unicaja

Y ahora, ¿qué?

  • La espantada de Aíto, cuya llegada se veía muy encauzada el mismo viernes, ha dejado en estado de 'shock' a la plana mayor del Unicaja

Con el comunicado que anunciaba el fichaje de Aíto García Reneses recién colgado en la web de la Federación, en el Unicaja aún no daban crédito a la información. A media tarde del viernes se daba por "muy encauzada" la llegada del técnico madrileño a Málaga en la entidad cajista. La felicidad se palpaba en el ambiente, porque se había finalizado de forma caballerosa y educada, al menos de cara al exterior, la relación con Sergio Scariolo y se procedía a inaugurar una etapa que tendría a Aíto como elemento vertebrador. Un nuevo proyecto que, también en cierta forma, daba continuidad a nueve temporadas (salvando el breve paréntesis de Paco Alonso) de grandes nombres en el banquillo, con Bozidar Maljkovic y Scariolo. Una garantía de atracción de buenos jugadores y, de camino, de trabajo con la cantera, como se anuncia que vienen los nuevos tiempos.

Pero la realidad es que el Unicaja perdió en pocas horas al técnico más laureado de su historia, el que más alto había llevado el nombre de la entidad por España y Europa, y al elegido para dar continuidad a los viajes por la aristocracia de la canasta. Un severo golpe que dejó atónita a la plana mayor del Unicaja, incrédula ante el comunicado de la Federación. Las gestiones con Aíto García Reneses habían llevado su tiempo. De hecho, en los últimos veranos siempre se había vinculado su nombre al banquillo malagueño en medio del clásico folletín veraniego con Scariolo. La evolución de los contactos, a los que se habían dedicado muchas horas desde la entidad malagueña, propiciaban que ya se viera a Aíto virtualmente en el banquillo del Carpena. Había buenas sensaciones y, se entendía, algunas evidencias de que al veterano entrenador le seducía más continuar en el día a día de un club que dar el paso a la discontinua labor de seleccionador, cuyo trabajo en pista se reduce a apenas dos meses. A oídos del Unicaja llegó que la ronda de consultas realizada por Aíto con jugadores (Gasol, Navarro o Rudy) y antiguos seleccionadores (el propio Ettore Messina) no le había dejado muy ilusionado y que el proyecto deportivo y el esfuerzo económico (tres años a razón de alrededor de un millón de euros por temporada era la oferta del Unicaja) malagueño le resultaban muy golosos. Hasta que el viernes por la noche dio el sí a la Federación.

Como se publicó en este periódico, en el seno del Unicaja existían disensiones sobre la idoneidad de prolongar la etapa del técnico italiano. Los principales promotores del cambio eran el director general, Berdi Pérez, y el director deportivo, Juanma Rodríguez, que estimaban la necesidad de abrir un nuevo ciclo. Algunos pesos pesados del Consejo, como los ex presidentes José Manuel Domínguez y Ángel Fernández Noriega, no observaban una opción clara que mejorara las prestaciones de Sergio Scariolo. La insistencia del director general, Berdi Pérez, con reforzadas competencias tras la marcha del italiano y algunos de sus privilegios recogidos en su contrato, tuvo el suficiente poder para que la opción de Scariolo, con el que se dialogó tras acabar la ACB para ver su disposición aunque sin demasiado convencimiento por las dos partes, se desdeñara ante la confianza que otorgaba tener a punto el sí del antiguo entrenador del DKV Joventut.

Ahora se encuentra el Unicaja un cuadro complicado. Desde el club no se da aún por finiquitada la opción de contar la próxima temporada con Aíto García Reneses. Pretende conocer cuáles son los términos del acuerdo del madrileño con la Federación, que recoge la opción de que él pueda romper el contrato después de cada gran campeonato (Juegos de Pekín inclusive) que se dispute. Las cortapisas de la ACB para compatibilizar los cargos de entrenador y seleccionador deberían ser obviadas. La buena sintonía que había con Aíto es usada como clavo al que agarrarse. Pero, evidentemente, se trabaja en planes alternativos.

El técnico madrileño será presentado el próximo martes en la sede de la Federación y, acto seguido, ofrecerá una lista de convocados. En principio, serán 16 los jugadores que convoque Aíto. El retraso de Gasol y los problemas contractuales de Navarro, Calderón y Garbajosa propician que la lista se alargue más de lo habitual en las últimas temporadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios