Deportes

'Casting' de directores

  • Aaron Jackson y Tomas Satoransky son los bases que más gustan en el Unicaja para reforzar al equipo la próxima temporada Calloway, en la puerta de salida

Con sigilo y sin demasiado ruido de momento, el Unicaja ya va perfilando la temporada 2014/15. La idea es no retocar demasiado el equipo para fraguar al fin un bloque duradero que se perpetúe durante más de un año. Y el aval de los buenos resultados de esta campaña sirve para que se mantengan piezas. Aunque los exámenes parciales, en general, han sido buenos o muy buenos queda el final. "Hasta que no acabe la temporada no se ponen las notas", suele referir Joan Plaza en sus comparecencias cuando se le pregunta por valoraciones. Algunas penden de lo que los jugadores, y el colectivo, hagan de aquí a final de temporada.

Una de las posiciones en las que hay consenso sobre el campo de mejora es la de base. Jayson Granger ha respondido sobradamente a las expectativas y es uno de los pilares del proyecto a corto y medio plazo. Con 24 años y un margen gigante de crecimiento, ha combatido en ACB y Euroliga, en el primer año en el que las compatibilizaba, con bastante soltura, midiéndose con los mejores bases del continente y normalmente saliendo ileso. Tiene un año más de contrato garantizado.

La valoración no es igual con Earl Calloway, sobre el que no hay queja alguna sobre profesionalidad y compromiso. En estos dos años ha jugado varios partidos en condiciones muy mermadas, como una fractura en un hueso del ojo el año pasado. Juega cinco minutos menos por partido que Granger y sus números son sensiblemente inferiores. Su continuidad es altamente improbable.

Y en esa búsqueda de un director de juego que dé un salto de calidad anda el Unicaja. La dirección deportiva propone y Joan Plaza tiene voz y voto en la decisión. El mercado es el que es y es una posición en la que se cotizan caros los jugadores. Dos hacen especial tilín: Aaron Jackson (CSKA Moscú) y Tomas Satoransky (Cajasol). Los dos cumplen el requisito, no excluyente pero sí favorable en la evaluación, de tener experiencia en la ACB. Ninguno es sencillo ni asequible, pero la idea es ésa.

Por Jackson ya se preguntó el verano pasado, pero las condiciones eran prohibitivas y Ettore Messina le quería a toda costa. Percibe un millón de dólares (unos 725.000 euros al cambio de ayer) limpios, cantidad a la que evidentemente no puede llegar el Unicaja. Pero la petición que hizo a sus agentes es que quiere un equipo donde sentirse importante aunque gane menos dinero. En Euroliga juega 17 minutos por partido y sólo anota 4.9 puntos y reparte 2.1 asistencias. Messina le pide esencialmente labores defensivas. La próxima semana cumple 28 años y quiere un lugar donde desarrollarse y sentirse importante. Solobasket publicaba ayer el doble interés del Laboral Kutxa por Jackson y Vasileiadis, que coincidieron en Bilbao. Jackson será una de los jugadores que vertebrará el próximo mercado. El Unicaja está al tanto. El CSKA tiene una opción para prolongar una temporada su estancia. Su rol en la Final Four será un indicio.

La otra opción, ya publicada anteriormente en otros medios, que se maneja es la de Tomas Satoransky, el base checo del Cajasol (22 años y 2.01 metros) al que Plaza hizo debutar cuando dirigía el club sevillano. "Es un crack, un tío estupendo. Le gusta mucho el baloncesto, no le importa estar horas y horas trabajando. Tiene carácter, estoy muy orgulloso de él, de la decisión de ponerlo a jugar de uno cuando se decía que era tres. Está cercano a dar un paso importante en su vida. Está en un entorno cerca y con un técnico ideal, pero igual debe crecer", le definió el badalonés cuando se le preguntó por él tras el último Unicaja-Cajasol. Acaba contrato con el equipo sevillano, que tendría derecho de tanteo para la ACB. Pero tampoco es una pieza fácil. Washington, que tiene sus derechos para la NBA, le tienta para que cruce el charco, por más que haya interés también de varios clubes top de Euroliga. El Fenerbahce estudió su contratación antes del pasado Top 16. Y no es el único. Sería libre para firmar por otro equipos del continente. Jugar en Euroliga alguna temporada más o dar el salto es la tesitura del checo. El mercador entrará en ebullición más tarde. Pero ya se cocina la olla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios