Deportes

Opción para el desahogo y llegar a octavos de final

  • Renta El Málaga intentará hacer valer el 1-1 cosechado en La Romareda para pasar ronda en la Copa del Rey Necesidades El Zaragoza tampoco llega en su mejor momento de la temporada

Sería un error hacer un desprecio a la Copa del Rey por muchos motivos. Porque el resultado de la ida (1-1) inclina las opciones hacia la suerte malaguista. Porque en un estado de máxima necesidad de refuerzos positivos el pase a los octavos de final sería muy importante. Y porque este será el último encuentro antes del parón de diez días hasta el próximo encuentro liguero. Sumar otra decepción más a un entorno ya muy viciado no es lo más recomendable.

Contaba Albert Luque a principios de temporada que soñaba con ganar la Copa del Rey vestido de blanquiazul y que no lo veía como algo descabellado. Mucho ha cambiado desde ese anhelo hasta hoy, cuando todos los problemas con los que vive el colista nublan cualquier sueño de grandeza en esta competición, que sigue siendo muy bonita por más que algunos conjuntos se empeñen en desprestigiarla.

Quién sabe si tanto sinsabor tiene hoy un paréntesis. Tampoco sería tan complicado, no sólo porque el resultado obliga al Zaragoza a ganar o a sumar empates de más de un gol, sino porque el equipo de Marcelino tampoco está para tirar cohetes. Además, llega con cinco lesionados. La oportunidad es propicia, por más que ahora mismo soñar con la Copa del Rey no entre dentro de las prioridades de Muñiz.

Obtener la clasificación para la siguiente ronda también daría continuidad al empate obtenido en Tenerife, considerado por el equipo una alegría habida cuenta del 2-0 que hubo que enjugar y porque en estas situaciones enlazar buenas noticias, aunque no sea sumar de tres en tres, alivian la tensión del vestuario.

Volverá la tradicional competición a La Rosaleda y no se espera un gran ambiente. Los precios son populares (cinco y diez euros para socios y el doble para los que no son abonados), pero los partidos entre semana nunca tienen gran acogida y el horario laboral no ayuda mucho.

Se prevén muchos cambios en la alineación, aunque sólo el de Roberto Santamaría por Munúa en la meta parece asegurado. Igual es el momento de que los canteranos sigan dando alegrías. La juventud en el fútbol suele ser portadora de buenas noticias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios