Elecciones Municipales Cruz del Humilladero 2019 Cruz del Humilladero, la vida entre la multitud

  • Con 85.000 vecinos, es el segundo distrito más poblado y en él faltan limpieza, zonas verdes y aparcamiento

  • Sin espacios de ocio, el uso cultural y social de la antigua cárcel se lleva repitiendo en diversos programas electorales desde hace años

Bloques de viviendas vistos desde el puente Juan Pablo II. Bloques de viviendas vistos desde el puente Juan Pablo II.

Bloques de viviendas vistos desde el puente Juan Pablo II. / Javier Albiñana (Málaga)

A media mañana de un lunes cualquiera, el Paseo de los Tilos y la plaza Cruz del Humilladero es un ir y venir de gentes en sus calles, tiendas y bares. Los coches no dejan de entrar en la gasolinera de la esquina y el tráfico es denso en el corazón del distrito 6, el segundo más poblado tras Carretera de Cádiz. Más de 85.000 personas viven en sus barrios, muchos y con problemáticas muy diferentes.

Desde El Viso a Camino de Antequera, Haza de Cuevas y Carranque, desde Los Corazones a Camino San Rafael y García Grana. El entorno acoge al 15% de la población de la ciudad y cuatro de cada diez habitantes son mayores de 64 años. Limpieza, seguridad ciudadana, aparcamiento, zonas verdes, equipamientos de ocio y la reactivación comercial tras el parón producido por las obras del Metro son algunas de las demandas principales de vecinos y comerciantes.

Antonia Harillo lleva viviendo junto al Paseo de los Tilos desde 1983. “Faltan zonas verdes, las aceras están levantadas y hay muchísima inseguridad, es una zona muy céntrica y está un poco abandonada, falta limpieza”, apunta esta vecina, camino del supermercado. Para ella, sería importante que se “esmerasen” un poco más, que no permitiesen que se reunieran en la calle Mauricio Moro “traficantes” que intentan comprar a todo lo que entra al Cash Converter y que la vigilancia policial fuese mayor.

Actividad comercial en la plaza Cruz del Humilladero. Actividad comercial en la plaza Cruz del Humilladero.

Actividad comercial en la plaza Cruz del Humilladero. / Javier Albiñana (Málaga)

En la Ferretería Antonio Castillo, abierta desde 1953, han visto cómo ha ido cambiando la zona. “Hay una gran masificación”, dice Antonio Castillo, segunda generación al frente del negocio que vende a clientes de fuera del barrio, incluso de algunos pueblos, por la gran variedad de referencias con las que trabaja. “Falta una zona para aparcar bicicletas y, aunque es un barrio tranquilo, la Policía aquí pasa una vez cada tres meses, falta vigilancia”, apunta. También critica la falta de zonas verdes y de aparcamiento.

“El Ayuntamiento dijo que iba a convertir las calles comerciales en zona azul y luego se echaron atrás, y hay coches aparcados que llevan meses sin moverse del sitio, con el SARE esto cambiaría, habría más rotación y eso nos beneficiaría a los negocios”, considera el ferretero. Y otra cosa que estima fundamental es el control sobre los dueños de los perros que no recogen sus excrementos. “Dejan las cacas y no se hace nada, tener unas aceras limpias estaría muy bien”, agrega.

Antonio Castillo en su ferretería, abierta por su familia desde 1953. Antonio Castillo en su ferretería, abierta por su familia desde 1953.

Antonio Castillo en su ferretería, abierta por su familia desde 1953. / Javier Albiñana (Málaga)

En el centro comercial abierto, junto a los negocios con solera, también han nacido otros como Welcome to Comic, que puso en marcha hace 2 años Salvador Navarro. “La obra del aparcamiento y luego la del Metro le afectó mucho al barrio, que se ha paralizado comercialmente y todavía no le ha dado tiempo a recuperarse”, indica. Igualmente, señala que los centros comerciales cercanos como Larios y Vialia “no han ayudado a Cruz del Humilladero, la gente se ha acostumbrado a las franquicias, a las cosas baratas”, indica y apunta que es una zona “que se está haciendo mayor”.

Salvador cree en la necesidad de una apuesta más actual, con “nuevas tendencias y un toque de modernidad, que haya más eventos para promocionar el barrio, que nos ayuden con algún tipo de subvención para que los comerciantes podamos hacer más”. En cuanto a la limpieza, “depende de lo cerca que tengamos unas elecciones, nos gustaría que baldearan al menos una vez a la semana y ahora lo están haciendo”, señala. También asegura que “es un barrio tranquilo en cuanto a seguridad, eso sí, en fechas concretas los robos se multiplican “y hay uno cada cinco minutos”, dice.

Salvador Navarro en su tienda Welcome to comic. Salvador Navarro en su tienda Welcome to comic.

Salvador Navarro en su tienda Welcome to comic. / Javier Albiñana (Málaga)

Lola Rey es vecina de la calle Alfambra desde hace 25 años. En los últimos nueve regenta una peluquería con su nombre. “Hay poca limpieza para lo poblado que está el distrito, se olvidan de esto”, apunta. En el tema del aparcamiento subraya que al hacer las plazas “de pago” han quitado mucho en las calles y muestra su disconformidad con que pongan zona azul, ya que la inmensa mayoría de los bloques, comunidades que pueden reunir 70 pisos, no tienen aparcamiento propio.

Lo mejor para Lola es la situación tan céntrica. “Puedes ir andando a la Feria y también al centro”, comenta y destaca lo que otros comerciantes, “es un barrio que está envejeciendo”. “Comercialmente a raíz de la creación de Vialia y de la obra se hundió un poco, han cerrado muchas tiendas”, indica y apunta que antes la gente “venía de Churriana, de Campanillas a comprar aquí”.

Explanada de la estación, junto a Vialia, con la iglesia del Carmen al fondo. Explanada de la estación, junto a Vialia, con la iglesia del Carmen al fondo.

Explanada de la estación, junto a Vialia, con la iglesia del Carmen al fondo. / Javier Albiñana (Málaga)

De lo que también adolece el distrito es de zonas culturales y de ocio, así que la antigua cárcel, edificio que lleva en desuso una década, se convirtió ya desde hace tiempo en arma electoral de los partidos políticos. Para las municipales de 2015 en la mayoría de programas se proponía un uso cultural y social a estas instalaciones.

En diciembre del pasado año De la Torre presentó el proyecto creado por el equipo del Matadero de Madrid. Distrito 6 se convertirá en un centro multidisciplinar, abierto y flexible dedicado a la expresión creativa, a la exhibición y a la producción local. En 2022 y gracias a un presupuesto aproximado de 12 millones de euros se prevé poner en marcha la primera fase.

El centro comercial Larios en obras. El centro comercial Larios en obras.

El centro comercial Larios en obras. / Javier Albiñana (Málaga)

Otro de los puntos calientes son los antiguos terrenos de Repsol. Mientras que el actual gobierno del PP apuesta por la creación de torres de oficinas, vecinos y otros grupos políticos han apostado por la creación de un bosque que se pudiese convertir en pulmón de la ciudad entre los multitudinarios distritos de Cruz del Humilladero y Carretera de Cádiz.

También queda pendiente la conclusión del parque del cementerio de San Rafael y los polígonos industriales y empresariales llevan años pidiendo una modernización, que sean recepcionados por el Ayuntamiento y que sea éste el que acometa la mejora de su saneamiento y medidas eficaces ante su inundabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios