2011 Elecciones

Ocaña asume el "descalabro" de IU pese a insistir en que llevaba "un buen aval"

  • El alcalde anuncia que deja la "política institucional" · El candidato felicita al PP, que dará a la ciudad un "gobierno estable", y considera que Unión Cordobesa será una "mala anécdota"

"ASUMO total y absolutamente el descalabro". El candidato de Izquierda Unida a la reelección, Andrés Ocaña, se responsabilizó anoche de los "malísimos" resultados electorales de la formación en la capital, felicitó al Partido Popular y, en un discurso con poca autocrítica, insistió en que su formación llegaba al 22-M "con un buen aval". Ocaña, que compareció al filo de las 22:30 acompañado por su número tres, Francisco Tejada, y por el coordinador provincial de IU, Francisco Martínez, no fue capaz de detallar qué ha llevado a IU a perder siete concejales: "Esta noche es muy complicado explicarlo... No somos tan magníficos como para encontrar las razones. No he debido proyectar la imagen como candidato", intentó profundizar. "Creo que la labor de IU ha sido muy buena en estos años y la gestión en los barrios ha sido mejor que nunca; habrá que buscar otras razones", respondió Ocaña cuando fue preguntado si creía que IU había recibido un voto de castigo. 

El candidato se mostró contrariado por el hecho de que la coalición haya sido superada por Unión Cordobesa (Ucor) en zonas como El Higuerón o el Veredón de los Frailes. "Con las inundaciones, nos pusimos de barro desde las orejas hasta la punta del pie. Hay cosas que no se explican, pero la vida es así. Que esos vecinos confíen más en Ucor no deja de ser un fracaso", dijo el alcalde en funciones, porque ha sido precisamente IU -argumentó- la formación que ha llevado la "dignidad" a esas zonas. "Lugares y barrios que siempre confiaban en IU ahora se han dejado llevar por sueños, por lo imposible y en algunos casos por lo ilegal", dijo Ocaña en referencia a la promesa del propietario de Arenal 2000 de legalizar todas las parcelas. 

Como anunció desde que fue proclamado candidato hace unos meses, Ocaña confirmó anoche que no firmará su acta de concejal. "Mi tiempo en política institucional se ha terminado. Han sido 16 años dedicados a la ciudad. Me voy con la conciencia muy tranquila, con la sensación del trabajo bien hecho", anunció. Ocaña felicitó a José Antonio Nieto y se congratuló por que Córdoba tenga un "gobierno estable". "Eso es bueno para la ciudad más allá de que no compartamos sus medicinas y recetas. En política se está para ganar y perder", dijo, y añadió que "es mejor que un partido vinculado a la formalidad democrática sea el que coja el testigo de IU". "Unión Cordobesa no va a condicionar nada; va a ser una mala anécdota", zanjó. 

También fue interrogado sobre el posible efecto de la marcha de la exalcaldesa, Rosa Aguilar, al PSOE. Y su respuesta fue contundente: "Aquí Rosa Aguilar ya no está invitada, ni se la espera". Y no supo analizar si el voto de IU que se ha ido al partido de Gómez "corresponde a una parte de electorado voluble que teníamos, o si ha habido traspaso de voto no populista". Antes, el coordinador provincial de IU y número cinco de la candidatura, Francisco Martínez, compareció ante los medios: "No soy consciente de que hayamos tenido errores importantes. Tal vez no hayamos medido el fenómeno de Sandokán", intentó explicar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios