una investigación de oficio para determinar si existe responsabilidad penal porque los vuelos se produzcan en un sector que Enaire (gestor de navegación aérea de España) califica de espacio aéreo de clase D. El Ministerio Público subraya que la actividad "no está permitida" y agrega que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) no solo no ha emitido ninguna exención que la haga posible, sino que a raíz de "un incidente severo de seguridad en aproximación, con un parapentista, en el que se vio implicada una aeronave de la compañía Norwegian el 12 de marzo de 2016, dio instrucciones a las fuerzas de seguridad para que impidieran la práctica del parapente en la zona".

La investigación de oficio ha sido archivada por el fiscal al constatar que tanto las autoridades aéreas como la Guardia Civil han tomado medidas para impedir el parapente en la sierra del Valle de Abdalajís. Por tanto, entiende que no cabe hablar de prevaricación omisiva o denegación de auxilio, si bien sí aprecia que pueden existir infracciones administrativas. Recuerda que esta actividad deportiva se desarrolla desde hace 20 años y que pese a estar prohibida en este lugar "se ha desarrollado, al parecer, de forma consentida por las autoridades competentes en la materia".

En este sentido, el decreto de archivo firmado por el fiscal jefe de Málaga, Juan Carlos López Caballero, el pasado 5 de septiembre, determina "remitir testimonio" a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea "a los efectos sancionadores que correspondan".

Entre junio de 2015 y enero de 2016 el aeropuerto de Málaga se dirigió en tres ocasiones al Ayuntamiento de Valle de Abdalajís y a la Subdelegación del Gobierno para reclamar que se controlaran las actividades de vuelo prohibidas en la zona. La Subdelegación alertó a la Comandancia de la Guardia Civil que a continuación dio instrucciones a su personal para impedir estas actividades, sin embargo, el Ayuntamiento minimizó el alcance de los hechos, subrayando inicialmente la tradición de la que se decía que era la capital del vuelo de la provincia. Sin embargo, meses después ese mensaje ha perdido fuerza. La página web del Ayuntamiento de Valle de Abdalajís apenas incluye información ahora sobre el parapente. En su epígrafe relacionado con el turismo únicamente reseña la escalada, el senderismo y la bicicleta de montaña. Toda alusión a los vuelos queda circunscrita a una frase casi ilocalizable en la que alude al municipio como "enclave privilegiado para la práctica de deportes en la naturaleza como senderismo, escalada, ciclismo de montaña y el ala delta o parapente, lo que ha permitido al municipio ser conocido como la capital del vuelo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios