Deportes

Davidovich sobrevive en Colonia y se cita con Zverev

  • El malagueño se impone en un partido a tumba abierta a Dennis Novak (3-6, 6-2, 3-6) y se medirá al alemán, cabeza de serie número uno del torneo, en semifinales

Davidovich golpea una bola de revés a dos manos. Davidovich golpea una bola de revés a dos manos.

Davidovich golpea una bola de revés a dos manos. / bett1hulks

Por rectas o por caminos sinuosos, pero Alejandro Davidovich sigue dando pasos adelante en su carrera. Pese a lo extraña de la temporada, con un calendario marcado por la pandemia del COVID-19, el malagueño sigue mirando hacia arriba a sus 21 años. Ganó un partido a tumba abierta (3-6, 6-2, 3-6) a Dennis Novak para colarse en las semifinales del Bett1Hulks Open, torneo indoor de la categoría ATP 250 que se celebra en la ciudad alemana de Colonia. Repite en estas instancias después de estrenarse el año anterior en Estoril tras ganar a Gael Monfils, en una de sus tardes más célebres. 

Repitió victoria frente al austríaco, al que ya se impusiera en el US Open. Y se vio otro duelo alocado, difícil de predecir punto a punto. Si había pasado por encima de Cilic con solvencia, tuvo que sudar mucho para meterse entre los cuatro mejores. Después de sobreponerse a un break, una suerte en el tenis que fue una tónica habitual en el encuentro, se adjudicó de manera cómoda en la primera manga (3-6). Pero ahí se diluiría. El segundo set se iría por el sumidero, en algo en lo que debe mejorar si quiere instaurarse entre las raquetas más selectas del mundo, después de encadenar siete juegos perdidos. Se terminaría con 6-2. Una caída libre que le hacía empezar el definitivo 2-0 abajo. 

En la meditación, algo en lo que está trabajando de manera intensa con su psicólogo Antonio de Dios, encontró el camino Davidovich. Del 2-0 se pasó al 2-4, con un tenis de mucho nivel del malagueño, al que le está sentando bien superficie donde apenas suma experiencia. Se levantó Novak, que cortó la sangría para poner el 3-4. Pasó muchos apuros con su saque el pupilo de Jorge Aguirre, que aprovecharía un fallo en una volea del austríaco, íntimo de Dominic Thiem, para poner el 3-5. Se creció ahí y rompió para agenciarse un triunfo de mucha valía. Son sus segundas semifinales en un torneo ATP. 

"Fue un partido duro, con muchos altibajos. Medité en el vestuario, cambió mi mentalidad en el tercer set e hice lo mejor que pude. Hago mucho trabajo con mi psicólogo. Cogí más intensidad en el tercer set", explicaba el de La Cala del Moran en la entrevista postpartido, mientras ya ponía la mirada en su rival por un hueco en la final: "Me ganó en el US Open muy fácil, veremos mañana, espero que sea otra historia". Ahora le espera Alexander Zverev, número siete del mundo y cabeza de serie uno del torneo germano. Le ganó en su primer duelo a Verdasco (compañero del malagueño en el dobles, donde ya cayeron eliminados) y en cuartos al sudafricano Lloyd Harris, que le arrancó un set (6-4, 3-6, 6-0). 

El alemán viene de ser finalista del US Open (donde dejó a Davidovich en el camino) y perder en dieciseisavos de Roland Garros con el pujante Sinner. Ahora trabaja con David Ferrer, con el que tiene una estrecha relación Foki). "Mi relación con David es muy tranquila. Hablamos por teléfono cada día y tomamos todas las decisiones juntos. No está aquí en Colonia, pero luego se unirá a mi equipo para una semana de entrenamientos. Estará conmigo en París y en las Finales ATP", aseguraba en rueda de prensa. Un desafío superior para Davidovich este sábado (el partido será en directo en Teledeporte), que volverá a tener al otro lado de la red a Zverev. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios