Antonio Maíllo | Candidato a la Vicepresidencia de Adelante Andalucía “Si esto fuera un partido de fútbol, Díaz estaría fuera de juego”

Antonio Maíllo, en la Plaza del Museo de Sevilla. Antonio Maíllo, en la Plaza del Museo de Sevilla.

Antonio Maíllo, en la Plaza del Museo de Sevilla. / Antonio Pizarro

Antonio Maíllo ha elegido la Plaza del Museo para esta entrevista. Asegura que forma parte de la Sevilla tranquila que conoció cuando se mudó a la capital de Andalucía, en 1984, para comenzar sus estudios universitario. Lleva casi una década a caballo entre Aracena y la ciudad hispalense, las dos ciudades sobre las que orbita su "proyecto vital", además de Sanlúcar de Barrameda

–¿No echa de menos ser candidato a la Presidencia?

–No. Lo digo con mucha brutalidad, pero el cáncer es una experiencia que te elimina mucho ego, mucha vanidad.

–¿Ni cuando vio a Teresa Rodríguez en el debate?

–No tuve ninguna añoranza. Lo pasé muy mal hace cuatro años. Estábamos fuera del debate político y necesitábamos meternos. Llevar ese peso hacía mayor la responsabilidad. Afortunadamente nos salió muy bien.Aquel debate fue determinante.

–Dicen que se les dan bien las campañas.

–Estamos haciendo una campaña muy fresca y novedosa. Adelante Andalucía es lo único nuevo que hay en estas elecciones. Hemos pasado del vértigo del principio al ver la respuesta ilusionante de amplios sectores sociales y unas encuestas que nos sitúan, para empezar, en segunda posición. No tenemos techo. De aquí al 2 de diciembre va a ser muy importante establecer nuevas alianzas de apoyo electoral con gente que sienta que el nuevo proyecto histórico para Andalucía lo encarnamos nosotros ante el agotamiento del proyecto biológico del PSOE.

–¿Eso significa que quieren seducir a esos socialistas que, según ustedes, están descontentos con Susana Díaz?

–Esos ya están votándonos. Se trata de una alianza de amplios sectores progresistas y de izquierda que saben que Susana Díaz está a la derecha del PSOE y que ha optado por apuestas fallidas en estos tres años. Si fuera un partido de fútbol, Susana Díaz estaría fuera de juego. Apostó por Rajoy y estableció como preferencia de alianza a Ciudadanos en Andalucía. Ella ha abierto la puerta a la derecha en Andalucía. Nosotros queremos cerrársela en las narices. Adelante Andalucía ha generado mucha simpatía a amplios sectores que le dan arcadas que Susana Díaz siempre prefiera a las derechas para gobernar.

–¿Se lo han dicho por la calle?

–Me lo han dicho por la calle. Hay perfiles que me han llamado mucho la atención, como las mujeres mayores y jóvenes. No universitarios, precisamente. Me he encontrado a algunos en una obra y hasta pequeños empresarios. Queremos ser un gobierno que mejora las condiciones laborales en empresas que reciben ayudas de la Junta.

–¿Han logrado en Adelante Andalucía los objetivos que se proponían cuando estaban negociando?

–Hemos consolidado los apoyos de cada formación en Adelante Andalucía. Era un proyecto de unidad entre iguales y eso lo estamos logrando, lo que ha provocado que la gente más remisa esté entusiasmada con esta alternativa de izquierdas. En Andalucía no va a haber alternativa de derechas. Se autoanulan en una guerra interna.

–Además de los partidos andalucistas de izquierda, ¿quién más está en Adelante Andalucía?

–Somos un instrumento que se ofrece a la sociedad andaluza como alternativa.Un proyecto de reparto de riqueza, de recuperación de derechos y de salida de la crisis desde el blindaje de las condiciones de vida de la gente. Somos una alternativa para sustituir a Susana Díaz.

–Incluso en el mejor de los escenarios para ustedes, necesitarían al PSOE para gobernar.

–Viene una etapa de normalización de los acuerdos. Una de nuestras primeras medidas será subir las pensiones no contributivas. Es un acuerdo concreto y a quién esté de acuerdo, lo sumamos. Si al día siguiente hay que hacer una comisión de investigación sobre corrupción, también la haremos. No va a haber pactos. Se ha demostrado que los pactos son cantos al sol.

–Pero en San Telmo debe haber un presidente.

–Y queremos ser nosotros. Hay que normalizar los acuerdos. Si somos primera fuerza política, como gobierno, si somos segunda, en la oposición en el Parlamento.

–Con el PSOE han sido capaces de pactar un acuerdo amplio como el de financiación, pero dicen que no se fían de ellos.

–Nos fiamos de los hechos, no de las intenciones ni de las palabras. El escenario que nos demanda la gente es programa, programa y programa. Lo que no vamos a hacer es ningún tipo de pacto con quien no los cumple ni pretende cumplirlo. La política son hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios