Juanma busca héroes sin capa

  • La familia de un joven con leucemia lanza una campaña a favor de la donación de médula ósea

  • El instituto en el que estudió se ha sumado a la iniciativa

"Pido que vayan a donar médula ósea. Es un gesto altruista. Si tuviera suerte, podría ser para Juanma y si no, será para cualquier persona del mundo que lo necesite. Hoy me ha tocado a mí, pero mañana puede tocarle a cualquier familiar de quien me escuche. Donar es dar vida y esperanza". El llamamiento lo hacía ayer Dolores Vallejos. A su hijo le diagnosticaron una leucemia el pasado 23 de marzo y seguramente tendrá que someterse a un trasplante de médula.

Juanma Martínez Vallejos tiene 18 años. Su familia ha lanzado una campaña de sensibilización a través de las redes sociales para fomentar la donación de médula ósea que ya ha llegado a cientos de personas. El instituto Universidad Laboral -centro en el que estudió hasta el año pasado y en el que trabaja su madre- se ha volcado con la iniciativa. Alumnos, profesores y padres se han sumado a la campaña. Los que son menores de edad y aún no pueden donar hacen carteles de concienciación, los que no se atreven comparten el llamamiento de la familia en Facebook o Whatsapp y los más decididos ya se han hecho donantes.

Varias personas ya se han hecho donantes tras conocer su historia

Es el caso de Eugenia Orihuela y su marido, Rafael Arenas. Se hicieron donantes el miércoles pasado. "Ya lo teníamos en mente, pero nos faltaba un empujón. Nos decidimos tras conocer el caso de este niño. Esperemos que más personas se sumen para poder ayudar a gente que lo necesita, como Juanma o como otros pacientes que no conocemos", argumentaba Eugenia.

Juanma cursa Estudios Ingleses en la Universidad de Málaga. Está en primer año. Acabó el cuatrimestre con todas las asignaturas aprobadas y tres matrículas de honor. Pero el diagnóstico le ha obligado a hacer un parón. Desde aquel día de marzo, prácticamente no ha salido del hospital.

Todo empezó con un poco de fiebre e inflamación de encías. Entonces el peregrinaje: médico de familia, dentista, Urgencias... Al principio los médicos achacaban la fiebre persistente a un virus pasajero. Pero una analítica constató que los glóbulos blancos estaban disparados. Era una leucemia aguda mieloblástica M-5. "Este tipo de leucemia se desarrolla muy rápidamente y si hubiera tardado en diagnosticarse unos días más, las consecuencias hubieran sido muy negativas", explica la carta de llamamiento a la donación difundida en las redes por la familia.

De inmediato ingresó en el Hospital Quirón para recibir su primer ciclo de quimioterapia. El miércoles concluyó la segunda tanda del tratamiento. Juanna ha vuelto a casa después de 32 días de ingreso. El lunes tiene cita en el Hospital Regional para determinar si procede un trasplante de médula ósea. De momento, está en casa recuperándose porque después de la quimioterapia tiene bajas las defensas. La Facultad y la academia de Inglés tendrán que esperar.

"El llamamiento que hemos hecho nace por mi hijo, pero es para cualquiera que lo pueda necesitar", insiste la madre. La maquinaria de la solidaridad vuelve a estar en marcha. Otra vez, las redes sociales sirven de altavoz para una buena causa: que haya más donantes de médula ósea. Hace unos meses Pablo Ráez -un joven de tan sólo 20 años- hizo la mayor campaña a favor de la donación que jamás haya realizado ningún sistema sanitario en España.

Ahora, otra familia malagueña lanza su mensaje para promover que se done médula ósea. El IES Universidad Laboral se ha convertido en el primer engranaje de esa maquinaria. "Cuando supimos que entre sus familiares Juanma no tenía ningún donante 100% compatible, decidimos que debíamos hacer algo", cuenta Carmen Aguilera, docente del centro educativo. Y vaya si lo hicieron. Buena parte de los malagueños recibieron el miércoles pasado por Whatsapp el llamamiento de la familia. Además, han movilizado al Centro de Transfusión Sanguínea para que una unidad móvil se desplace el 19 de junio al instituto para informar sobre la donación de médula ósea. Los carteles que la familia y los trabajadores del instituto han hecho circular por las redes recuerdan que los donantes son héroes sin capa y que cualquiera puede ser uno de ellos. Carmen, que fue profesora de Juanma en el instituto, cuenta que "es excepcional; muy buen alumno y muy trabajador; estupendo como estudiante y como niño". Ese niño busca ahora héroes sin capa. Para él y para muchas personas más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios