Deportes

Los planes de Davidovich para el inicio de 2020

  • El malagueño ya se encuentra en Doha para iniciar su tercera temporada en el universo ATP

  • Allí y en Auckland preparará uno de los platos gordos del año, el Abierto de Australia

Davidovich, en un entrenamiento en Doha. Davidovich, en un entrenamiento en Doha.

Davidovich, en un entrenamiento en Doha.

Los tenistas son unos de los deportistas profesionales con menos vacaciones. Alejandro Davidovich terminó la temporada a principios de noviembre en Milán y ya se encuentra en Doha para iniciar su tercer año en el universo ATP. Ahí echa a andar un inicio ambicioso de 2020 para el tenista malagueño, que actualmente es 87 del mundo. Llegó a estar en el 82. Intentará seguir su escalada hacia el Top 50 en un principio de curso donde defiende pocos puntos.

Catar es la primera parada para el pupilo de Jorge Aguirre. Allí jugará la previa para meterse en el cuadro del Qatar ExxonMobil Open, que comienza el 6 de enero. Un ATP 250 para empezar a competir después de una pretemporada muy satisfactoria y de un alto nivel de exigencia. Después disputará un torneo del mismo calibre, aunque aún no sabe si irá directamente a cuadro o tendrá que ganarse ese derecho. Hay negociaciones por una Wild Card con la organización. Se trata del ASB Classic en Auckland (Nueva Zelanda). Ambos serán la preparación para uno de los platos gordos del año.

El 20 de enero comenzará el Abierto de Australia. Davidovich estará en Melbourne por méritos propios, como así indica su ránking ATP. Será el segundo cuadro de Grand Slam que dispute después de entrar como lucky loser en Roland Garros. Disputó Wimbledon un año después de ganar en categoría junior, pero no pasó la fase de clasificación.

En febrero visitará el tercer continente en escasas semanas para hacer una gira por Sudamérica. El 10 comienza el Argentina Open en Buenos Aires, un ATP 250. Una semana después, este de superior categoría (500), estará en la capital de Brasil para jugar el Rio Open. Seguidamente volverá al escalón de 250 para en Santiago de Chile disputar el Chile Open. Depende de lo que avance en cada campeonato, pero será un tramo de gran exigencia a todos los niveles. Una nueva experiencia para el joven, que aún pertenece a la Next Gen, en tierras americanas.

Su cuerpo técnico y él tienen previsto un pequeño parón para cargar pilas a inicios de marzo porque luego habrá un suculento plato. Unos días de descanso y de vuelta al centro de operaciones, el San Carlos de Marbella, para preparar al Master 1.000 de Miami, que echará a andar a finales de ese mes. Da alcance del listón en el que se mueve el de la Cala del Moral.

Después de estas siete semanas, Davidovich ya pensará en la tierra batida. Ahí aparecen torneos como el de Montecarlo, Godó, Budapest, Múnich o Estoril (donde pegó un bombazo el año pasado al ganar a Monfils y colarse en semifinales). Ahí sí defenderá un buen granero de puntos. Unos planes del tenista malagueño para el inicio de 2020 ambiciosos y exigentes, donde tendrá el reto de acostumbrarse a jugar con los mejores de manera continuada a nivel mental y físico. Por ahí está uno de sus grandes márgenes de crecimiento de una progresión ilusionante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios