Balance de la Feria del Centro

La Feria, de lleno a cuarto menguante

  • La afluencia del Centro descendió día a día desde el martes

  • Los trabajadores hablan de una buena edición

El ambiente durante la Feria del Centro. El ambiente durante la Feria del Centro.

El ambiente durante la Feria del Centro. / Marilú Báez (Málaga)

Menos colas en los baños, suelos más limpios, menos botellas de Cartojal descarriadas en cualquier lado, espacios libres para descansar y, sobre todo, para andar . Son las mejores señales para darse cuenta que la Feria se acaba. Unas fiestas demasiado largas para unos –los trabajadores y demasiado cortas para otros –los que las disfrutan–. Buen ambiente y buen público es el resumen que hacen los encargados de los establecimientos y casetas del Centro, que valoran esta edición como positiva. Aunque si se comparara la afluencia de público con las fases lunares, podríamos hablar de una Feria que pasó de lleno a cuarto menguante.

La inclusión de un puente, la festividad del día 19 y la romería al Santuario de la Victoria han sido calificados como algo muy positivo por los establecimientos, que afirman que así se ha atraído a turistas nacionales, un público muy bien valorados por los hosteleros porque “vienen a gastar” y “saben comportarse”. Los trabajadores coinciden en señalar que la afluencia ha mejorado respecto a otros años, aunque en los últimos días el cansancio de la gente se hace notar.

La mejora del ambiente este año, más sosegado y tranquilo, ha sido señalado por gran parte de los establecimientos. Entre los motivos, destacan el esfuerzo por traer a la calle conciertos en directo, algo que atrae a un público al que también le gusta disfrutar de la música y no solo de beber. A ello también ha contribuido el hecho de que este año los bares y casetas puedan tener música hasta las 19:00, aunque les gustaría que se apostara aún más por ello. Mariano Reche, encargado de uno de los bares de tapeo más tradicionales del Centro, Lo Güeno, habla de que la afluencia y el ambiente han sido buenos, pero que la Feria “debería ser más andaluza”.

La percepción de la venta y el consumo se mantiene respecto a otros años, aunque desde la caseta Central destacan que se ha apostado un poco más por gastar en comida. El gasto tampoco se ha dejado de notar demasiado a pesar de la ampliación de la Feria, ya que la economía es la misma y la gente la distribuye a lo largo se la semana. “Más días de Feria siempre vienen bien al negocio, pero la gente tiene el mismo presupuesto”, dice al respecto Francisco Moreno, que lleva dos restaurantes en el Centro, El Gallo Ronco y Cal y Canto, en los que ha notado el cansancio de la gente en los últimos días. “Son las 14:00 y aún no está lleno, otros años los últimos días se pillaban con más ganas”, recalca.

El Centro ha vivido sus mejores días durante el puente del jueves 15 de agosto al domingo de la misma semana. A partir del martes, los trabajadores señalan una caída en picado de la afluencia. Incluso algunos restaurantes han vivido loas jornada de Feria entre semana como “un día normal” de agosto, algo que ven como normal debido a la duración de la Feria.

Aún así, no ha faltado gente ningún día . Ignacio Prado, de la caseta Central, valora positivamente la prolongación de la fiesta, ya que “la gente viene más sosegada y no tan ansiosa”, además de evitarse tantas aglomeraciones. La hora preferida por los feriantes del Centro ha sido el intervalo entre las 14:00 y las 19:00, cuando ya se acaba el ambiente y pasa al Real. En general, el balance de la Feria ha sido positivo para los trabajadores, aunque si hay que resaltar un aspecto negativo para ellos ha sido el cansancio de lo que han sido 12 días de jornada intensiva, desde el mismo miércoles de pregón y fuegos artificiales hasta el domingo 25 de agosto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios