David de Miranda | Torero “La llegada de toreros jóvenes crea rivalidad y eso genera interés”

  • Ha sido el torero revelación de San Isidro tras lograr abrir la Puerta Grande de Las Ventas. Este domingo debuta en Málaga con una corrida de La Palmosilla.

Salida a hombros de David de Miranda por la Puerta Grande de Las Ventas el pasado 24 de mayo. Salida a hombros de David de Miranda por la Puerta Grande de Las Ventas el pasado 24 de mayo.

Salida a hombros de David de Miranda por la Puerta Grande de Las Ventas el pasado 24 de mayo. / Ceferino Villaseñor

David de Miranda es sinónimo de lucha, constancia y superación. Tras sufrir en agosto de 2017 una grave lesión cervical –fractura de cuatro vértebras– que le mantuvo alejado de los ruedos un año pocos eran los que confiaban en su regreso. Él nunca perdió la esperanza y este 2019 se ha convertido en uno de los toreros revelación de la temporada. Su historia es la del triunfo de la vida. Este domingo lidiará toros de La Palmosilla junto a López Simón y Román.

-¿Se disfruta más este momento después de todo lo que ha pasado?

-Sí, sufrir un percance tan grave te hace madurar y esto hace que, gracias al triunfo de Madrid y que vayan saliendo las cosas, disfrutes más de esta situación.

-¿Cree en los milagros?

-En el percance cuando caí tuve mucha suerte, aunque sí es cierto que todos los médicos hablaban de milagro, pero pienso que gracias al estar fuerte en ese momento ayudó a que la lesión fuese lo menos grave posible. Pero sobre todo creo en la disciplina y en el ganarte las cosas con trabajo y constancia. A los milagros después deben de acompañarles las situaciones, pero el trabajo y la constancia son fundamental.

-Su gran temporada está haciendo honor al antiguo dicho de “los toros con 5 y los toreros con 25”

-(Ríe) Sí, la verdad que es bonito y es un dicho en el que creo. Se han reunido las cosas para que mi triunfo en Madrid llegue justo con 25 años.

-¿Se imaginaba hace un año estar acartelado junto a las figuras?

-Es algo con lo que siempre se sueña cuando se empieza a querer ser torero. Se sueña con un triunfo importante, en una plaza de primera y ver tu nombre acartelado en ferias importantes. Lógicamente lo pensaba, pero no me imaginaba que iba a suceder tan rápido.

-¿Su triunfo en Madrid le ha cambiado la vida también a nivel personal?

-Creo que no, mi día a día sigue siendo el mismo. El toreo es una carrera muy larga y hay que tener siempre los pies en el suelo, saber de dónde viene, seguir trabajando… Esa es la base que no hay que perder nunca y yo sigo siendo la misma persona.

-¿Cómo se digiere ese éxito y estar en boca de todos los taurinos?

-Teniendo los pies en el suelo. También hay que disfrutarlo, porque después de tener el percance, hay que tener derecho de disfrutar el momento, es un privilegio. Por ejemplo, el estar en una Feria tan importante como la de Málaga y ver tu nombre acartelado son cosas que hay que disfrutar. Hay que seguir continuamente dando argumentos y motivos para que sigan hablando de ti y seguir trabajando y tener siempre los pies en el suelo es fundamental.

-¿Le han llamado ya de plazas de América?

-No nos han llamado todavía, pero es otro de los sueños para los toreros. Nunca he viajado a América y ojalá que sea este año si es posible y si no el año que viene estaré encantado.

-Siempre se destaca su valentía y serenidad, ¿y usted cuál diría que es su principal virtud en el ruedo?

-En el ruedo, sobre todo, cuando lo consigo es cuando de verdad disfruto y es el sentirte libre. Cuando consigo eso es cuando disfruto y soy yo mismo, es lo que persigo y para ello el animal también te tiene que acompañar para olvidarte del cuerpo y disfrutar. Cuando disfrutas haces disfrutar al que está en el tendido. Sobre todo lo que busco es el sentirme libre.

"Para aprender hay que tener los pies en el suelo, ser una persona sencilla y tener ambición por crecer"

-¿Y en la vida?

-Ser siempre el mismo, tener los pies en el suelo y saber el camino que llevo recorrido hasta llegar aquí. Seguir en la misma línea, con la misma constancia, la misma ilusión, con las mismas ganas de seguir creciendo. La carrera del torero es larga y no se para nunca de aprender y para eso hay que tener siempre los pies en el suelo, ser una persona sencilla y tener sobre todo ambición por crecer.

-Gracias a toreros como usted o Pablo Aguado, este año el interés por los toreros jóvenes ha aumentado, ¿cree que necesita el escalafón una renovación?

-Es importante y se está viendo reflejado en que cada vez más gente se está ilusionando por ir a la plaza y para eso está siendo fundamental la llegada de nombres nuevos al escalafón. Hablando como aficionado, para mí también es un aliciente ver caras nuevas, ver competencia, ver rivalidad… Porque, al fin y al cabo, cuando llegan toreros jóvenes con interés para los públicos, todos queremos encontrar nuestro sitio y vernos ahí arriba y para eso, los que están arriba, ven que tienen que seguir defendiendo sus puestos. Eso crea rivalidad y competencia entre todo el escalafón y genera más interés.

-El hecho de haber salido a hombros en Madrid o Nimes y que la gente espere tanto de usted, ¿supone una presión añadida cada vez que hace el paseíllo?

-También es bonito el ver cómo los públicos te van conociendo y ver que hay expectación por verte. Para el gran público eres todavía un poco desconocido, pero ya te van conociendo y es bonito llegar a los patios de cuadrillas y ver cómo los aficionados te reconocen. Eso también sirve para después en la cara del toro salir y torear con más ganas.

-Agosto y el final de temporada se presenta cargados de compromisos. ¿Cómo se prepara para todas esas citas?

-Lo estoy viviendo con ilusión y con un punto de expectación por mí, por los viajes, por preparar las cosas…  Nunca antes había tenido fechas tan seguidas. Es bonito el momento que estoy viviendo y la verdad que lo estoy disfrutando. Ojalá que sigan saliendo las cosas bien y siga dando que hablar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios